Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DELITOS ABERRANTES

Un bombero preso por abusar del hijastro y un vareador por la violación de una nena

Uno trabajaba en el cuartel de Ensenada. El otro habría sometido a la hija de la mujer entre los 9 y los 11: la amenazaba con una tijera

Un bombero preso por abusar del hijastro y un vareador por la violación de una nena

Uno de los acusados trabajaba de vareador en Palermo. Ahí cayó / EL DÍA

Uno es bombero voluntario. El otro, vareador de caballos de carrera. Los dos fueron detenidos en las últimas horas por delitos tan aberrantes como parecidos, ocurridos en nuestra Región: los acusan de abusar sexualmente de los hijos de sus parejas, todos menores de edad, según fuentes de la Policía.

A uno lo capturaron en el hipódromo de Palermo, mientras que el otro no se movió de Ensenada, la localidad donde convivía con su ex pareja y siguió trabajando.

Este último caso, precisamente, comenzó a investigarse el 30 de julio de 2017, cuando una mujer que entonces tenía 39 años se presentó en el Gabinete de Delitos contra la Integridad Sexual de la DDI para denunciar que su hijo, en ese momento de apenas 3 años, le había contado que su pareja “le tocaba la cola y le daba besos”.

La misma situación habría ocurrido con otros dos hijos de la mujer, aunque esto no figura en la información oficial a la que accedió este diario.

El acusado de 48 años, al que se identificará con sus iniciales -C.A.T- prestaba servicios como bombero voluntario del cuartel de Ensenada, localidad donde convivía con la denunciante y los menores.

Bajo la instrucción del fiscal Álvaro Garganta los detectives comenzaron a trabajar en el caso con las pruebas recolectadas, distintos peritajes psicológicos y testimoniales, aunque fue determinante para la causa el resultado de la cámara Gesell realizada al pequeño, ya que “logró establecer que sus dichos resultaban verdaderos”, resaltó una fuente de la investigación.

El agresor sometía a la nena cuando la madre iba a trabajar. Su calvario se prolongó por 2 años

 

Sobre la base de esos elementos Garganta pidió la detención de C.A.T y el juez de Garantías Jorge Moya Panisello se la otorgó, manda judicial que ayer concretaron los hombres de la DDI bajo las órdenes de Néstor Muñoz.

“Se montó una celada cerca del domicilio del acusado en Ensenada, que terminó con su captura”, agregó el mismo vocero.

El bombero pasó la noche en esa dependencia y hoy será trasladado a las fiscalías, para que lo indaguen por el delito de “abuso sexual”.

En su perfil de la red social Facebook la denunciante dedicó ayer un posteo a quienes “nunca respetaron los derechos de mis hijos”, y rescató a “la justicia”. Anticipó que seguirá luchando con su causa “hasta que haya una sentencia definitiva y por otras familias que necesitan de mi ayuda acá estoy, sigo adelante”, dejando en claro que “no somos víctimas, somos sobrevivientes de estos lobos con piel de cordero”.

EN EL HIPÓDROMO

El otro episodio llegó a la justicia el 10 de junio de 2018, también a partir de una denuncia que una platense de 47 años radicó en el Gabinete especializado de la DDI local.

Expuso entonces lo que le reveló su hija de 11 años, en aquel momento: que el padrastro, es decir, su pareja, abusaba sexualmente de ella desde que tenía 9.

“Según dijo la niña, al principio le tocaba sus partes íntimas, pero luego comenzó a violarla cuando la denunciante se iba a trabajar y ella quedaba bajo su ‘cuidado’”, explicó un investigador.

El agresor no sólo controlaba a la nena apelando a la violencia física, sino que también la torturaba amenazando con lastimarla con una tijera, figura en la causa.

Se le practicó a la menor un amplio reconocimiento médico que permitió constatar las lesiones compatibles con los abusos, por los que recibió asistencia en el Hospital de Niños de La Plata. Por otro lado, “los exámenes psicológicos fueron determinantes -apuntó el vocero-, porque detectaron en la personalidad de la víctima distintos trastornos derivados de los abusos que padeció”.

En virtud, de estos elementos de prueba la fiscal María Eugenia Di Lorenzo pidió la detención del imputado, S.A.D, por “abuso sexual doblemente agravado por el vínculo”. El sujeto, que es de nacionalidad paraguaya y tiene 31 años, se profugó de la zona apenas tomó conocimiento de la denuncia, pero los investigadores lograron ubicarlo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), donde trabajaba como vareador en el Hipódromo de Palermo. Lo atraparon ayer en el stud 53, con el apoyo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla