Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Cayó con el asaltante sobre la vidriera

Se le plantó al ladrón en un negocio y lo atrapó

Se le plantó al ladrón en un negocio y lo atrapó

El comerciante de villa Ponsati que luchó y detuvo al ladrón / el dIa

La dueña del almacén y panadería de Villa Ponsati pasaba la tarde lluviosa con charla y mates junto a una amiga y los hijos, chiquitos, de ambas. El esposo de la comerciante, aprovechaba para elaborar pan en otro sector del local situado en ruta 11 y 604.

Cuando se venía la noche, ese ambiente distendido se quebró por completo al entrar raudamente y con un arma de fuego en mano un joven delincuente.

Eran las 19.20 cuando el ladrón redujo a ambas mujeres. Les apuntó con el arma y se apoderó de la recaudación. Sin embargo, el final del asalto lejos estuvo de ser el que el maleante esperaba.

“PEDÍA LOS BILLETES GRANDES”

Ayer a la tarde, más tranquila, Jésica Badell (29), propietaria junto a su marido del almacén y panadería que alquilan en el lugar desde hace tres meses, recordó ante EL DIA que “el ladrón entró al local corriendo, cuando estábamos con una amiga tomando mate, con mi nene de 4 años y su beba de un año y medio”.

Luego conjeturó que “seguramente al vernos solas con nuestros pequeños hijos, se decidió a entrar. Pero no se dio cuenta de que del otro lado de la heladera estaba mi marido, haciendo el pan”, dijo.

Según relató la mujer, “pasó al otro lado del mostrador, agarró el celular de mi amiga y me arrinconó contra la caja, obligándome a darle unos 2.000 pesos que había. Pero me pedía los billetes grandes y le dije que era la única plata que tenía”, consignó después.

Entonces el asaltante se dio media vuelta para correr hacia la calle, donde testigos aseguraron que lo esperaba un cómplice en una moto. Pero ocurrió lo impensado para él.

Jésica lo explicó así: “mi marido lo alcanzó y lo tiró contra la vidriera del frente, en pleno forcejeo. Lo redujo, pero el ladrón bien pudo haberle disparado”. Y reveló que “mi esposo terminó en el hospital San Martín con 20 puntos de sutura por las heridas en ambos codos y 2 puntos en una pierna. Y el ladrón, que fue detenido, también sufrió cortes”. Ante el panorama, la comerciante pidió luminarias y patrullajes.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla