Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
BUSCA UNA INDEMNIZACIÓN

Se acabó el amor, ¡pero que no se acabe la plata!: Screpante lleva al Pocho a la Justicia

Se acabó el amor, ¡pero que no se acabe la plata!: Screpante lleva al Pocho a la Justicia

Después de ocho años, sorprendió un poco, aunque no tanto, la separación del Pocho Lavezzi y Yanina Screpante y ahora, después de haber reconocido ambos que había “buena onda entre ellos”, ella le hará juicio para que se haga cargo de lo que le corresponde.

Es que la modelo, como muchas otras mujeres de futbolistas, dejó su vida personal y profesional para irse a vivir con él, acompañándolo en la aventura deportiva. Y considera que, tras años de sacrificio, le corresponde una indemnización.

Según contó ella en “Cortá por Lozano” hubo ciertas “actitudes” del Pocho que no le gustaron y que, por eso, puso abogados. Vale remarcar que si bien no se casaron, convivieron durante ocho largos años.

“Quise hablar de buena manera pero él no quiso”, contó Yanina, quien, por ahora, vive en un departamento de él porque “no tengo mi departamento... es largo”, dijo, dando a entender que su reclamo viene por el lado de la vivienda.

Evelyn von Brocke contó lo que Screpante se negó a contar: “Ella le dedicó su vida, dejó su carrera de lado para acompañarlo a estos lugares complicados y difíciles. Tuvo que aprender idiomas y el juicio se trata de eso, que haya un resarcimiento por ese tiempo dedicado”.

Si bien afirmaba con la cabeza, Yanina le bajó un poco el tono: “Igual es mutuo. Yo creo un poco, a nivel vida, que él es quien es y yo soy quien soy gracias a ambos. Entonces estás ocho años con una persona... Yo no creo en la victimización de ‘dejé mi vida’, porque nadie me puso una pistola. Pero cuando uno dice ‘vení a venir conmigo, va a ser así y asá’ y después no es así...”.

Y cerró: “Yo quise hablar por las buenas, y él también, pero no llegamos a un acuerdo. No me voy a poner a discutir por plata con alguien que estuve ocho años. Que hablen otros porque no está bueno y tampoco está bueno que el otro no reconozca nada. Es como que te diga ‘bueno chau’”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla