Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA REGLAMENTACIÓN EN LA PROVINCIA

Los grises del juego on line

Los grises del juego on line

Esteban Wood (*)

En tiempos de crisis socio-económica, los juegos de azar son una invitación para que muchas personas que la están pasando mal y que no llegan a fin de mes, intenten obtener dinero a través de la timba fácil. En tiempos de redes sociales y dispositivos electrónicos, las apuestas en línea no distinguen edades ni clases sociales ni distancias. Como dijo la Pastoral de Adicciones y Drogadependencia de la Iglesia Católica Argentina, cada hogar puede convertirse en un casino, cada celular en una mesa de ruleta. En tiempos de narcotráfico y expansión del crimen organizado, el juego on line también se presenta como un canal ideal para el lavado de dinero.

Pero mientras el mundo alerta sobre el avance de las apuestas en línea, la creciente problemática de la ludopatía sin distinción de edades, y la dificultad técnica para impedir que los menores de 18 años accedan libremente a estas plataformas, el gobierno de la provincia de Buenos Aires reglamentó la ley que legalizó el juego on line en todo el territorio bonaerense (a cambio de recaudar entre $2.500 y $3.000 millones al año).

De acuerdo con el Anexo que acompaña la resolución reglamentaria, existen algunos aspectos sumamente preocupantes que deben ser puestos en discusión:

1) El acceso de menores de edad al sistema de juego se considera sólo una falta “grave” (cuando debería ser una infracción “muy grave”). En consecuencia, sólo se imponen multas en lugar de una revocación directa de la licencia. Con el alcohol no sucede algo muy distinto.

2) El artículo 171 sobre el destino de las utilidades, que a mi juicio debería prefijar lo recaudado para al abordaje de la ludopatía y otras adicciones (como sí sucede en Portugal, por ejemplo), está sin reglamentar. Sabiendo los costos asociados a una actividad que genera dependencia, existirá libre disponibilidad del dinero recaudado para cubrir déficit fiscal en lugar de contemplar el aspecto socio-sanitario.

3) Quedará permitido, previa autorización de la autoridad de aplicación, toda publicidad, patrocinio y promoción de juegos. Lo ideal era evitar cualquier tipo de herramienta de marketing que pueda estimular el uso de estas plataformas. ¿Cómo supervisarán que los avisos no impacten en los menores de 18 años?

Frente a la torcida idea de que el juego siempre existió y que lo que se está haciendo es sincerarlo y regularlo, estamos ante una norma que legaliza un negocio para unos pocos a costa de un profundo daño para muchos. Con idéntico criterio, el paso siguiente sería legalizar el uso recreativo de la marihuana, o de cualquier otra droga, con meros fines recaudatorios. O quizás ampliar el horario de expendio de bebidas alcohólicas (mala mía, eso ya sucedió.)

(*)Magister er en Políticas públicas

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla