Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Temas |UN REPASO DE LAS ÚLTIMAS APARICIONES EN ESCENA

Moda: detalles y sorpresas en los atuendos de las damas reales

La reina Máxima de los Países Bajos, con un estilo que mezcla la sostenibilidad, elecciones arriesgadas y la conquista de la moda mundial. La tendencia de estilismos entre monarcas puntillosas

Moda: detalles y sorpresas en los atuendos de las damas reales

Visita de estado de Emmanuel Macron, presidente de Francia / Web

VIRGINIA BLONDEAU
Por VIRGINIA BLONDEAU

18 de Febrero de 2024 | 08:11
Edición impresa

Hicimos un resumen, en nuestra entrega anterior, de cuánto habían gastado las damas de la realeza en ropa y accesorios. ¿Gastado o invertido? Porque ya sabemos que la compra de una buena cartera de materiales nobles o un modelo clásico de un maestro de la alta costura es más una inversión que un gasto y los beneficios se siguen obteniendo durante años cada vez que es lucido por la feliz adquiriente.

El año que pasó se consolidó el concepto de la moda sustentable. La repetición de atuendos, incluso después de décadas, ha marcado el camino de reinas y princesas. Hasta hace unos pocos años solo los hombres repetían trajes y la mayoría lo hacía con cierto disimulo exceptuando el hoy rey Carlos III de Inglaterra, el primer “royal” en preocuparse por el medio ambiente y el impacto negativo que ejerce la industria textil. Y no lo hacía de la boca para afuera sino que lucía orgulloso el mismo chaqué en todas las bodas y un saco gris (de impecable sastrería) con un remiendo en el bolsillo. “Si puede arreglarse… ¿para qué comprar otro?”, decía…

La familia real el Día del Rey / Web

No han llegado a tanto nuestras chicas “royal” y, aunque mucho menos que otros años, han estrenado preciosos atuendos que destacaremos en las próximas entregas. Hoy le toca el turno a la preferida por haber nacido en estas tierras y también por actitud y belleza.

MÁXIMA SIEMPRE MÁXIMA

Las giras y las visitas de estado fueron la pasarela perfecta para que la reina de los Países Bajos luciera sus más despampanantes modelos. “Antes muerta que sencilla” es su lema para las galas pero, como un camaleón y con gran sentido de la ubicación, baja el registro y sabe lucir trajes sencillos cuando no trabaja de reina sino como financista para la Organización de las Naciones Unidas. El cambio es cada vez más notable.

Si en algo se destaca Máxima es en los accesorios y por eso las alarmas saltaron cuando en una visita a Eslovaquia, en marzo, la vimos sin sus clásicos zapatos de tacón de 12 centímetros. Los medios especializados comentaban que por problemas en las articulaciones se le había prohibido volver a usarlos. Durante varias apariciones la vimos con balerinas o unos zapatones poco elegantes pero que parecían extremadamente cómodos. Por suerte no pasó de un susto y al mes siguiente volvió a subirse a los Gianvitto Rossi de toda la vida. Tacazos, guantes y tocado son su sello y quitárselos es como sacarle a París su Torre.

Y hablando de París… Cuando en abril Emmanuel y Brigitte Macron, la pareja presidencial francesa, visitó los Países Bajos, la reina nos regaló el primer estreno del año: un vestido de Claes Iversen de un rojo furioso cuyo corte no decía gran cosa pero que tenía unas mangas abultadas a la altura del codo que le otorgaban modernidad a un modelo clásico. Y un detalle que no podemos pasar por alto: el vestido era exactamente del mismo color que la banda roja que el protocolo indicaba que había que llevar con las condecoraciones de Francia. Como homenaje al encuentro, mientras duró la visita Máxima vistió rojo y azul en todas sus apariciones tal los colores de la bandera del país galo y del país del que ella es reina.

Vestido de Jan Taminiau que estrenó en 2011 y volvió a usar en 2023. Máxima posa con la reina Matilde de los Belgas / Web

También de Claes Iversen son dos de los atuendos con los que visitó la Feria de la Moda de Milán en abril. El primer día llevó un piloto. O, mejor dicho, un trench color piloto porque en caso de lluvia no cumpliría su función ya que está íntegramente calado y cada agujero está sellado con un ojal dorado. Al día siguiente llevó un vestido dorado que tiene pulseras doradas de metal en las mangas y que son un homenaje a las mujeres de las tribus africanas a las que se obligaba a llevar anillos en su cuello. Ambos atuendos pertenecen a la colección 79AU de 2019 que lleva ese nombre porque así se denomina al oro en la tabla periódica de elementos. ¡Qué dupla maravillosa forman la reina y el diseñador holandés!

Sin duda la coronación de Carlos III y la boda del príncipe heredero de Jordania fueron dos de los actos más relevantes del año y nuestra reina destacó aunque, raro en ella, no siempre por los motivos correctos. Porque puede gustar o no lo que se pone pero va siempre acorde con el protocolo salvo en Londres… Extrañó que para la ocasión estrenara un vestido blanco, el elegido por las novias en sus bodas y por las reinas en las coronaciones … pero en las propias, no en las ajenas. De todas formas fue uno de los grandes atuendos del año. Estaba hecho a medida por Jan Taminiau y era de corte muy sencillo con unas flores caladas en el escote. Un trabajo artesanal.

 

El azul fue el color que más usó la reina, pero ha virado a los tonos tierra

 

En la boda jordana la reina de los Países Bajos quiso estar acorde al acontecimiento y ubicación geográfica y estrenó un vestido de la casa de alta costura Mahpara de origen pakistaní. El traje es de la colección nupcial y ha sido modificado en su estructura pero conservó el bordado en pedrería e hilos de seda a tono.

La visita de estado a Bélgica fue una excusa para que pudiéramos ver el duelo del año: la contienda de la moda entre Máxima y Matilde, la reina de los belgas. Durante años han compartido estilo y diseñadores. Matilde sigue siendo fiel a Natan mientras que Máxima ha ido por otros carriles. No es porque sea argentina y la queramos pero Máxima, en esta visita ganó por varios cuerpos. Y es que sacó del armario dos vestidos de Jan Taminau inolvidables. Uno en rosa pastel con escote profundo (demasiado para una reina dicen algunos), cuerpo bordado y falda con tules que forman rosas y que repitió en noviembre cuando se tomaron nuevas fotos oficiales de la pareja real; y el otro vestido que llevó en Bruselas fue el dorado que estrenó en la fiesta con que festejó sus 40 años y que marcó un antes y un después en su estilo.

Posado oficial de noviembre / Web

Aunque no en la misma ocasión (eso sería imperdonable) ambas reinas han lucido en 2023 el mismo vestido en sendas visitas de estado. Se trata de un diseño del griego Costarellos que Máxima tiene en rojo y Matilde en azul. Es un vestido largo de encaje combinados con negro.

El tercer martes de septiembre se celebra en los Países Bajos el Día del Príncipe y significa también el regreso oficial de los reyes a la actividad oficial luego de las vacaciones de verano. ¿Qué se pondrá Máxima este año? Se preguntan días antes las revistas especializadas. Y ella nunca defrauda. En esta ocasión su look fue revolucionario. Otra vez el elegido fue Claes Iversen quien la vistió con un dos piezas de pantalón y chaqueta en color durazno. Ya que no llevara falda fue un shock pero mucho más cuando se supo que la tela con que estaba hecho el atuendo era reciclada. Lo acompañó con un abrigo estampado con motivos pintados a mano y festoneado. Fue un atuendo polémico.

Los tres atuendos de la colección dorada de Claes Iversen / Web

También lo fue el vestido violeta y rojo con apliques de encaje, arandelas y cuentas a tono que llevó en noviembre. Es un vestido de día que ya había usado, siempre con accesorios en rojo. No nos decidimos si se trata de un vestido romántico o una reinterpretación casual de los vestidos rococó de siglos pasados. Ya juzgarán los lectores.

¿No ha cometido fallos, acaso? Es cuestión de gustos. Pero ese vestido verde que llevó dos veces en 2023 (a falta de una), con esa cantidad de tela y ese color tan chillón es para el olvido.

 

Las giras y las visitas de estado fueron la pasarela perfecta para la reina Máxima

 

Con el frío de noviembre llegaron las capas. Máxima tiene por lo menos diez capas y es el tipo de abrigo que más usa. La mayoría son lisas pero las tiene también en degradé, a rayas y hasta una de Iversen con pequeñas piezas de hierro aplicadas, casi como si se la hubiera bordado un ferretero.

El azul fue el color que más usó la reina en 2023 pero en las últimas semanas ha virado a los tonos tierra. El traje monocromo y los abrigos oscuros la acompañarán hasta mayo cuando la primavera boreal vuelva a hacerla brillar.

¿Nos sorprenderá en 2024? Siempre y cada vez más. Máxima arriesga y (casi) siempre, gana.

Los reyes de los Países Bajos en la coronación de Carlos III / Web

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$120/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2250

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$160/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3450

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$120.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2250.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla