Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tenía 21 años

Investigan si un joven murió por inhalar Popper en Parque Saavedra

Ian Goyeneche estaba con dos amigos en la pérgola de 14 y 65. Testigos dijeron que “jugaban a empujarse”, hasta que cayó y falleció. La autopsia descartó que tuviera lesiones. Secuestraron un envase con restos de droga

ian franco goyeneche había tuiteado sobre su propia muerte / Twitter

El popper se distribuye en ampollas o frasquitos y se inhala / web

“Quisiera saber si me muero quien lloraría x mi”, tuiteó el 8 de febrero Ian Franco Goyeneche, un posteo que seguramente pasó desapercibido entonces, pero ahora, poco más de un mes después, cobró relevancia a la sombra de una tragedia.

Ian, de 21 años, murió a última hora del martes mientras estaba con dos amigos en el Parque Saavedra. Cuentan los testigos que los vieron charlar y reírse, además de “jugar” como suelen hacerlo los adolescentes, “empujándose y lanzando golpes inofensivos”, hasta que Goyeneche cayó al piso y no volvió a reaccionar.

Los médicos que llegaron un rato después confirmaron allí mismo que Ian estaba muerto, por lo que en primera instancia se especuló con la posibilidad de que el joven hubiera golpeado su cabeza contra un banco, u otra superficie, al caer en ese “juego de manos”.

Sin embargo, la autopsia que se le practicó al cuerpo horas más tarde descartó de plano esa posibilidad, para darle fuerza a otra: la causa del deceso podría estar relacionada con el consumo de Popper, un conjunto de sustancias químicas, principalmente nitrito de amilo, nitrito de butilo y nitrito de isobutilo, que son consumidas por inhalación (ver aparte).

Los dos amigos que acompañaban a Ian fueron demorados, aunque con el informe forense, el aporte de los testigos y el análisis de la escena, a las pocas horas recuperaron la libertad.

En un segundo

El dramático caso sucedió alrededor de las 23.30 del martes en 14 entre 65 y 66, concretamente en la pérgola que está junto al lago, donde Ian Franco -que trabajaba en un kiosco y vivía en Ringuelet- estaba con dos amigos llamados Gonzalo, de 18 años, y Santiago, de 29.

Según figura en la causa, todos los testigos “afirmaron haber visto a los protagonistas conversando amablemente”, hasta que uno de los tres cayó al piso. En los primeros instantes nadie imaginó la gravedad del asunto, pero como Ian no reaccionaba, llamaron al 911 para pedir ayuda.

Los primeros en llegar fueron los policías del Comando de Patrullas que convocaron a una ambulancia del SAME, y personal de Convivencia y Control Ciudadano de la Municipalidad, quienes se acercaron “al advertir por las cámaras de seguridad que había una persona tirada en el piso”, se informó.

Enterado de la novedad, el fiscal en turno Marcelo Romero convocó al gabinete de Homicidios de la DDI y a los peritos de Policía Científica, como también dispuso que el cuerpo fuera sometido ayer mismo a una autopsia y los amigos de la víctima quedaran preventivamente demorados hasta tener un panorama más claro.

El informe preliminar de los forenses fue revelador al determinar que Goyeneche falleció a causa de una insuficiencia cardíaca y descartar la existencia de lesiones.

No sin aclarar que la conclusión podría variar con el avance de la investigación, para los especialistas “es posible arribar a la convicción de que la interacción física (con los amigos) no tuvo entidad suficiente por sí para causar el deceso” de Ian, “sin perjuicio de lo que surja de las medidas a sustanciarse y de los peritajes anexos”, entre otras cuestiones.

“Angustiados”

En el marco de la causa caratulada “averiguación causales de muerte”, los amigos de Ian Franco pasaron la noche y buena parte del miércoles en la comisaría Novena.

En el rol preliminar de imputados no se les tomó declaración como testigos, y, ya con el informe de la autopsia, el fiscal dispuso la inmediata liberación de los dos.

De este modo, en los próximos días podrán dar su versión de lo que pasó, porque hasta el momento tampoco se sabe si ellos consumieron alguna sustancia o si vieron a Ian en esa situación.

“Hoy (por ayer) estaban muy angustiados y en shock”, admitió un vocero judicial refiriéndose a Gonzalo y Santiago.

Entre los elementos clave del expediente resalta un envase de Popper que los investigadores secuestraron en el lugar donde cayó el joven. “También había algunas tucas (colillas de cigarrillos de marihuana), aunque no tenemos certificado que fueran del grupo de Ian”, dijo un pesquisa.

Descartadas las lesiones, resta que el análisis complementario de la autopsia detecte si Goyeneche consumió efectivamente Popper -u otra droga- y si eso le causó la insuficiencia cardíaca que lo hizo desplomarse prácticamente muerto.

Según los especialistas, los estimulantes hacen que el consumidor se sienta alerta y lleno de energía, mientras la presión arterial aumenta y se produce vasodilatación. La cocaína, las anfetaminas y el producen este efecto.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...