Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,21
Dólar Ahorro/Turista $137.30
Dólar Blue $181,00
Euro $95,10
Merval 0,00%
Riesgo País 1431
Espectáculos |EN DIÁLOGO CON EL DIA
Virginia Innocenti: “Mientras vivamos, siempre puede haber un despertar de la conciencia”

La multifacética artista vive con entusiasmo el estreno en el Cervantes Online de “La barca sin pescador”, una “experiencia fundante” como directora que la llevó a cumplir el sueño de dirigir un espectáculo en la sala María Guerrero

Virginia Innocenti: “Mientras vivamos, siempre puede haber un despertar de la conciencia”

virginia innocenti disfrutando de un día de sol con su perrita pompi / Sandra Cartasso

María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

1 de Octubre de 2020 | 04:27
Edición impresa

Actriz, cantautora y directora teatral, dueña de una personalidad inquieta a la que le gusta explorar en los saberes que tengan que ver con las vibraciones de cuerpos y almas, Virginia Innocenti vive con profunda incertidumbre este presente en el que la pandemia la dejó, como a muchos otros, “pedaleando en el aire”, en tanto sus actividades, esas a las que disfruta de ponerle su tiempo y su energía, “son presenciales, de contacto, de sanación, de crecimiento y conocimiento por estar en presencia de un otro”; todas prohibidas en este marco pandémico .

Despojada de su esencia, no le quedó otra que abrazarse a la música y la poesía, indispensables en su vida porque, aún a pesar de no poder desarrollarse artísticamente hacia el exterior -el público- le permiten conectarse “con lo esencial, con la materia con la que está hecho todo lo que late, todo lo que vive, vibra, en este mundo, y me siguen recordando lo esencial”.

Elige la palabra “abismada” para definir su presente, ese al que le prestó especial atención en estos últimos meses, en los que le ha parecido estar subida a una “montaña rusa de emociones” que no se detiene.

“La pandemia deja en evidencia que la vida que estábamos viviendo, no estaba bien. Es algo que siento, y en lo que vengo militando desde hace muchos años. La conciencia del desastre ecológico, ambiental y espiritual que estamos provocando con nuestro modo de vivir, es algo que a través de mi trabajo, de mis obras, de mis presentaciones, he tratado de alertar”, admite, en diálogo con EL DIA.

Para la multifacética artista, “estos tiempos no han hecho más que amplificar o subrayar el camino que cada uno venía ya encarando” y se entusiasma con una posibilidad concreta para aquellos de pisada errante. “Ojalá sirva esta pandemia para que unos cuantos se despierten, se despabilen, y si venían por un camino que no estaba bueno, puedan cambiar el rumbo”.

Innocenti actúa desde hace 35 años y lo ha hecho siempre de manera presencial, la única forma en la que concibe el teatro, “ese ritual, esa ceremonia viva que se desarrolla en un tiempo presente y que requiere de la presencia de los actores y los espectadores para que suceda”. Por lo tanto, dice, “no podría decir que el teatro por streaming sea teatro” sino otra cosa de la que, sin embargo, y teniendo en cuenta este contexto, no quiere ni puede renegar.

“Entiendo que es el único modo de expresión que nos está dado en este momento y me parece que todo lo que colabore con que podamos sobrevivir a semejante embate es válido, por supuesto”, asegura a quien cuando actúa le gusta “sentir la respiración del público” y cuando especta, “recibir la vibración de eso que está aconteciendo frente a mis ojos”.

Innocenti, que debutó como directora teatral en 2015 con una obra de Ricardo Monti -“La oscuridad de la razón”-, tuvo su “experiencia fundante” en la dirección un año después cuando el Teatro Nacional Cervantes la convocó para dirigir “La barca sin pescador”, de Alejandro Casona.

Esta producción, que fue parte del Programa Federal de Coproducciones y que se ofreció en 2016 el Teatro Municipal Rafael de Aguiar de San Nicolás de los Arroyos (en La Plata este programa mostró en el Coliseo Podestá “Barranca Abajo”, de Florencio Sánchez, con dirección de Cristina Banegas), se mostrará gratis desde hoy y hasta el domingo en el Cervantes Online, junto al Detrás de escena.

No será la que se muestre en este ciclo virtual la filmación de cualquier función sino la que dio el cierre a este proyecto y que se ofreció en la sala María Guerrero, en la que Virginia tanto había fantaseado con poder trabajar. Así, espera este estreno “con muchísima expectativa” no sólo por la posibilidad que tendrá el público de poder tener un acercamiento a este material sino, sobre todo, porque será para ella la primera vez que podrá ver esa función que había sido registrada por el Cervantes para guardarla en su archivo histórico.

“Los recuerdos de ese proyecto son maravillosos. Siempre soñé con dirigir una puesta en la sala principal del Cervantes”, revela Virginia. Por eso, la convocatoria para ser parte de ese programa federal del TNC, la llenó de emoción y, también, de responsabilidad.

Asumir este desafío le implicó a Innocenti vivir durante los meses de producción en San Nicolás de los Arroyos y ponerse al frente de un equipo de trabajo al que desconocía, y al que tuvo que seleccionar a través de un casting.

“Es una corazonada porque terminan siendo elencos muy heterogéneos. De hecho, en esta obra hay gente que no había pisado nunca un escenario y había actores de distintas escuelas, de distintos estilos de actuación”, revela la actriz, que quedó “contentísima con el resultado” porque “se logró algo muy mágico”.

“Fue increíble, maravilloso, enorme” elogia Innocenti la puesta que tuvo diseño de vestuario y escenografía de Alejandro Mateo y que fue protagonizada por Facundo Pusterla, Pilar Lourenco, Osvaldo Farías, Jorge Ruffini, Emilio Chena, Susana Grilli, Lidia Pereyra y Carolina Finelli.

Sobra la obra de Casona asegura que “como todo clásico, tiene una vigencia espeluznante, permanente, parece una obra escrita ayer”. Y en esta resonancia tan actual mucho tuvo que ver el sello que la actriz le imprimió a su adaptación, desde el marco espacial invertido, el rol que le dio a la mujer -algo en lo que ya venía trabajando- y hasta la musicalización que incluyó dos canciones de Gabo Ferro.

Según la actriz, “La barca sin pescador” es un texto “un poco profético” que le servirá a los espectadores para entender “por qué estamos parados donde estamos, y por qué hay un montón de gente como el protagonista”: un millonario que, para no perder su fortuna, hace un pacto con el diablo.

Una obra que “habla de la desigualdad social, de los que proveen al resto de la población lo esencial, en este caso el alimento, y de las condiciones en que viven unos y otros”.

Pero también habla de la lealtad y del amor. Esta obra, remarca Innocenti, le gusta por eso.

Se ríe con timidez a la hora de decir que “hay como una grieta en donde los que manejan los hilos del mal no tienen en cuenta que el amor puede entrar en escena. Y, en este sentido, la obra presenta una posibilidad de redención que a mí me da un poco de esperanza”. Ahora dirá el título de esta nota: “Mientras vivamos, siempre puede haber un despertar de la conciencia”.

“VER A LOS ACTORES BRILLAR”

En relación a su faceta como directora, confiesa que “lo que más me apasiona de dirigir es ver a los actores brillar, acompañarlos en su proceso creativo y que puedan brindar lo mejor que tienen, cada uno con su color y tono propios”. Claro que en este abordaje es fundamental la Virginia actriz, que sabe en carne propia que los procesos creativos pueden ser “angustiantes” por lo que su propuesta de dirección, siempre, la plantea desde el amor y la empatía.

“Mi modo de abordar la dirección teatral es muy musical. Concibo a los actores como si fuesen un instrumento de una orquesta. Y la historia que elegimos contar tiene que conmover bella, clara y armónicamente en todos sus matices”, admite sobre su estilo marcado por la Virginia cantautora que, en su haber, tiene tres discos (“Habrá”, “En agua negra” y “En la luna”), mientras espera la llegada a las plataformas de otro en el que participa.

Con la música de la orquesta El Silente Sur del compositor Rodrigo Soko, le puso su voz a las palabras de la “enorme” Alejandra Pizarnik, su “poeta preferida” y con la que se siente “identificada y subyugada”, desde que era apenas una niña. Este álbum, que llegará antes de fin de año, nació a partir de un espectáculo que realizaron juntos en 2018 y que se llamó “Pizarnik, insólita belleza”, quizás el nombre también del disco por salir. Esta propuesta incluía, en vivo, visuales de Luis Scafati.

Aunque había jurado que no iba a volver a hacer tira, la Virginia actriz fue parte el año pasado del elenco de “Argentina, tierra de amor y venganza”, un proyecto “maravilloso”, que le permitió conectar con otras generaciones de actores y en donde se divirtió mucho con “Libertad”, una mala mala pero de esas que se hacen querer... por malas.

Revisita rápidamente su archivo para decir que hace tiras una vez cada diez años, más o menos, si se tiene en cuenta que en sus tres décadas y media de trayectoria fue parte de exitosas producciones como “Antonella”, “Hombres de honor” y “Vidas robadas”, además de “ATAV”, que por presión social fue repuesta meses atrás en la pantalla de El Trece

“Me dio alegría, en su momento. La verdad es que creo que los canales tendrían que estar poniendo ficción argentina y no otra cosa en este momento, cosa que no están haciendo. Me pareció que era un buen gesto”, indica pero rápido lamenta que no la hayan sostenido por la expectativa de rating: a semanas de la reposición, la bajaron. “Todo muy desalentador”, opina Virginia, en tanto, la “ficción nacional en los canales es el único ingreso que podemos tener los actores a través de SAGAI, que además es una cifra módica lo que se cobra por el derecho al intérprete por las repeticiones”.

Para el 2021, Virginia espera el estreno de “1986”, la película del platense Mauro López que estuvo rodando el verano pasado en City Bell. Le genera intriga ver “qué quedó de todo lo que filmamos” más que nada por la resignificación que ese trabajo tomó tras la pandemia.

“Va a ser medio un registro histórico porque la hicimos en febrero”, cuenta Innocenti, quien, tras este rodaje, viajó por estudio y regresó el 16 de marzo cuando el país estaba a punto de entrar en el ASPO. “Y acá estoy”, dice, entre risas, yéndose por las ramas, como se fue el mundo cuando este virus entró en circulación.

Está convencida de que los contenidos disponibles en cuarentena, con los que la gente ha podido “darle de comer a su alma”, han ayudado a muchos a “no volverse locos”, a pesar de que todos vamos a salir dañados en cierto punto, especialmente en lo emocional. Para la intérprete, el arte es fundamental para sanar y, en este sentido, esencial, por eso lamenta que “los artistas hayamos sido olvidados, no tenidos en cuenta”.

“Estamos muy tristes”, reconoce y se sincera a la hora de confesar que no se imagina cómo será la reactivación post pandemia. Ella, aunque sea, se ve abriendo la ventana y cantando a las personas que pasen para volver a sentirse cercana.

“La pandemia deja en evidencia que la vida que estábamos viviendo, no estaba bien”

“‘La barca sin pescador’ es un texto profético, que sirve para entender por qué estamos como estamos”

“Lo que más me apasiona de dirigir es ver a los actores brillar, acompañarlos en su proceso creativo”

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

virginia innocenti disfrutando de un día de sol con su perrita pompi / Sandra Cartasso

“la barca sin pescador” se podrá ver en el ciclo cervantes online

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla