Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Policiales |Tolosa
Una entradera feroz y el miedo a la próxima movilizó a un barrio

Los vecinos se juntaron en la iglesia de 5 entre 522 y 523 y decidieron instalar un sistema de alarmas. Ayer hubo un nuevo intento de robo. Y cayeron dos presuntos integrantes de la banda

Una entradera feroz y el miedo a la próxima movilizó a un barrio

La camioneta Ford EcoSport que habrían usado los ladrones fue robada en junio, en san Isidro / el dia

11 de Julio de 2020 | 03:39
Edición impresa

Luego de la feroz entradera que padeció un matrimonio en su casa de Tolosa, los vecinos de esa zona se reunieron en una iglesia a pesar de las restricciones, el frío y el feriado, para debatir soluciones a un problema que no es nuevo y los tiene bajo alerta desde hace rato.

Horas después la policía detuvo tras una persecución a dos de los presuntos responsables de aquel hecho, a quienes vinculan con varios más ocurridos en la Región en los últimos meses, con una mecánica calcada. Y, por otro lado, las mismas víctimas de la entradera en cuestión sufrieron ayer otro intento de robo.

El asalto que originó la reunión y por el que luego se hizo el operativo ocurrió alrededor de las 4 de la tarde del último martes en 5 entre 522 y 523, frente al colegio privado Santa Lucía, cuando Luis (64) salió a la calle para buscar una prenda que estaba en su camioneta, estacionada en la vereda. A unos metros suyo frenó de golpe una Ford EcoSport gris con vidrios polarizados de la que bajaron cinco hombres, quedando uno más al volante.

Como informó este diario en aquel momento, los ladrones rodearon a Luis, lo encañonaron y le pegaron un culatazo fuerte en un oreja que lo hizo gritar de dolor: “Callate o te quemo”, le dijeron, antes de meterse con él en la casa.

Ahí adentro siguieron las amenazas y agresiones, que alcanzaron también a la esposa de Luis, Patricia (60), quien en un primer momento supuso que esos desconocidos habían entrado con el aval de su marido, hasta que uno le mostró el arma de fuego y le preguntó, sin esperar respuesta: “¿Te das cuenta de que esto es un asalto?”

A los pocos minutos uno de los agresores la arrastraba por el piso de la planta baja sujetándola del pelo, mientras otro le pegaba al marido en el primer piso. Escaparon con plata, elementos de electrónica y pertenencias valiosas del matrimonio, dejando a las víctimas doloridas y en shock.

Grupos de WhatsApp mediante, la noticia circuló entre los vecinos con la misma rapidez con la que la bronca los impulsó a organizar para el jueves a la mañana una reunión en la iglesia Santa Lucía, en la misma cuadra donde pasó todo.

“Decidimos que fuera allí porque podíamos garantizar el distanciamiento”, dijo a este diario Miriam, una de las vecinas que participó del encuentro motivada por un par de experiencias previas con delincuentes que pusieron en riesgo su vida y la de su marido.

Historias como la suya, o la de la pareja de Luis y Patricia -a cuya casa intentaron entrar de nuevo ayer barreteándole el portón principal (sin lograrlo)- también padecieron otros frentistas de la zona, de modo que todos estuvieron de acuerdo en discutir medidas para frenar el problema, o por lo menos aliviarlo.

En el encuentro, que duró aproximadamente una hora, una veintena de frentistas de esa cuadra resolvieron instalar un sistema de alarma vecinal para tener cámaras, reflectores y pulsadores para pedir ayuda y asistencia médica, informaron a este diario.

“Ya pedimos presupuesto y contratamos a la empresa” que se ocupará de montar el servicio, contaron, resaltando como positivo que “sólo nos demandará una inversión inicial”. Acordaron, además, reunirse con el jefe de calle de la comisaría Sexta.

Bajo sospecha

Movilizados por el ataque a Luis y Patricia, sus vecinos se preocuparon en averiguar si había novedades de los responsables.

Desde la policía les informaron que uno de los ladrones sería un “menor de 15 años que había sido liberado ese mismo día, pocas horas antes, y su abuelo lo había retirado” de la seccional de Tolosa.

Recordemos que en un mano a mano con este diario el matrimonio describió a los delincuentes como “hombres jóvenes”, de entre 15 y 22 años.

Sin embargo, horas más tarde personal de la DDI La Plata detuvo en una persecución a dos sujetos de 50 y 59 años sospechados de haber tenido vinculación con aquella entradera.

“Ambos tienen frondosos antecedentes penales y son especialistas en esta modalidad”, apuntó un pesquisa.

El operativo fue el jueves último, tras una persecución que arrancó en 520 y 115 (Tolosa) y terminó en 119 entre 35 y 36, en el corazón del barrio Hipódromo.

Los efectivos decidieron interceptar los dos vehículos en que se movilizaban porque iban a alta velocidad y ejecutaron “claras maniobra” para evitar a las patrullas, explicaron, pero una vez que lograron neutralizarlos “linkearon” a una de las camionetas con los episodios que hacían referencia a un vehículo de esa marca, modelo y color: una EcoSport de color gris.

El de 50 años iba al volante de este rodado, en tanto que el otro “lo asistía de apoyo en una Renault Kangoo”, se reportó oficialmente. Este sujeto “lleva más de 30 años cometiendo asaltos”, reflexionó un jefe policial. ¿Por qué no está preso, entonces? “Entra y sale”, lamentó. El otro tenía pedido de captura librado por el Juzgado de Ejecución Penal 2 de La Plata.

Además del asalto del martes en Tolosa, a estos dos sospechosos les adjudican otro ocurrido el 15 de mayo en 19 entre 57 y 58, donde dos hombres de 46 y 51 años fueron reducidos en la puerta de la casa de un amigo por tres ladrones armados que los despojaron de dinero y pertenencias. Un dato importante: todos usaban prendas azules y chalecos antibalas similares a los de la Policía, y presuntamente andaban en la Kangoo secuestrada el jueves.

En este vehículo y en la EcoSport (que tenía una patente trucha y había sido robada el 17 de junio en San Isidro) los peritos hallaron 2.000 pesos, dos celulares y ropa, se informó.

Por lo pronto, la fiscal Cecilia Corfield los indagará por “encubrimiento y resistencia a la autoridad”, a la espera de registros, operativos y eventuales ruedas de reconocimiento.

Ayer a la mañana intentaron entrar en la casa donde el martes fue asaltado un matrimonio

 

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla