Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Siempre reina: Helen Mirren, elegancia a prueba del paso del tiempo para el cine y la tevé

La intérprete inglesa llega el jueves a los cines locales con “El buen mentiroso”, cinta de suspenso y duelo actoral con Ian McKellen, semanas después del estreno de “Catherine the Great” en HBO

Siempre reina:  Helen Mirren, elegancia a prueba del paso del tiempo para el cine y la tevé

“Catherine the great”, miniserie de época sobre la emperatriz rusa, disponible en HBO

3 de Diciembre de 2019 | 03:02
Edición impresa

Mientras desafía el tiempo con su belleza inoxidable, Helen Mirren sigue demostrando su talento: este año estrenó cuatro películas, además de una miniserie donde vuelve a vestirse de reina, demostrando que puede hacer cualquier tipo de película.

Ganadora de los cuatro grandes (Oscar, BAFTA, Globo de Oro y Premio del Sindicato de Actores) por su papel como la Reina Elizabeth II en “The Queen” (2006), la leyenda inglesa de 74 protagoniza en HBO “Catherine The Great”, miniserie de cuatro episodios sobre la implacable emperatriz rusa. Pero además de engalanarse para piezas de época, la intérprete que ha trabajado en cintas animadas, terror, biopics y cintas de acción, ha presentado este año en cines la antología romántica “Berlín te amo”, el spin off de “Rápidos y furiosos” “Hobbs & Shaw” (será parte de la novena entrega de la saga, en 2020) y los thrillers “Anna” y “El buen mentiroso”, cinta que llega a los cines locales el jueves y donde se bate a duelo con otro inoxidable: Ian McKellen.

Un duelo actoral dirigido por Bill Condon, cineasta de “Dioses y monstruos” de reciente éxito por su adaptación de “La Bella y la Bestia”, que ahora realiza un thriller con un gran engaño como motor de la trama.

Adaptación de la novela de Nicholas Searle, “El buen mentiroso” narra el juego de engaños y mentiras entre un estafador (McKellen) y una viuda adinerada (Mirren). Mirren, una fanática declarada del género suspenso, encarna a Betty McLeish, que conoce por internet a Roy Courtnay, quien intenta seducirla para quitarle todo su dinero.

“Amo una buena historia, y amo una historia en la que tengo la sensación de “uh, realmente no lo vi venir’. Usualmente en las películas pensás ‘va a morir’ o ‘van a terminar juntos’, sabés en las primeras escenas qué ocurrirá con el personaje. Amo una película que no sea así, que te toma por sorpresa”, dijo Mirren en una entrevista sobre “El buen mentiroso”, un misterio impredecible que promete giros y contragiros además de, claro, la reunión actoral de dos intérpretes que comenzaron sus carreras en teatro clásico hace aproximadamente seis décadas, aunque solo trabajaron juntos una vez, en Broadway, a pesar de lo cual comparten una fuerte amistad.

“Nadamos en la misma dirección, en el mismo mar, por un largo tiempo, y esa historia ha formado nuestra relación”, explica Mirren, que compone una viuda inteligente y empática que “no está en los márgenes viendo la historia doblarse y evolucionar, como suele ocurrir con los personajes femeninos. Ella está justo en el centro de la historia. Eso fue lo que realmente me hizo querer hacer la película”.

Mirren confiesa que, como la protagonista del filme, es “muy muy confiada”, aunque defiende su posición de confiar en el otro a pesar de los riesgos: “Me parece que es una forma más placentera de vivir tu vida en vez de estar constantemente sospechando de la gente y sus motivaciones. Es mejor simplemente confiar, y sí, a veces la vida da un vuelco y recibís una mordida”.

LA DESCONFIANZA DE LA EMPERATRIZ

Acostumbrada a mutar, Mirren aprovecha su costado confiado en “El buen mentiroso”, pero en simultáneo encarna en la pantalla de HBO a Catalina la Grande, que para convertirse en la emperatriz de mayor duración en el trono ruso tuvo que pasar la vida mirando detrás del hombro y evitando cuchillazos traicioneros.

En la serie, disponible para ver bajo demanda en la app de HBO, la Rusia Imperial del siglo XVIII luce en su glorioso esplendor bajo la batuta de la emperatriz rusa: retrato de los últimos años de reinado de Catalina, plagado de intrigas y conflictos, también entra en juego una pulcra ambientación, donde los detalles más pomposos se hacen presentes en la decoración y también en el vestuario de sus protagonistas.

La actriz confesó que la historia de Catalina siempre le había fascinado, “no solo por la conexión personal que tengo con Rusia, sino también por el exotismo de la región en el siglo XVIII y el estilo casi medieval de la vida en esta época”. Mirren es hija de una británica y de un miembro del ejército ruso, su nombre real es Helen Lydia Mironoff.

Con esa historia detrás, la protagonista de “En el nombre del hijo” ha sabido cómo lucir abigarrados vestidos de terciopelo, pesados miriñaques, jacquares y sobrefaldas, abrigos de piel para resguardarse del gélido clima de la estepa y sombreros y piezas de montar a caballo propias de una mujer dispuesta a ir a la guerra.

Un vestuario firmado por la figurinista Maja Meschede, digno de una época que refleja el gusto por el exceso, que recibe toda la influencia de la estética francesa, en ese momento llena de barroquismo, tanto en las prendas de ellas como en las de ellos.

Meschede ha sabido trasladar el gusto de Catalina la Grande por la moda francesa a la corte rusa, patrones y telas, encajes y joyas, además de peinados, que la emperatriz, según las crónicas de la época, supo adaptar con destreza a su armario.

Según ha señalado la directora de vestuario, los cuadros de la emperatriz rusa la ayudaron a elegir con detalle telas y patrones para vestir a Helen Mirren, que en la serie luce una imagen de verdadera reina, firme, con determinación sin desmerecer un ápice su femineidad y su deseo de resaltar y lucir bella.

También las pinceladas de Alexander Roslin, que pintó en la época a siervos y jóvenes doncellas y que trabajó en diferentes cortes europeas, sirvieron a la figurinista para crear una ambientación adecuada del resto de personajes.

Desde el salón del trono, Helen Mirren mira con un porte sereno, altivo, desafiante, el de una reina que debe hacer frente a intrigas y traiciones, que no duda en ceñirse a un sable a la cintura para demostrar su autoridad y su poder, con un traje verde de estilo militar en el que no faltan las condecoraciones, pero tampoco las joyas de una reina.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

“Catherine the great”, miniserie de época sobre la emperatriz rusa, disponible en HBO

“El buen mentiroso”, llega al cine

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla