Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,88
Dólar Ahorro/Turista $173.05
Dólar Blue $188,00
Euro $120,94
Riesgo País 1638
Tras los pasos del origen del coronavirus: ¿se podrá saber si fue una fuga de laboratorio?

Tras los pasos del origen del coronavirus: ¿se podrá saber si fue una fuga de laboratorio?
20 de Enero de 2021 | 15:41

Encontrar el origen preciso del brote de SARS-CoV-2 es una de las tareas que desvela a los científicos desde que comenzó la pandemia. Y la razón es porque descubrirlo, empresa que requerirá investigaciones cuidadosas y coordinadas, permitirá prepararnos mejor para futuras amenazas.

Mientras las investigaciones están dando sus primeros pasos, un largo ensayo de Nicholson Baker, publicado hace varias semanas en la revista New York , planteó que todo comenzó por un accidente de laboratorio. Lo cierto es que si bien ese artículo fue considerado por colegas del experto como "irresponsable, mal informado y unilateral", es una teoría que no se descarta e incluso va ganando adeptos en todo el mundo.

Hoy por hoy dos son los trabajos que están detrás de dónde vino el Covid-19. Uno de ellos es encabezado por la Organización Mundial de la Salud y el otro por una prestigiosa revista médica, The Lancet . Se espera que las investigaciones demoren meses o hasta años en completarse por lo que, dados los muchos desafíos involucrados, es posible que nunca den respuestas concluyentes, según precisa el sitio wired.com, que además destaca que sin embargo ya está claro que ambos se ven comprometidos por la falta de procedimientos claros para gestionar los conflictos de intereses y la cuestionable independencia. "Ahora es imperativo que los gobiernos y la comunidad científica actúen rápidamente para mejorarlos", precisa.

En el artículo se plantea que el problema comienza con la naturaleza de las investigaciones, que deben determinar, para empezar, si el virus del SARS-CoV-2 pasó directamente de los animales salvajes a la población (el escenario más probable, según la mayoría de los expertos) o quizás escapó de un laboratorio. Pero muchas de las personas que están más calificadas para investigar esta cuestión, las que tienen los conocimientos técnicos más relevantes, también son las que trabajan en esos mismos entornos de laboratorio o tienen estrechos vínculos profesionales con las personas que lo hacen.

En otras palabras, son exactamente las personas a las que se les podría culpar (ya sea directamente o como parte de una comunidad de investigación) si el virus llegara a un laboratorio.

En ese sentido asegura que esta tensión fundamental no es nada infrecuente en la convocatoria de comités de expertos, por parte de los gobiernos o de otros países. Hace décadas, los científicos que tenían relaciones con las empresas tabacaleras se encontraban entre los que mejor entendían los efectos del tabaquismo en la salud pública, pero su inclusión en los comités asesores de salud fue problemática y ayudó a motivar enfoques más rigurosos para gestionar los conflictos de intereses . Afortunadamente, los gobiernos de todo el mundo tienen un largo historial de implementación de estos enfoques; y ciertamente es posible aprovechar la experiencia relevantea través de interrogatorios o testimonios formales sin incluir a los que tienen conflictos como investigadores. Desafortunadamente, no está claro que ninguna de las principales investigaciones sobre los orígenes de la pandemia esté siguiendo las mejores prácticas relevantes.

Y da como ejemplo que ambas investigaciones incluyen a Peter Daszak, ecólogo de enfermedades y presidente de EcoHealth Alliance, una organización sin fines de lucro con un historial de investigación sobre los coronavirus relacionados con el SARS y sus efectos en los seres humanos, incluido el trabajo colaborativo realizado en el Instituto de Virología de Wuhan. El Instituto de Wuhan es el único laboratorio en China al que se le permite trabajar con los patógenos más peligrosos del mundo, y está ubicado en la zona cero aparente del brote actual.

Si hubiera una fuga de laboratorio, y, nuevamente, la mayoría de los expertos no creen que la evidencia disponible apunte en esta dirección, entonces tanto el Instituto de Wuhan como su socio estadounidense estarían en una lista corta de candidatos para investigar, sostiene la nota de Wired. Debería ser obvio que nadie con alguna conexión con cualquiera de las organizaciones puede desempeñar un papel formal en una investigación verdaderamente independiente sobre los orígenes de la pandemia. (Por supuesto, la aportación de sus expertos podría y debería solicitarse por otros medios).

También vale la pena señalar que Daszak expresó certeza, muy temprano en la crisis, de que la enfermedad se originó en la naturaleza. El invierno pasado, justo después de que la OMS nombrara el virus por primera vez, redactó una declaración formal para "condenar enérgicamente las teorías de conspiración que sugieren que el Covid-19 no tiene un origen natural" y para "apoyar" a sus colegas en Wuhan y en toda China. Más de dos docenas de otros científicos firmarían esa carta, que fue publicada por The Lancet el 19 de febrero de 2020. Los correos electrónicos obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información sugieren que Daszak organizó el esfuerzo desde el principio.

Sin embargo, cuando la OMS organizó su equipo internacional de 10 personas en septiembre, con la misión de "identificar la fuente zoonótica del virus y la ruta de introducción a la población humana", Daszak fue incluido como miembro. Daszak le dijo a Science esta semana que la investigación de una fuga de laboratorio es importante, pero que completar dicho trabajo sería difícil: “Parte de la retórica más anti-China que existe, sobre 'tenemos que ir al laboratorio y ver el video cámaras, "este tipo de cosas, eso no es realista, eso no es lo que sucede".

Además el artículo expresa que las directrices del comité de la OMS no dicen nada sobre la divulgación o gestión de conflictos de intereses reales o percibidos, pero sí dicen que "la composición final del equipo internacional debe ser acordada tanto por China como por la OMS". No tenemos idea de si otros conflictos de intereses podrían aplicarse a los miembros del comité, ya que no se requiere su divulgación pública . La OMS no parece tener procedimientos explícitos para gestionar tales divulgaciones , incluso cuando se realizan de forma voluntaria. La aparente falta de procesos rutinarios de la OMS como estos debilita la integridad de la investigación incluso antes de que haya comenzado.

Mientras tanto, el 23 de noviembre de 2020, la otra investigación, establecida por The Lancet , convocó a un grupo de trabajo de 12 personas para investigar los orígenes de la pandemia, presidido por Daszak. Entre los otros miembros hay cinco signatarios más de la carta de EcoHealth Alliance de febrero pasado, lo que significa que la mitad de este equipo ya había sugerido que cualquier hipótesis de fuga de laboratorio era una “teoría de la conspiración” meses antes de que comenzara su trabajo.

La nota de Wired plantea que "evidentemente, nadie quiere estar asociado con los orígenes de esta enfermedad". El ministro de Relaciones Exteriores de China, por ejemplo, afirmó recientemente que "es probable que la pandemia haya sido causada por brotes separados en varios lugares del mundo". Al mismo tiempo, los funcionarios de la Casa Blanca continúan afirmando que el virus probablemente se filtró de un laboratorio chino. De hecho, existen docenas de laboratorios en todo el mundo, algunos con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos, que trabajan con virus vivos del SARS y del SARS y donde un accidente de laboratorio podría ser catastrófico; y, como Baker señaló extensamente en su muy difamado artículo de la revista New York , los científicos han advertido durante añosde solo esta posibilidad. Si una investigación formal sobre los comienzos de la pandemia tomara en serio la hipótesis de escape del laboratorio, y mucho menos encontrara evidencia sugestiva a su favor, podría amenazar seriamente esta investigación.

La carta de febrero en The Lancet , firmada por Daszak y sus compañeros miembros del grupo de trabajo, plantea algunas preocupaciones legítimas. Al denunciar la “teoría de la conspiración” de un posible origen de laboratorio, advierte del “miedo, rumores y prejuicios” que podrían surgir si esta idea se generalizara en ausencia de evidencia, lo que podría entonces “poner en peligro nuestra colaboración global en la lucha contra este virus ". De hecho, esta es la misma preocupación expresada por muchos críticos del artículo de Baker: que la especulación suelta de este tipo podría ser asumida por actores imprudentes o maliciosos y luego utilizada para apuntalar otras nociones más dañinas, como el escepticismo sobre las vacunas. De lo contrario, una “teoría de la fuga de laboratorio” enloquecida podría poner en peligro investigaciones más rigurosas de la OMS u otros.

El escrito periodístico finaliza diciendo que "estas mismas inquietudes también subrayan la importancia de integrar a los investigadores que están libres de cualquier conflicto de intereses real o percibido. Si un ensayo como el de Baker juega en las manos de los desinformadores, también lo hace un proceso oficial fácilmente controvertido para investigar los orígenes de Covid-19. El miedo a la teorización de la conspiración no debería ahuyentarnos de hacer preguntas incómodas. Deberían hacer lo contrario y motivarnos para garantizar que nuestras investigaciones sobre los orígenes de esta pandemia sean lo más abiertas, independientes y confiables posible".

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla