Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
De madrugada, abusan sexualmente y asaltan a una médica en 24, 35 y 36

Actuaron dos jóvenes que entraron por el balcón. La víctima vive con su hija de cinco años, pero no estaba en el lugar antenoche

De madrugada, abusan sexualmente y asaltan a una médica en 24, 35 y 36
21 de Mayo de 2019 | 02:19
Edición impresa

Durante la madrugada de ayer, los moradores del edificio de 24 entre 35 y 36 tuvieron un despertar abrupto. Entre las sirenas de los móviles policiales y los corrillos que se iban formando en los pasillos divisorios y en la entrada, enseguida se dieron cuenta que algo malo había ocurrido. Y no se equivocaron.

Algunos minutos antes, una médica que vive en el primer piso vio su descanso interrumpido por dos delincuentes que la redujeron, le robaron varias pertenencias, abusaron de ella y luego escaparon a bordo de un vehículo que le un amigo le prestó a la víctima por unos días.

Conforme a lo expresado por los vecinos de La Loma, lo ocurrido parece enmarcarse en una seguidilla de episodios similares que tienen en vilo al sector. En el barrio se sienten “marcados” y exigen más seguridad.

Los hechos

La profesional, de 35 años, vive con su nena de cinco años, que esa noche se quedó en la casa del padre.

Los asaltantes entraron por el balcón que da al frente, utilizando las rejas de la unidad de planta baja como escalera.

Para ingresar al interior de la vivienda todavía debían sortear un obstáculo: la abertura de aluminio, que estaba cerrada. Según pudo saber este diario, la damnificada se disponía a colocar rejas por la serie de robos que golpeó al barrio en los últimos días, pero todavía no le habían entregado los materiales.

Los propios frentistas le explicaron a EL DIA que “ya habían robado en el edificio de al lado, también en el primer piso, y hace poco en el 1 B”.

Por esa razón, algunos dueños colocaron trabas especiales en las ventanas.

Antenoche, en la calle reinaba el silencio. Por eso, los dos ladrones buscaron evitar los ruidos al forcejear con la puerta ventana. Lograron abrir una hoja y el sonido de los tironeos despertó a Rosa, la mujer que vive debajo.

La víctima, en tanto, dormía sin percatarse de nada, puesto que la habitación se ubica en la parte trasera del inmueble.

Fuentes oficiales informaron que la joven fue sorprendida por dos desconocidos que apenas la dejaron incorporarse. Se desconoce si se hallaban armados. Por medio de amenazas la obligaron a permanecer callada. Esa situación despabiló por completo a Rosa. Sin embargo, nunca sospechó lo que sucedía un piso arriba.

Los mismos voceros indicaron que la sometieron a una práctica sexual para después dedicarse a recolectar un botín que constó de dos televisores, dinero en efectivo, las llaves del departamento y también las de un Volkswagen Gol Trend de color verde, con el que huirían más tarde.

A los electrodomésticos los bajaron por la escalera. Mientras uno se quedaba con la médica, el restante cargaba el vehículo, que estaba estacionado en la puerta.

Rosa escuchó a alguien descender los escalones y salió a increpar a la persona. “No le da vergüenza estar moviendo muebles a esta hora de la noche”, le espetó. El ladrón, acaso asombrado por la reacción de la mujer, masculló alguna respuesta de ocasión y siguió su rumbo. En cuestión de minutos cargó el auto y escapó junto a su cómplice con rumbo desconocido.

La testigo refirió que se trataba de “un joven a quien a pesar de estar encapuchado se le veía el rostro”. Entre tanto, la damnificada del deleznable asalto se recuperó y dio aviso a las autoridades y a su familia. Un portavoz de la pesquisa señaló que “a la víctima se le brindó contención por personal jerárquico” y que no presentaba lesiones.

En el caso tomó intervención la UFI Nº 3 a cargo del fiscal Marcelo Martini.

TRES ROBOS EN UN MES

Una vecina del edificio donde tuvieron lugar los hechos, contó cómo fueron los dos escruches ocurridos en un lapso de 30 días.

A ese respecto, la jubilada refirió que en la edificación “que está pegada a nosotros robaron hace menos de una semana, también en el primer piso”. Y añadió que “hace un mes, más o menos, entraron en el 1 B cuando la señora que vive ahí se había ido de viaje”. En ese escruche, los malvivientes “revolvieron todo, pero no alcanzaron a llevarse nada porque tuvieron que bajar saltando. Se ve que buscaron dinero y no encontraron nada”, reflejó la entrevistada. Esa maniobra fue advertida por la hija de la dueña, que justo pasaba por la cuadra en auto. “La chica vio cómo salía la cortina hacia afuera y se dio cuenta enseguida. Paró, entró al departamento y encontró todo hecho un lío”, agregó la vecina.

En la zona no hay cámaras, ni privadas ni municipales. Y en la casa que está frente al edificio debieron colocar alambre de púas para evitar que los ladrones se metan por los techos. Según manifestó un frentista, “no hace mucho un grupo de pibes cruzó los tejados desde la calle 23 en medio de una fuga y dejó una bolsa con un montón de cosas que habían robado en un patio”.

Por otra parte, ayer también hubo alarma en 45 entre 24 y 25, por un presunto ataque de 4 delincuentes. Según versiones del vecindario redujeron a una familia y huyeron con elementos de valor en un Volkswagen Suran de los damnificados, que apareció poco después en 48 y 25. La Policía aclaró que no hay registro en la fuerza de ese episodio.

 

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla