Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Información General |El francés que voló en Argentina
Homenaje por los 120 años del autor de “El Principito”

Lectores de todo el mundo recordaron a Antoine de Saint-Exupéry con su frase más universal: “Lo esencial es invisible a los ojos”

Homenaje por los 120 años del autor de “El Principito”

“El Principito”, la obra más famosa del aviador Antoine de saint-Exupéry

30 de Junio de 2020 | 02:23
Edición impresa

Ayer, con motivo de los 120 años del nacimiento de Antoine de Saint-Exupéry, el escritor y aviador francés recordado por “El Principito”, el clásico de literatura infantil que sigue inspirando generaciones, sus lectores le rindieron homenaje en las redes sociales con algunas de las frases más queridas de ese libro universal, entre ellas la más repetida: “Lo esencial es invisible a los ojos”.

Antoine de Saint-Exupéry había nacido en Lyon, Francia, el 29 de junio de 1900, y atravesó ambas guerras mundiales. A los 12 años voló por primera vez y, a los 26, publicó “El aviador”. Llegó a la Argentina en 1929, siendo fundador y piloto de Aeroposta Argentina, la primera compañía de aviación del país, donde conoció a quien se convertiría en su esposa, la salvadoreña Consuelo Suncín, viuda a sus 26 años del escritor guatemalteco Enrique Gómez Carrillo, con quien no tuvo hijos.

Su vida estuvo marcada por accidentes en distintos puntos del planeta, cuando la aviación poseía pocos instrumentos y volar era difícil y peligroso, y logró convertir ese conocimiento de causa en valiosos documentos literarios e históricos.

De hecho, la fuente de inspiración de varios de sus libros nació de su carrera como piloto de avión, y en “El Principito”, su obra más conocida -traducida a unas 250 lenguas y con más de 140 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo- cuenta la fábula de un pequeño príncipe desde la narración de un piloto cuyo avión se avería en el desierto.

También publicó otros relatos sobre sus experiencias en el aire como “Tierra de hombres”, escrito tras un aterrizaje forzoso en el desierto del Sahara, y “Vuelo nocturno”, donde de algún modo se adelanta a la tragedia del final de su vida, cuando su avión desapareció en una misión de reconocimiento de los aliados, sobre el mar Mediterráneo.

Ayer, a 120 años de su nacimiento, sus lectores se hicieron eco en las redes sociales con imágenes y dando cuenta de sus peripecias por el aire y de sus historias literarias. También acompañaron sus publicaciones con algunos dibujos -por caso las ilustraciones de “El Principito”, que fueron realizadas por el propio Saint -Exupéry- aunque lo más leído fuera esa frase que el escritor convirtió en universal: “Lo esencial es invisible a los ojos”.

Ese pequeño cuento poético y filosófico, narrado por un piloto cuyo avión se avería en el desierto del Sahara, vio la luz un año antes de su fallecimiento, y creció desde entonces hasta convertirse en la obra de la literatura francesa más vendida y traducida del mundo.

Saint-Exupéry volcó en el niño que abandona su minúsculo planeta sus reflexiones sobre la naturaleza del hombre y de los adultos, y selló con ellas una fama que había empezado a labrarse con títulos anteriores como “El Aviador” (1926), “Tierra de Hombres” (1939 o “Piloto de Guerra” (1942).

Había nacido en el seno de una familia noble, como tercero de los cinco hijos del conde Jean de Saint-Exupéry y de su esposa, Marie. Su pelo rubio y rizado, el mismo que tendría después el protagonista de su relato, le valieron de pequeño el apodo de “el rey Sol”.

“Procedía de una familia muy antigua que se remonta a las Cruzadas, pero eran pobres. Fue aviador porque tenía que ganarse la vida”, explicaba ayer el escritor y dramaturgo rumano Virgil Tanase, biógrafo del autor y responsable de una adaptación al teatro de su obra.

En este año conmemorativo de nacimiento, que ayer celebró por primera vez el día internacional de “El Principito”, dos exposiciones, en Lyon y Toulouse, recordarán además en octubre la vida de quien, según el biógrafo, fue un escritor adelantado a su tiempo y debe sobre todo su reconocimiento a esa joya literaria.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla