Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
Opinión |PANORAMA NACIONAL
“Huracán Cristina”: el Gabinete, otra vez en el centro de la tormenta

Tras el fuerte discurso de la Vicepresidenta, hay dos ministros con el “boleto picado”. Las idas y vueltas con las vacunas contra el COVID-19 completan un cuadro negativo para el Gobierno

“Huracán Cristina”: el Gabinete, otra vez en el centro de la tormenta

El ministro de Salud, Ginès González García/archivo

Mariano Spezzapria

Por: Mariano Spezzapria
@mnspezzapria

20 de Diciembre de 2020 | 01:35
Edición impresa

En el variopinto mundillo oficialista comentan que hay dos ministros nacionales con el “boleto picado”: Marcela Losardo y Ginés González García. Tras el duro discurso de Cristina Kirchner en el Estadio Único de La Plata, la lista del posible recambio en el Gabinete podría extenderse, pero más allá del tiempo que podría tomarse Alberto Fernández para madurar la decisión, lo cierto es que los titulares de las carteras de Justicia y Salud son los apuntados dentro del Frente de Todos.

No es casualidad que Ginés y Losardo tengan la cabeza en la picota: el ministro de Salud padeció un desgaste político extraordinario en un año marcado a fuego por la pandemia de coronavirus. La forma imprecisa en que comunica las medidas sanitarias volvieron a evidenciarse en la semana en la Casa Rosada, donde se le preguntó por la llegada de la vacuna rusa Sputnik V y la por ahora fallida contratación de la norteamericana Pfizer, que despertó sospechas en la oposición.

Losardo, por su parte, parece víctima de la recurrente denuncia de Cristina sobre el “Lawfare”. La Vicepresidenta en particular y el kirchnerismo en general no pueden asumir la idea de que el ex vicepresidente Amado Boudou tenga una condena firme –sin que la Corte Suprema haya aceptado revisar el expediente- y que posiblemente deba regresar a prisión. Otros casos emblemáticos para el kirchnerismo son los de la dirigente jujeña Milagro Sala y el del ex ministro Julio de Vido.

¿RECLAMA UN INDULTO?

Cristina no lo dijo abiertamente, pero lo dejó entrever, cuando habló de los ministros que tienen “miedo”. ¿La Vice reclama a los funcionarios y, tal vez, al propio Alberto, que firmen un indulto? Ya se sabe que el Presidente no es partidario de esa iniciativa y se desliza en la Casa Rosada que Losardo es aún más intransigente en el rechazo. La ministra de Justicia es amiga y colaboradora del jefe de Estado desde hace más de 30 años, a tal punto que compartieron estudio jurídico.

Desplazar a la ministra Losardo del Gabinete sería doloroso para el Presidente

 

Por eso mismo, desplazarla del Gabinete sería doloroso para el Presidente. Pero así y todo, ya se menciona a su posible reemplazante: el actual ministro del Interior, Wado de Pedro. El jefe de la cartera política tiene nexos con la Justicia federal y el Consejo de la Magistratura. Y a diferencia de Losardo, cuenta con la confianza de Cristina. Para cubrir Interior, en tanto, aparecen dos candidatos: el legislador porteño Leandro Santoro y el ex multiministro Aníbal Fernández. Son nombres de laVicepresidenta que en La Plata marcó la cancancha con dureza a la vez que ratificó su enojo con el Poder Judicial.

Ambos tienen perfiles distintos, pero coinciden en la verborragia. En el Frente de Todos admiten que la comunicación del Gobierno es deficitaria, en especial por la ausencia de voceros calificados que defiendan la postura oficial en los medios. Los cuestionamientos internos suelen partir desde el kirchnerismo aunque en el fondo, más que un problema de comunicación, Cristina es partidaria de medidas más drásticas para que el Gobierno no se limite a tapar los baches que abre la crisis.

La reforma del sistema sanitario que bosquejó en el discurso del viernes es un ejemplo de ello. También la línea que marcó para el 2021 electoral en términos de consumo y demanda. “La Argentina es el lugar donde mueren todas las teorías económicas”, advirtió. Pareció, de ese modo, marcar límites al ajuste que pueden implicar la negociación con el Fondo Monetario Internacional, en especial sobre las jubilaciones, el cuadro tarifario congelado y el déficit del sector público.

LA FÓRMULA DE LA DISCORDIA

Más allá de la dialéctica de Cristina, mañana empezará a tratarse en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados la nueva fórmula jubilatoria que modificó el Senado y se prevé que el proyecto llegue al recinto el 29 de diciembre. Ya se convirtió en un clásico de los fines de año en la Argentina que el Congreso toquetee el cálculo previsional: se recuerda el escándalo durante el gobierno de Mauricio Macri, que terminó en una batalla campal en las calles porteñas en 2017.

Ahora, la ausencia del índice de precios del INDEC, que mide la inflación, en la fórmula de cálculo de las jubilaciones que promueve el Gobierno, hará que buena parte de la oposición rechace el proyecto, en especial la nucleada en Juntos por el Cambio, por lo que el oficialismo tendrá que esforzarse para reunir los votos. Las jubilaciones y los planes sociales explican el 60 por ciento del Presupuesto nacional y por ende, son el rubro donde se enfocan las medidas de freno del gasto.

Sin embargo Kristalina Georgieva, la directora gerente del FMI, puso un manto de dudas sobre la real voluntad del Gobierno para combatir el déficit fiscal: “Nuestro compromiso continuará tanto tiempo como sea necesario para que Argentina tenga claridad sobre sus objetivos de medio plazo: queremos trabajar juntos”. Detrás del apoyo discursivo, la titular del Fondo dejó en claro que la administración del Frente de Todos aún no tiene “claridad” en la negociación bilateral.

Eso podría deberse a que el FdT es una coalición de gobierno y a que, entonces, el ministro Martín Guzmán debe ir cotejando con todos los espacios las medidas a tomar, lo que lo hace pasible de recibir vetos políticos. Una situación parecida pudo haber afrontado el ministro Ginés cuando el Ministerio de Salud empezó a negociar los contratos de las vacunas contra el COVID-19. La imposición de la “solución rusa”, frente a otras alternativas, lo dejó mal parado internamente.

Las miradas apuntan ahora a la provincia de Buenos Aires, ya que la dupla Gollán-Kreplak apostó fuerte por la Sputnik V y sus nombres figuran en la lista de los posibles reemplazantes de Ginés. No obstante, la revelación del premier ruso, Vladimir Putin, de que la vacuna aún no está aprobada para su aplicación en mayores de 60 años, justamente uno de los grupos de riesgo frente al coronavirus, cayó como un balde de agua fría en la delegación argentina en Moscú.

DUDAS DE LA OPOSICIÓN

A su vez la oposición sembró dudas sobre la fallida negociación con el laboratorio Pfizer, de Estados Unidos, al asegurar que la compañía multinacional abrió un acta denominada FCA con la cual suele anotar pedidos de “coimas” en sus registros contables. Eso provocó el enojo de Alberto Fernández con el presidente de la UCR, el diputado Alfredo Cornejo, aunque el Gobierno no evitó la citación del ministro Ginés para dar explicaciones en el Senado, donde manda Cristina.

En la oposición empieza a perfilarse una mirada electoral, de cara a los comicios de 2021. Incluso Elisa Carrió salió del ostracismo de Capilla del Señor para coordinar con los 14 diputados nacionales de la Coalición Cívica un pedido de juicio político contra Cristina, basado en un supuesto intento de la Vice por desestabilizar a la Corte. “Lilita”, que está radicada en la Provincia, podría ser candidata el año que viene “si las circunstancias la obligan”, afirmaron en su entorno.

El ministro Guzmán debe ir cotejando con todos los espacios las medidas a tomar

 

Otro que salió al ruedo es Emilio Monzó, el ex presidente de la Cámara de Diputados, quien inició conversaciones con el ex gobernador salteño Juan Manuel Urtubey y la diputada Graciela Camaño, entre otros, para armar “una opción política de centro”, aunque por ahora sin despegarse de JxC. Además, la aparición de sectores liberales, como la que encarna el economista José Luis Espert, se presenta como un escollo a salvar para la proyección electoral de la principal coalición opositora.

En lo inmediato, en tanto, parte de la atención política está puesta en la salud del ex presidente Carlos Menem, internado por una dolencia cardíaca, dado que su voto en el Senado podría inclinar la balanza a favor de los “celestes” cuando se debata la legalización del aborto. Pero dada la situación, no está claro que el riojano vaya a participar de la sesión prevista para el 29 de diciembre. Y los números están tan ajustados en la Cámara alta, que el resultado es incierto.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla