Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Policiales |Arde la zona norte
Otro asalto a mano armada en Gonnet y hartazgo vecinal

Un delincuente en moto redujo a un joven en la puerta de su casa, en 495 y 28 bis. Similar fue el ataque a un matrimonio de Tolosa. En Villa Elisa organizaron una marcha por la inseguridad

21 de Noviembre de 2020 | 04:25
Edición impresa

La zona norte platense, desde Tolosa hasta Villa Elisa, volvió a estar en el centro de la conversación por los recurrentes hechos de inseguridad. Entre septiembre y principios de octubre las entraderas arreciaron sobre todo en Arturo Seguí y en City Bell. Polichorros, grupos comando y hasta el ya “clásico” dúo de delincuentes en moto hicieron de las suyas. Sin embargo, la difícil situación se vislumbraba desde mayo, con picos de violencia en dos hechos de junio: el ataque con cuchillos y armas de fuego en una finca de 407 y 143, y el salvaje atraco al ex juez Ricardo Larroza (64) cuando una banda de ladrones lo interceptó en la puerta de su casa y lo sometió una feroz golpiza para escapar luego con un poco de plata.

Para los moradores de Villa Castells, los últimos tres meses fueron “olvidables”. En ese sector de la Ciudad, en el área de 502 a 500 y de 7 a 11, se registraron desde entraderas violentas hasta secuencias de raterismo callejero.

Desde entonces, la escalada delictiva creció imparable y - no es un dato que deba tomarse a la ligera- con hechos a horas diurnas. El más resonante fue acaso el millonario golpe que tres hombres dieron en la joyería “María Addiechi”, situada en Cantilo entre 14 y 14a, pleno centro de City Bell. “Fue a la vista de todo el mundo en una de las calles más transitadas del barrio, a las 13.30. Y los tres iban en una moto, es imposible que no llamen la atención”, le contó en aquella oportunidad a EL DIA Juliana (51), propietaria del local.

Castigados por la realidad, las asambleas o reuniones vecinales por seguridad de a poco retoman el ritmo “precuarentena”, de la mano de un notorio incremento de delitos.

A LA TARDE, ROBO

El jueves por la tarde, mientras algunos celebraban un nuevo aniversario de La Plata, a Marcelo (36) lo asaltaban en la puerta de su domicilio, en Gonnet. A las 15.47, el joven regresaba por 31, dobló en 495 y continuó hasta 28 bis, donde se cruzó con un sujeto en moto. Luego estacionó el auto a la sombra de un árbol, en 495 entre 28 bis y 28.

Nunca advirtió que el hombre lo siguió con la vista y dejó su rodado en la esquina de 28 bis y 495, recorrió algunos metros caminando y finalmente trotó hasta el vehículo de Marcelo. Ya en su mano blandía el arma de fuego que había sacado segundos antes del interior de la campera. Recién entonces el damnificado notó la presencia del otro. “Yo justo estaba por bajad del coche. Lo vi que venía, cerré la puerta e intenté encender el motor, pero ya tenía el revólver y me apuntó”, relató en diálogo con este diario.

Sin mucho más que hacer, permaneció quieto. El asaltante le pidió primero las llaves del auto, para evitar que escapara. Seguidamente le exigió la entrega del celular y la billetera. “Yo le pedí que no se la llevara toda, porque tenía los documentos. Saqué la plata que tenía y se la entregué”, detalló.

El botín era escaso y el delincuente no parecía estar conforme, así que introdujo el brazo por la ventanilla y tomó el manojo de las llaves del inmueble. También “manoteó unos estudios médicos que me hice ese día, pero cuando le dije lo que eran por suerte los dejó”, manifestó la víctima.

Además del temor por tener el caño de un arma de fuego apuntándolo, Marcelo pensaba en su pareja (“yo nunca lo escuché llegar”, comentó) y su hija de 15 años que lo esperaban en la casa. Ninguna de las dos se enteró de lo que ocurría a unos pasos.

Antes de marcharse, el ladrón le ordenó: “Ahora no digas nada, calladito y cerrá la puerta”. Subió a la moto y abandonó la escena. La secuencia quedó filmada por las cámaras de seguridad de la cuadra.

“Tuve que cambiar todas las cerraduras de la casa”, lamentó el joven, al tiempo que refirió que “no fue violento ni gritó, aunque me sorprendió la hora porque pasaban autos, gente”.

Por otra parte, señaló que “la zona está complicada, a la maderera de 28 y 495 le entraron hace 20 días, acá enfrente se robaron una bicicleta. En 493 y 29 es cosa de todos los días, a cinco cuadras para el lado de Belgrano viven mis suegros y allá pasa lo mismo. No es gente de acá”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

1. el ladrón abordando a la víctima.

2, en plena fuga

3.un acercamiento

“Me quedé paralizado, porque el tipo tenía un arma y adentro de mi casa estaban mi pareja y la nena de 15 años. Vemos muchos robos y que no es gente de acá” - Marcelo Víctima

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla