Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ANTERIORMENTE LO HABÍA HECHO ANTE LA JUSTICIA

Un joven platense denunció públicamente haber sido abusado por el cura de Gonnet

Julián Bártoli describió al borde del llanto cómo el sacerdote Eduardo Lorenzo lo abusaba sexualmente cuando tenía 13 años

Un joven platense denunció públicamente haber sido abusado por el cura de Gonnet

Julián Bártoli, acompañado por su hermana, durante la conferencia que dio ayer en nuestra ciudad / R. Acosta

Julián Bártoli (32), acompañado por su hermana María Belén, contó ayer públicamente en nuestra ciudad que fue abusado por el sacerdote Eduardo Lorenzo, actual cura párroco en la parroquia de Gonnet, cuando tenía 13 años. Lo hizo con detalles, inclusive al borde de las lágrimas durante parte de su relato, después de haber denunciado al sacerdote ante la Justicia.

“Eduardo Lorenzo se dedicó a violar y abusar de chicos, pero las víctimas no tenemos que escondernos, no mentimos, y quiero decirles a los chicos que hoy pueden estar siendo abusados por él que yo les creo, que no tengan miedo, que el miedo lo tiene que tener él (Lorenzo), miedo de ir a la cárcel”.

El cura Lorenzo había sido denunciado en el año 2008 por un presunto abuso sexual cometido en perjuicio de un menor de edad alojado en el hogar para chicos “Leoncito”, que dependía de la parroquia de Gonnet, aunque posteriormente se archivó la causa y recién en junio último la defensa de esa víctima logró su desarchivo.

El sacerdote Eduardo Lorenzo fue también capellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense, y en junio último fue apartado de su cargo aunque aún integra la planta de personal del organismo. Mientras tanto, el ex capellán actualmente sigue ejerciendo el sacerdocio en la iglesia Inmaculada Madre de Dios de Gonnet.

LAS ACUSACIONES

Julián Bártoli se presentó días atrás en la fiscalía platense que conduce la doctora Ana Medina, y denunció haber sido abusado por el sacerdote cuando tenía 13 años, situación que definió como “un calvario que duró 2 años y medio, con secuelas que duraron 20 años”.

Ayer, decidió contar públicamente su historia en una conferencia de prensa a la que convocó en la sede de la CTA de La Plata, en calle 6 entre 46 y 47, para relatar crudamente los presuntos abusos sufridos cuando tenía 13 años, desde 1999 al 2001, tiempo en el que participaba de las actividades de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, ubicada en 38 y 20, donde Lorenzo era cura.

“Los únicos que conocemos el monstruo que es Lorenzo somos las víctimas, por eso tenemos que hablar, él es cura para abusar de menores y tenía un modus operandi”, denunció Bártoli, quien contó que el sacerdote reunía a un grupo todos los viernes, en su departamento, con la excusa de definir las actividades de los sábados del grupo de boy scout y, cuando todos se retiraban, él, de 13 años, se quedaba allí con el cura.

“Y ahí empezaba su ritual -describió Bártoli- se bañaba, se afeitaba, se perfumaba, se ponía su pijama y se acostaba y me pedía que lo besara para hacerlo dormir, que lo besara en el cuello, que lo abrazara”.

Bártoli contó que en una oportunidad lo llamó a su habitación “y estaba sobre la cama, solo con la parte de arriba de su pijama, exhibiendo su pene desnudo y hablando lo más normal. ¿Qué les parece que esto genera en la psiquis de un chico? Al día de hoy no puedo acordarme qué pasó ese día y qué me hizo”.

“Hasta mis 24 años todo esto se mantuvo escondido dentro mío, los fantasmas volvieron a aparecer con el nacimiento de mi primer hijo, dudaba cuando lo bañaba, cuando dormía con él, cuando él me daba besos en el cuello, no fuera a pasar que repitiera lo mismo que Lorenzo hizo conmigo”, recordó cuestionarse.

Bártoli denunció que los abusos sufridos “eran una mochila” que le provocaron ataques de pánico, pero lo peor eran los pensamientos oscuros, las palpitaciones, el verlo a Lorenzo todas las semanas en la calle, tenerlo en mis pesadillas. Cuando lo denuncié me saqué esta mochila y ahora me siento más liviano que nunca”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla