Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $99,34
Dólar Ahorro/Turista $163.91
Dólar Blue $151,00
Euro $116,38
Riesgo País 1585
Espectáculos |EL ESTRENO MÁS ESPERADO DEL AÑO
Diego Boneta: el desafío de volver a Luis Miguel por partida doble

La segunda temporada de la biopic del astro musical comienza a desvelarse hoy en Netflix. En diálogo con EL DIA, el actor mexicano se refirió a la vuelta a su personaje en una historia narrada en dos tiempos que lo llevó a interpretarlo en los 90 y en los 2000

Diego Boneta: el desafío de volver a Luis Miguel por partida doble

Diego Boneta como Luismi de los dos mil, en una escena de la segunda temporada / Netflix

María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

18 de Abril de 2021 | 03:11
Edición impresa

Dos años y nueve meses pasaron desde el final de la primera temporada de “Luis Miguel”, la serie con la que Netflix logró llevar la vida ficcionalizada del emblemático artista mexicano a los hogares de todo el mundo; un tiempo demasiado largo para los fans pero muy necesario para mantener “la calidad” de la producción, según aseguró su protagonista, Diego Boneta (30), en la previa al esperado estreno de la segunda parte que comienza a emitirse hoy en el gigante on demand.

“Si la primera temporada fue un reto enorme y el reto más grande de mi carrera en ese entonces, este lo es mucho más”

 

“Nadie esperaba el éxito de la primera temporada. De verdad, nadie. Y después de que le fue tan bien, para todos fue importantísimo el no apresurar la segunda temporada. Porque algo por lo que luchamos mucho desde la primera temporada fue (por mantener) la calidad”, le respondió a EL DIA el joven actor y cantante mexicano durante un evento de prensa internacional realizado esta semana a través de Zoom.

Los primeros trece capítulos estrenados en 2018 estuvieron basados en un libro, una estructura con la que no contaron en esta oportunidad, lo que de entrada supuso una diferencia y un desafío crucial. “Fue una compilación de una investigación enorme con Luis Miguel y otras personas que vivieron esa etapa y de ahí ver qué de todo ese material valía la pena contar, qué es lo más importante, cómo estructuramos la narrativa. Y eso tomó tiempo. Para todos, lo más importante era la calidad y no apresurar”, manifestó Boneta que además de protagonista es productor de la serie.

Con la historia entre las manos, fueron apareciendo nuevos obstáculos que no eran sencillos de resolver como el hecho de “no contar con Luisito Rey, un personaje icónico y tan fuerte de la primera temporada”, admitió el actor sobre la criatura que generó amores y odios entre los seguidores de la serie y fue magistralmente interpretada por el actor español Oscar Jaenada.

“Aunque Luisito Rey no está físicamente ahí, hay muchas cosas del personaje de Luis Miguel donde se va convirtiendo en su papá. Porque es lo que pasa en todos nosotros, es el ejemplo que todos tenemos”, anticipó Boneta sobre las huellas que se podrán encontrar de su particular padre ficticio.

El actor, que en esta segunda temporada vuelve a hacer gala de su virtud en la interpretación musical, entonando clásicos de Luismi de la época de su disco “Aries”, que fueron grabados para la serie con el histórico productor musical de Luis Miguel Kiko Cibrián, se refirió al esfuerzo por no caer en el pantano de la repetición.

Y si en la primera temporada el tema que causó furor fue el destino de la madre de Luis Miguel (sobre todo en nuestro país donde hay “activas” varias teorías en relación a su paradero), este episodio se aborda pero no es fundamental en la trama que, aunque tenga alguna pincelada, no es un policial.

“Se toca el tema de Marcela (Basteri), pero tampoco es una serie sobre lo que le pasó a Marcela, más bien es una serie sobre qué es lo que le pasa a Luis Miguel después de que sabe lo que le pasó a Marcela y cómo eso lo impacta tanto que hace que sucedan la cadena de decisiones que él va tomando a lo largo de su vida y cómo el Luis Miguel de los noventa se va convirtiendo en el Luis Miguel de los dos mil y cómo hay una dualidad en ambos personajes y una complejidad”, analizó el intérprete.

Según Boneta, estos diferentes Luis Miguel que le toca interpretar tienen “más capas” y son “más oscuros”, muy distantes a como se lo pintó en la primera entrega, donde el cantante era retratado como “más ingenuo, más víctima”. “Aquí no -advirtió-, aquí sabe perfectamente el poder que ya tiene él como artista. Él ya no tiene a su papá que lo está frenando detrás”.

“Se toca el tema de Marcela, pero no es una serie sobre qué es lo que le pasó a Marcela”

 

A Boneta, que se reunió con Luis Miguel antes de rodar la primera temporada pero que por la pandemia no pudo volver a verse cara a cara con el astro musical, le fascina la propuesta de la serie, en tanto permite espiar por aspectos no tan conocidos de la estrella musical.

“A mí se me hace tan interesante ver esa transformación y ver el lado que no está en YouTube, esa su lucha entre su vida personal y su vida profesional”, reconoció el intérprete que siempre idolatró al cantante y con quien el destino, curiosamente, lo había ligado tiempo atrás.

De niño, sus padres ingenieros lo dejaron participar de un reality de talentos de la televisión mexicana, en el que en viejos registros de la tevé de época se lo escucha cantar, de la mano de movimientos desenfrenados, “La chica del bikini azul”. Casi treinta años después, Boneta se dio el lujo de llevar la vida y obra de su ídolo a los hogares de todo el mundo con un trabajo que recibió la bendición de la audiencia y la crítica.

DOS LÍNEAS DE TIEMPO

Los nuevos ocho episodios de la serie mostrarán al cantante en una encrucijada: cómo abordar la fama a nivel internacional como ídolo del pop latinoamericano mientras busca el equilibrio con las demandas de su tensa vida familiar.

En la cima de su éxito en los noventa, Luis Miguel (Boneta) queda a cargo del cuidado de sus hermanos tras la muerte de su padre e intenta enmendar la relación con su novia Érika (Camila Sodi). Hugo (César Bordón), representante y figura paterna para Micky, lucha contra el cáncer, y un nuevo representante, Patricio Robles (Pablo Cruz Guerrero), agita las cosas en la agencia de talentos. Mientras intenta descifrar la misteriosa desaparición de su madre, Luis Miguel sana su propia herida paterna al reconectarse con su hija distanciada, Michelle (Macarena Achaga), a quien no ve desde hace más de una década.

Los saltos en el tiempo son protagonistas en esta segunda parte aunque ahora, a diferencia de la anterior, es Boneta el encargado de ponerle el cuerpo a los dos Luismi cuando, en la anterior, el Micky niño estuvo a cargo de Izan Llunas y el adolescente fue interpretado Luis de la Rosa.

Esa doble interpretación fue “sin lugar a dudas, el mayor reto” de su regreso a este personaje, manifestó el mexicano, y contó que durante el rodaje hubo días “donde me tocaba interpretar escenas de ambos”, lo que lo obligaba a “tener muy claro los gestos, el cuerpo, la voz de un personaje y el del otro para poder ir back and forth (ida y vuelta)”.

Esos doce años entre uno y otro demandaron un enorme trabajo de caracterización (convertirse en el Luismi maduro comenzó siendo un trabajo de aplicación de seis horas que, con los ajustes, lograron bajar a dos) que estuvo a cargo de Alfredo “Tigre” Mora, reconocido y premiado jefe del departamento de maquillaje de la serie. Los diseños de los prostéticos del artista de los 2000 corrieron por parte de Bill Corso, ganador del Oscar por su trabajo en “Una serie de eventos desafortunados” (2004).

De todos modos, por lo que se pudo ver en un adelanto exclusivo de los tres primeros episodios al que tuvo acceso EL DIA, el parecido que alcanza Boneta con el ídolo popular va más allá de las máscaras y los maquillajes. Hay algo natural que al espectador no le hacen ver en él una imitación sino una interpretación creíble, y eso es mérito suyo.

“Desde el inicio, fue muy importante que nada se sintiera como una caricatura, que nada fuera forzado, que se sintiera lo más aterrizado, lo más real posible”, reveló el intérprete, confesando que “la preparación fue larga y muy dura”.

El proceso creativo, para el que contó con el mismo maestro que lo preparó para la primera temporada (el argentino Juan Carlos Corazza), fue más exigente en tanto ahora debió “sacar” a dos Luis Miguel, lo que comparó con preparar “literalmente a dos personajes diferentes” para un mismo proyecto.

“Uno de los desafíos fue poder diferenciar a ambos personajes para que se sintieran distintos”, contó Boneta, que se volcó a estudiar las líneas de tiempo viendo tanto videos de shows como de entrevistas buscando “el detalle del detalle... cositas sutiles, pequeñas y de ahí ir creciendo cada vez más. El cuerpo del grande, el cuerpo del joven. Los gestos de ambos, la voz, también”.

“A mí se me hace tan interesante ver el lado de Luis Miguel que no está en YouTube, esa lucha entre su vida personal y su vida profesional”

 

Su interés, dejó en claro, fue tratar de que a lo largo de los capítulos el espectador pueda ir viendo en pantalla esa transformación que atraviesa el artista.

EL MISMO EQUIPO

“Si no está roto, ¿para qué tratar de arreglarlo?” fue el “famoso dicho gringo” en base al cual edificaron esta segunda temporada para la cual, como productor, fue fundamental mantener la base del equipo técnico original.

“Tenemos al mismo director, al mismo showrunner, al mismo escritor, al mismo productor musical. Y todos nos entregamos al 100 por ciento y con una pasión inmensa a este proyecto. Fue sangre, sudor y lágrimas”, se sinceró el actor que, más allá del resultado que la producción tenga en el público, dijo que “sí me puedo dormir tranquilo sabiendo que di todo lo que pude haber dado”.

En este sentido, sostuvo que “si la primera temporada fue un reto enorme y el reto más grande de mi carrera en ese entonces, este lo es mucho más”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Diego Boneta como Luismi de los noventa, una época de oscuridad para el Sol / Netflix

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla