Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Policiales |Casi tres horas de pánico en villa elisa
En un sádico asalto, tiraron las cenizas de su padre y le mataron tres perros

La víctima es funcionario de un organismo asociado a la ONU. Una banda lo sorprendió al llegar a su casa de 139 y 427. Como es diabético, lo amenazaron con una sobredosis de insulina. Se llevaron unos 10 mil dólares

En un sádico asalto, tiraron las cenizas de su padre y le mataron tres perros

la vivienda de 139 entre 427 y 428, donde el jueves se desarrolló el dramático asalto/gonzalo calvelo

14 de Diciembre de 2019 | 03:56
Edición impresa

Violencia y sadismo fueron los comunes denominadores del asalto que el jueves a la noche padeció un funcionario de un organismo internacional asociado a la ONU (Organización de las Naciones Unidas) en su casa de Villa Elisa.

Según pudo conocer este diario por versiones de voceros oficiales y de boca de la propia víctima, Julio Christian Abdelnabe Rasmussen (63), además de despojarlo de una fuerte suma de dinero y otros elementos de valor, los delincuentes lo mantuvieron a su merced durante dos horas y media, lapso en el que lo sometieron a tormentos físicos y psicológicos.

Según reveló el damnificado, los maleantes provocaron diversas roturas en el domicilio y hasta tomaron el cofre en el que guardaba las cenizas de su padre, para desparramarlas por el comedor justo después de que Abdelnabe Rasmussen les suplicó que no lo hicieran.

Por si todo lo anterior fuera poco, antes de que el diplomático llegara a su finca los delincuentes envenenaron a sus cuatro perros de la raza ovejero alemán tirándoles carne mezclada con una potente sustancia tóxica. Tres de ellos murieron enseguida, mientras que el restante permanece internado en grave estado en una veterinaria de la zona.

CULATAZO Y TROMPADAS

La odisea para Abdelnabe Rasmussen, que es embajador del Parlamento Internacional de los Estados para Seguridad y Paz (ver aparte), se inició a las 21.10 del jueves pasado, inmediatamente después de que llegó con el auto a su vivienda de 427 y 139.

Contrariando a la rutina, sus cuatro mascotas no se acercaron al portón de entrada a recibirlo, por lo que sospechó que algo muy raro sucedía. No tardó en confirmarlo.

“Enseguida vi a uno de mis perros tirado con espuma en la boca. Creí que era una celada y que los delincuentes estaban en algún sector del parque de casa”, recordó en una charla con EL DIA, por lo que intentó salir hacia la calle. No pudo. “Se ve que los asaltantes se habían metido en el parque apenas entré el coche y se deben haber escondido en alguno de los árboles”, conjeturó luego.

Lo cierto es que antes de que pudiera salir de su propiedad, uno de los intrusos “me dio un empujón que me hizo caer al piso. Luego agarraron mis llaves e ingresaron conmigo al quincho”. Eran tres.

Seguidamente, detalló, “me sentaron en una silla, me ataron las manos y los pies con precintos, me pegaron un culatazo en la cabeza con una de sus armas y varias trompadas”.

Mencionó Abdelnabe Rasmussen que se llevaron “una cantidad importante de dinero, joyas, un reloj, un equipo de música, documentación personal y un bolso donde guardaron todo”.

Pese a que el funcionario obvió precisar el monto de la plata que le sustrajeron, fuentes oficiales consultadas por este diario indicaron que lo despojaron de “9.500 dólares y 800 euros”, además de un chaleco antibalas.

“TE VAMOS A MATAR”

Durante el extenso mano a mano que la víctima mantuvo con este diario xpuso que el terrible episodio incluyó variados tipos de amenazas de muerte.

“Uno de ellos me dijo `te vamos a matar igual que a los perros’” y el hombre sospechó que hablaban en serio, sobre todo porque “cargaban repetidamente un arma, como si se prepararan para dispararme”.

Pero no fue el único tormento verbal al que recurrieron. “Como soy insulino dependiente y se los hice saber, amagaron con inyectarme una gran cantidad de insulina para provocarme una hipoglucemia que me causara la muerte”, reveló, aunque el momento más tenso se produjo cuando esparcieron las cenizas de su padre en el comedor. “Los tres eran muy agresivos y parecían dispuestos a hacer cualquier cosa”, confirmó.

La furia con la que actuaron en ese domicilio la demostraron, a su vez, con serios destrozos. “Rompieron algunos muebles, puertas y adornos de vidrio”, enumeró entre los daños.

“Me mataron tres perros y el otro quedó grave en una veterinaria. La banda dijo que uno los mordió”

Julio Abdelnabe Rasmussen (63) Funcionario de org. internacional

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla