Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Espectáculos |EL ESTRENO DE LA SEMANA

Amy Winehouse: la diva de talento único y final trágico vuelve a cantar sus penas en el cine

Este jueves llega a las salas de la Ciudad “Back to black”, biopic sobre la emblemática cantante, protagonizada por Marisa Abela, que sigue reinterpretando una vida marcada por los excesos

Amy Winehouse: la diva de talento único y final trágico vuelve a cantar sus penas en el cine

Marisa Abela, la actriz elegida para interpretar en la pantalla grande a la diva Amy Winehouse

7 de Abril de 2024 | 04:27
Edición impresa

La historia es conocida: en 2008, los seguidores de la cantante de soul británica Amy Winehouse le suplicaron a la cantante que “no desperdicie su talento”, tras la divulgación de un vídeo que la muestra fumando algo que parece crack, un derivado de la cocaína. “Amy, por favor, pide ayuda antes de que sea demasiado tarde. Tienes un talento inmenso que se va a consumir demasiado rápido”, escribió un admirador. Tres años después, murió, con el corazón roto y el cuerpo agotado de sustancias. Tenía apenas 27 años.

Y era ya, con solo dos discos, el talento más grande de aquellos días musicales. La nueva voz del jazz, que había causado sensación al cantar que no quería hacer rehabilitación, que había salpicado de humor y personalidad los relatos de noches salvajes. Su voz era capaz, sin sobreactuar, de transmitir todo el abanico de emociones humanas: en todo lo que cantaba, lo que se escuchaba era su emoción real y cruda. Pero todo aquello que volcaba allí, nunca lo pudo resolver.

Su muerte fue una tragedia que todavía se llora, una pena que nadie en el universo de la música quiere soltar, y que ahora seguirá provocando lágrimas en los cines: el jueves, se estrena “Back to black”, biopic ficcional sobre la vida de la cantante de Camden, su lucha con la fama mundial, su arte, ingenio y honestidad, y, claro, sus demonios. Ahí está, en el título de la película, nombre de su segundo disco de estudio, cifrado ese regreso a la oscuridad de una luminosa artista, un talento único de una generación (”en 100 años, en 200 años, los niños seguirán enamorándose de ella”, dijo alguna vez Pete Doherty), encarnado por Marisa Abela, actriz de “Industry” en su primer gran papel en el cine.

“Yo quería hacer una película desde la perspectiva de Amy, a través de sus ojos”, explicó la directora de la película biográfica, Sam Taylor-Wood. “El único lugar donde su verdad podía ser encontrada era en la letra de sus canciones y en la música. Decidí contar su historia a través de sus propias palabras, de las canciones que escribió, de las canciones donde ella vertió su alma. Ella cantó sobre su amor, su dolor, su decepción, todo ello impregnado de una profunda emoción y, a menudo, de un humor salvajemente mordaz”.

 

“Quiero que la gente escuche mi voz y olvide sus problemas durante cinco minutos, que me recuerden por ser tan solo como soy”

Amy Winehouse,
cantante

 

Así, “Back to black” es un drama, una mirada ácida a la industria musical y un vistazo a la tragedia de Amy, pero también es un musical, que utiliza aquellas míticas canciones, las del disco en cuestión (ganador de 5 Grammy, y que vendió 16 millones de copias), para contar el dolor en el corazón de Winehouse.

“Ese es el marco de mi película. Los latidos del corazón de Amy, más fuertes con cada desamor, cada canción es un desahogo de apego de su historia de amor entre ella y Blake. Es una historia de amor, es también una carta de amor para ella, y está contada con su voz, sus palabras y su perspectiva. Ella sólo ve el bien, porque el amor es ciego”, explica Taylor-Wood, directora que ya anduvo en el terreno de la biopics musicales con “Nowhere Boy”, película sobre los años mozos de John Lennon, y que también dirigió “Cincuenta sombras de Gray”.

BIOGRAFÍAS EN DISPUTA

No se trata de una biografía autorizada, como fue el último documental sobre la diva, que la familia de Amy produjo en respuesta a la película de Asif Kapadia, que pinta una compleja relación en la familia Winehouse que colaboró con su final. Pero Taylor-Wood reveló que la familia recibió bien la película. “La verdad es que Amy amaba a su padre, sin importar si nosotros pensamos que hizo lo correcto o no”, lanza la cineasta.

“Back to black” es así la última de las revisiones sobre la vida de Amy, a la que recientemente echó luz la publicación de las memorias de la artista.

“No es que quiera ser como todo el mundo, me gusta tener mi propio modo de ser. Me encanta ser ruidosa y malhablada con la gente, porque es como soy”, escribe en una de esas reflexiones de juventud expuestas en “Amy Winehouse, de su puño y letra”.

Son los padres de la artista británica, Janis y Mitch, quienes lo han dotado de forma y contenido, tras llegar a la conclusión de que, “con demasiada frecuencia, se ha relegado a un injusto lugar secundario su genialidad”, cuando, “al margen de los consabidos sinsabores de su azarosa vida personal, ella quería ser reconocida como autora y compositora”.

“No podemos blanquear la historia de Amy. Sí, era una adicta y, sí, su vida también era un caos. Pero esas son circunstancias e imponderables en los que no es nuestra intención extendernos aquí”, subrayan en el prólogo del libro.

Ciertamente, como señalan los progenitores de la cantante, fallecida en 2011 por una excesiva ingesta de alcohol, “cuesta encontrar siquiera el más leve rastro de ese tormento o de tamaña pesadumbre en cualquiera de sus textos”, salvo en contados fragmentos.

“Odio mi temperamento. A veces llega a apoderarse de mí hasta el punto de que me hace llegar a ser violenta físicamente con aquellos a quien quiero. Ahora mismo estoy escribiendo para liberar toda la rabia contenida”, confiesa en uno de esos escritos íntimos.

El libro revela lo terapéutica que para la artífice de “Back to Black” era la escritura, como en otro comentario de sus diarios: “He pasado por momentos en los que he estado tan jodida por una situación que he tenido que estamparlo todo por escrito y descubrir así sentimientos que he tenido que asimilar”.

 

“Creen que conocen a mi hija –las drogas, la adicción, las relaciones destructivas– pero había mucho más”

Janis Winehouse,
madre de Amy

 

“Después del fallecimiento de Amy, empezamos a rebuscar entre los cuadernos y dibujos que atesorábamos desde su más tierna infancia. Y en ese momento comprendimos cómo, tras ese velo de aparente despreocupación, había estado perfeccionado cuidadosamente su arte, a la sombra de su talento, durante años”, indican los Winehouse ante textos cada vez más elaborados y personales.

En ellos comenta sus deseos “desesperados” de ser periodista o de ser “muy famosa y trabajar en el escenario”. “Quiero que la gente escuche mi voz y olvide sus problemas durante cinco minutos, que me recuerden por ser tan solo como soy”, dejó escrito, un objetivo que proyectó hasta en una lista de lo que haría cuando alcanzara tal objetivo.

Y, aunque “tampoco puede desprenderse una comprensión cabal de todas las interioridades de la artista” a través del libro, como reconocen los autores, lo más interesante es comprender cómo congelaba en aquellas líneas muchos de sus pensamientos y, tiempo después, ya procesados, los convertía en canciones.

“Embotellaba sus emociones hasta que alguien o algo le daba las llaves para abrirlas”, señalan sus padres al recordar que detenía discusiones en seco para tomar apuntes de esos momentos, una muestra más de que “escribía sus letras e hilvanaba sus melodías desde lo más profundo de su corazón”.

El ejemplo más claro es la canción “Rehab”, que nació tras una conversación con su padre a raíz de que se le recomendara someterse a tratamiento por adicción al alcohol. “No quiero ir, papá. ¡No dispongo de noventa días!”, le dijo entonces, y varios años después filtró aquello en su mayor éxito musical.

 

“Era más feliz cuando actuaba. No creo que hubiera querido ser recordada como una figura trágica”

Jools Holland,
pianista

 

El libro completa una misión de los Winehouse: convertir el legado de Amy en más que su tragedia. Luego de que Asif Kapadia, el documentalista que contó también la historia de Senna y Maradona, lanzara su oscarizado documental en 2015, su familia decidió colaborar con la BBC para contar otro costado de la historia: “Reclaiming Amy”, que según su padre ofrece una “imagen más completa de Amy”.

MÁS ALLÁ DE LA TRAGEDIA

“Creen que conocen a mi hija –las drogas, la adicción, las relaciones destructivas– pero había mucho más”, relata su madre de Amy en el documental que contiene entrevistas con amigos de toda la vida, incluida una, Catriona Gourley, que revela que tuvo una relación romántica con la cantante. Ya desde el título, la película intenta reescribir el legado de Winehouse.

 

“La película es una historia de amor, es también una carta de amor para ella, y está contada con su voz, sus palabras y su perspectiva”

Sam Taylor-Wood,
directora de ”Back to black”

 

En ese sentido, la película pretende desmentir las acusaciones de que su familia se aprovechó de su éxito y no hizo lo suficiente para ayudarle a superar su adicción. Ese era el hilo conductor de “Amy”, el documental de Kapadia, especialmente crítico con el padre de Amy Winehouse y con su exmarido, Blake Fielder-Civil.

El divorcio con Blake fue un punto de inflexión en su vida: tras mil escándalos, se separaron y Amy se sumió en la depresión, la bulimia y las adicciones. Trató de retomar su actividad artística, pero no estaba en forma, y las últimas imágenes de ella en escena muestran a una persona en el borde. En su último show, el 18 de junio de 2011 en Belgrado, tuvo que abandonar el escenario antes de lo esperado después de un sinfín de abucheos que le recriminaban el hecho de que ni tan siquiera se mantuviese en pie por sí misma. Un mes después, el guardaespaldas de Amy Winehouse la encontró muerta en su casa.

Pero tiene razón su familia cuando dice que esa no es la historia completa de Amy. Así reconoce también el pianista Jools Holland, que solía salir de gira con Winehouse, recuerda por su parte que ella “era más feliz cuando actuaba”. Y, dice, “no creo que hubiera querido ser recordada como una figura trágica”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$135/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2590

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$190/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3970

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$135.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2590.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla