Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $99,34
Dólar Ahorro/Turista $163.91
Dólar Blue $151,00
Euro $116,38
Riesgo País 1585
Espectáculos |EN DIÁLOGO CON EL DIA
Alejandro Nones: “Soy un actor muy intenso, me meto hasta la cocina”

Venezolano radicado en México, en donde forjó una carrera exitosa de la mano de telenovelas como “La Piloto” o “Corona de lágrimas”, cuenta cómo vive el fenómeno de “¿Quién mató a Sara?”, una de las series más vistas de Netflix a nivel mundial en la que interpreta a Rodolfo, un “muerto por dentro”

María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

4 de Abril de 2021 | 06:40
Edición impresa

Simpático, y con un look descontracturado, muy diferente al que vimos en su Rodolfo Lazcano, el complejo personaje al que le da vida en “¿Quién mató a Sara?” (Netflix), Alejandro Nones atiende a EL DIA a través de una videollamada por Zoom desde México, en donde vive desde hace veinte años, tras dejar su Venezuela natal, el país que siempre late en su corazón y al que le gustaría volver para contar alguna de las historias de estos últimos años que, dice, merecen ser contadas.

A los 38 años, este hincha de Boca Juniors desde que tiene memoria, y que en los mundiales siempre va por nuestra Selección empujado por esa cuenta pendiente que tiene La Vinotinto, se define como un conocedor y admirador del cine y el talento argentino, un país al que se siente conectado desde incluso antes de convertirse en actor, y al que le ha sacado el acento a la perfección.

Por estas horas, el actor de mirada intensa saborea el gran éxito que la serie mexicana está teniendo en el mundo; en la que interpreta al hijo mayor de una familia adinerada que mueve sus influencias para que su amigo Alex (Manolo Cardona) se inculpe por el asesinato de su novia Sara, a la que cree haber matado de manera accidental.

Asfixiado por un padre controlador y mafioso (Ginés García Millán), Rodolfo vive corroído por la culpa, “muerto por dentro”, algo que le supuso un enorme desafío físico en tanto tuvo que luchar contra el estereotipo de su cuerpo para demostrar que sí, que los musculosos también sufren.

De la serie y un poco más, dialogamos con él.

-A una semana de su estreno, ¿cómo se vive el gran recibimiento que la serie está teniendo en el mundo?

-No sé muy bien, no lo he podido asimilar totalmente. Estoy sumamente cansado, porque estoy grabando otra serie, a full con entrevistas, y definitivamente es como que hay demasiada información y mucha emoción también, entonces no he tenido ese momento de entender qué es lo que está sucediendo. Pero sin lugar a dudas estoy sumamente emocionado y agradecido.

-¿Te abruma pensar que tu trabajo se puede ver en 190 países?

-Cuando hablábamos de esto en las entrevistas previas al estreno de la serie, incluso el mismo día, yo decía que no tenía idea de la magnitud de lo que puede llegar a ser 190 países. ¡Yo no me sé el nombre de 190 países! Y ahora que ya sucedió, que ya es un hecho, no sólo lo que representa 190 países sino que sea el show número uno en el mundo en estos seis días, es irreal, es surrealista. Porque una cosa es que lidere en México, Colombia y los países de habla hispana como Argentina, Chile y Paraguay, pero de repente cuando escucho que está número uno en Francia, Bélgica, Alemania, Turquía... es como ¡¿por qué?! (risas). Es una locura.

“Rodolfo cambia drásticamente en la segunda temporada. Tener la posibilidad de hacer el mismo personaje pero totalmente diferente es maravilloso”

 

-Cuando recibiste la propuesta de este proyecto, ¿qué fue lo que más te sedujo?

-Muchas cosas. Lo primero fue la idea de trabajar con la directora de casting, Jessica Caldrello, que teníamos tiempo queriendo trabajar. Luego con Roberto Scopello -director de proyectos originales de Netflix Latam-, que también siempre me había generado una energía positiva de hacer cosas juntos. Pero sin lugar a dudas, (me interesó) la oportunidad de hacer un proyecto con Netflix, que desde hacía rato quería hacer algo con ellos. Y ya, luego, cuando leí el guion, cuando vi de qué trataba el personaje, dije ¿cómo no voy a hacer esto?

-Rodolfo. Un personaje complejo que te ha permitido explorar un montón de facetas. ¿Qué fue lo más desafiante de interpretarlo?

-Yo creo que lo más complicado era poder lograr lo que me quiso transmitir el “Chascas” Valenzuela, el escritor, eso de que Rodolfo estaba muerto por dentro. Yo tengo voz gruesa, tengo barba, soy grandote, tengo cuello grande, entonces mi físico y esa condición no se parecen tanto. Entonces, ¿cómo lograr a través de la mirada lo que me está pasando adentro, cómo reflejar esa muerte interna, esas no ganas de vivir, esa no voz propia que no tiene el personaje, porque no es dueño de su vida, de sus decisiones, de sus pensamientos?

Las decisiones que yo tomé actoralmente hacían que fuera difícil porque yo relacioné la muerte con la falta de aire y por eso Rodolfo habla sin aire, y lograr hablar sin aire es apretando el diafragma y eso desgasta mucho físicamente. Sumado a la tensión que trae todo el tiempo en el cuerpo, un personaje que no gesticula tanto, que no mueve los brazos, que está todo el tiempo trabado. Y encontrar un balance entre la tensión y la relajación que tiene que existir para actuar, porque la tensión y la relajación no son buenos amigos, eso físicamente era muy desgastante. Terminé con dolores crónicos en la espalda.

-Rodolfo habla mucho desde el vestuario, también.

-Eres la primera, de todas las entrevistas que he hecho, debo ir cientas y tantas ya, que me comenta sobre el vestuario de Rodolfo. Yo soy un actor muy intenso, me meto hasta la cocina, como dicen. Y si bien es un trabajo en equipo, pero yo definitivamente soy el que crea todo el mundo alrededor de mi personaje, siempre. Entonces, el look de Rodolfo, su peinado, el porqué del tamaño de su barba, el porqué del pelo hacia atrás, el porqué de los colores oscuros en los primeros capítulos... No hay nada porque sí. Si ves a Rodolfo siempre está monocromático, lo más que pueden existir son dos colores en lo que tiene puesto. Así vive Rodolfo, muerto por dentro, y de repente, cuando se entera que no mató a Sara, cuando se entera de lo otro y de lo otro, ahí es donde van habiendo cambios y por eso hay un cambio desde el vestuario, en cómo le va saliendo la voz.

-¿Hay algo de Alejandro Nones que se parezca a Rodolfo?

-No. Nada.

-¿Y eso te divierte?

-Esa es mi búsqueda. Eso es lo más divertido del mundo. Yo amo el proceso creativo, es lo que más amo de ser actor. Desde hace varios años, yo intento que todos mis personajes surjan de una energía diferente a la mía. Que no veas a Alejandro Nones ahí. Que veas al personaje.

-¿Con qué Rodolfo nos vamos a encontrar en la segunda temporada que llega en mayo?

-Rodolfo cambia drásticamente, en todo. Como actor, tener la posibilidad de hacer el mismo personaje pero totalmente diferente es maravilloso.

-Si alguien aún no vio la serie, ¿por qué se la recomendarías?

-Si yo no la hubiera visto, y no quisiera verla, en verdad creo que la vería para entender por qué una historia mexicana se vuelve número uno en el mundo (risas), nada más por intriga de la industria y de decir “algo debe estar pasando aquí, ¿no?”. Además de lo que te podría decir, que es lo que he dicho siempre, esa combinación de elementos de thriller, de suspenso, que vas descubriendo la historia, que es muy entretenida, y que te lleva a como espectador ir formando parte de lo que se va resolviendo y eso funciona muy bien, es divertido y conecta.

-¿Se podría decir que esta serie marcará un antes y un después en tu carrera? ¿O es muy pronto?

-No creo que sea el momento correcto de decirte qué representa porque creo que no lo tengo dimensionado todavía, no sé lo que pueda llegar a pasar, por ahí no pasa nada, por ahí es un gran paso en mi carrera. Yo creo que definitivamente es un paso hacia adelante, de crecimiento. Yo intento ser siempre reservado y bien prudente, darme el tiempo para las cosas porque uno nunca sabe qué va a pasar. Y cuando tu te apegas mucho a los planes, y a las ideas del futuro que tienes, puedes vivir dentro de la decepción. Y yo intento dejar siempre que la vida me sorprenda.

-¿Este proyecto llegó sin esperarlo?

-Sí, sin lugar a dudas. Era un momento que no lo esperaba, era un momento que lo mejor que me podría haber pasado era hacer este proyecto. Entonces, sí fue el indicado.

“Mi relación con Venezuela es amor eterno. Mi país, donde me formé, donde me hice. Pienso, vibro y siento como venezolano”

 

-Tengo entendido que estuvieron rodando durante la pandemia. ¿Cómo abordaron los desafíos que esta situación generó?

-Empezamos pre pandemia en febrero de 2020, tuvimos que parar por la cuarentena. Estuvimos unos meses detenidos por la cuarentena laboral obligatoria. Luego retomamos cuando se pudo reiniciar las filmaciones. Terminamos la primera temporada y nos fuimos seguido para la segunda que terminamos en diciembre del año pasado.

-¿Y ahora qué estás rodando?

-Estoy haciendo una serie, no puedo hablar de ella. Es una serie de época, sucede todo en 1910. Mucho caballo, revolver, vestuario. Nunca había hecho una serie de época. Es increíble, muy divertido.

-Me comentabas que el público argentino siempre te ha demostrado cariño. ¿Te gustaría hacer alguna producción en nuestro país? ¿O trabajar con artistas argentinos?

-Sin lugar a dudas. Es algo que deseo desde antes de tener una carrera activa como actor, desde que yo estudiaba. Yo toda la vida he sido muy bueno con los acentos y creo que el argentino puede ser uno de los que mejor me sale. Al punto de que nadie pueda pensar que no soy argentino.

-¿Te animás a hacer una frase como argentino?

-¡Ponete media pila vos que se pudre todo!

-¡Muy bueno! Yo con un “che, boludo” me conformaba.

-¡Nooo! Puedo ser más profundo que eso, es fácil un “che, boludo” (risas). Te puedo hacer un cheto: “¡re copado, todo bien!”. Y sino puedo ser más villero: “eh, vo, vamo’ lo pibe, loco. Vamo’ a la cancha, chabón” (risas).

-Te sale perfecto. ¿Cómo lo aprendiste?

-Toda mi vida he tenido un cierto... no quiero decir talento porque yo no soy quién para juzgarme, pero he tenido la facilidad auditiva con los acentos. En Venezuela nunca fuimos a un mundial de fútbol, entonces siempre tenías que ir por otro equipo. Y en cada mundial, siempre le iba a Argentina. Yo soy hincha de Boca desde que me acuerdo. Creo que a través del fútbol hubo esa conexión cercana con la cultura argentina. Además, he ido a Argentina varias veces, la primera vez a los 16 años, después volví a los 18, incluso viví un par de meses ahí. A lo largo de mi vida, desde que me fui de Venezuela, he tenido amigos entrañables argentinos, y como yo suelo siempre estudiar y trabajar los acentos, he tenido muchos años de trabajo para desarrollar el argentino.

-Bueno, ojalá te veamos pronto por acá.

-Yo dejo que la vida me sorprenda. Yo, además, respeto muchísimo lo que es todo el mundo de creación argentina, lo creativo que es el argentino, los actores argentinos me vuelan la cabeza. Los proyectos. He visto cine latinomaericano desde que me acuerdo, desde niño, y no digo que soy un experto pero sí tengo una muy buena cultura de cine argentino. De tener una idea de lo que sucede allá y admiro mucho lo que se hace allá.

-Dejaste de adolescente Venezuela y te instalaste en México, donde hiciste carrera. ¿Cómo es tu relación actual con Venezuela? ¿Te gustaría hacer alguna producción allá?

-Me fui de Venezuela a los 17, tengo 38. Mi relación con Venezuela es amor eterno. Mi país, donde me formé, donde me hice. Pienso, vibro y siento como venezolano. Como un venezolano de mundo, es verdad, como un venezolano que ha tenido la capacidad de adaptación, de hacer conversiones para la vida, para todo. Mi país siempre está en mi corazón y por supuesto que me encantaría hacer algo alguna vez ahí. Creo que hay tantas historias que se tienen que contar de los últimos años de Venezuela que algo interesante tendría que haber, una buena película.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Alejandro nones es uno de los protagonistas de “¿quién mató a sara?”, la serie que acaba de estrenarse en Netflix y en la que le da vida al sufriente Rodolfo

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla