Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $106,55
Dólar Ahorro/Turista $175.81
Dólar Blue $200,50
Euro $120,25
Riesgo País 1827
Opinión |FRENTE A LA NUEVA ETAPA
La economía de los primeros días y el salto de confirmación

Por MARTIN TETAZ (*)

La economía de los primeros días y el salto de confirmación

La economía de los primeros días y el salto de confirmación

27 de Diciembre de 2015 | 02:43

Twitter: @martintetaz

La anécdota que voy a contar ocurrió hace cerca de cuatro años atrás, cuando los Blackberry todavía tenían ínfulas de disputar el reinado del mercado de los teléfonos celulares.

Mi mujer, por entonces mi pareja, quería comprar un nuevo celular y le costaba horrores resistirse a la moda que imponía tener el último de aquellos aparatitos

Le sugerí que optara por un Iphone 3, porque en un viaje por trabajo a Paraguay me había enamorado de la primera versión de la marca de la manzanita mordida y realmente me parecía un producto superior a la competencia.

El debate duró varios días hasta que se me ocurrió proponerle que cotejáramos ambos modelos en una de las tantas páginas de internet que ofrecían la batalla “Iphone vs Blackberry” comparándolos en 15 dimensiones que iban desde el tamaño de la pantalla, hasta los pixeles de la cámara, pasando por la velocidad del procesador y la capacidad de la memoria.

El Iphone ganaba en 14 de las 15 comparaciones. El Blackberry solo se imponía en el teclado, porque el qwerty físico era (y sigue siendo) imposible de superar incluso por las versiones táctiles más sofisticadas.

Graciana me miró con suficiencia y me dijo… “es que para mí el teclado es fundamental” y a pesar de la derrota por goleada en la comparación, acabó sucumbiendo a la tendencia de la moda.

EL SESGO DE CONFIRMACION DE HIPOTESIS

Debo confesar que resultado no me tomó por sorpresa. Recordaba perfectamente el experimento que había hecho el Profesor Charles Lord, junto con Lee Ross y Mark Lepper, en el que sometieron a 48 estudiantes universitarios a que confrontaran y debatieran sus opiniones respecto de la pena de muerte, uno de esos temas que garantizan tanta polémica y polarización de opiniones como el aborto o la legalización de las drogas.

Lo interesante de aquella intervención es que, aunque se les dijo tanto a los defensores como a los detractores de la pena capital, que les proporcionarían investigaciones científicas que ponderaban y evaluaban los argumentos de cada uno, los profesores les dieron a todos los alumnos el mismo artículo y les preguntaron luego de leerlo si ahora que conocían más evidencia científica y nuevas posturas teóricas respecto del tema, seguían pensando igual que antes o habían puesto en duda sus convicciones.

Sistemáticamente los participantes en el experimento reportaron estar más convencidos que antes, ahora que conocían este nuevo artículo; las posiciones lejos de moderarse se fanatizaron y polarizaron más.

Es plausible pensar que esa tendencia a dejar de lado e ignorar cualquier información que contradiga una hipótesis previa y que de algún modo ponga en duda nuestras convicciones, tenga raíces evolutivas. Después de todo, aunque habría sido mucho más eficiente un diseño cognitivo más humilde y crítico, somos animales sociales y el reconocimiento de los errores por parte de los líderes bien podía poner en jaque el reinado, al generar dudas en el grupo respecto de los atributos del conductor.

LA ECONOMIA Y LA POLITICA DE LOS PRIMEROS 15 DIAS

Me convencí que lo que estaba ocurriendo era de manual mucho antes del 10 de diciembre, cuando recién había finalizado el debate entre los candidatos a Presidente y mientras todas las encuestas indagaban sobre el ganador se me ocurrió preguntar en el Twitter si luego de haber escuchado las diferentes posiciones y propuestas, estaban más convencidos o, por el contrario, ahora dudaban de su voto. Respondieron más de 1.000 personas la indagación tuiteril y el 96% de ellos, dijo que lejos de poner en cuestión su voto, el debate había servido para convencerlos de la posición que ya tenían previamente.

Bastaron 15 días de medidas del nuevo Presidente para que esta ceguera selectiva a la información apareciera con una claridad meridiana una vez más. De repente los kirchneristas se pusieron republicanos y los otrora defensores de la importancia del Congreso, se volvieron pragmáticos.

Los que veían con buenos ojos el endeudamiento con los chinos por 11.000 millones de dólares, acusaron al nuevo Gobierno de buscar dinero con colocaciones de deuda en el exterior y prácticamente ningún partidario de Cambiemos se percató que los flamantes funcionarios del Banco Central reconocieron que iban a seguir emitiendo pesos para financiar el déficit fiscal

Para los defensores del nuevo rumbo la salida del cepo fue un éxito rotundo y para los críticos, la represión a los trabajadores de Cresta Roja fue la consecuencia de que la gente ya no tolera los aumentos que disparó la “mega devaluación”.

Poco importa que buena parte del cepo siga aún en pie, como ocurre con la remesa de utilidades atrasadas o con la deuda de los importadores y tampoco avergüenza que al fin y al cabo esta devaluación termine siendo menor que la del 2014.

Ante semejante selectividad parece irrelevante que la situación de Cresta Roja no tenga nada que ver con las nuevas medidas y sea en realidad la consecuencia de las intervenciones de Moreno y los subsidios obscenos que causaron el cierre de 144 frigoríficos de los últimos ocho años.

De repente los kirchneristas se pusieron republicanos y los otrora defensores de la importancia del Congreso, se volvieron pragmáticos

Eventualmente, cuando la evidencia ya es muy abrumadora todos reconocemos que el Blackberry no era el mejor teléfono, pero en el corto plazo, cuando tomamos las decisiones más importantes para el éxito o fracaso del nuevo modelo, solo miramos la información que confirma nuestras presunciones. Es la ventana de oportunidad que tiene el joven Gobierno para tomar las medidas antipáticas que necesite y los pocos días que le quedan al anterior para construir la huella mnémica que formara el recuerdo de su paso por la historia.

 

Tiempo de uno y otro

Es la ventana de oportunidad que tiene el joven Gobierno para tomar las medidas antipáticas que necesite y los pocos días que le quedan al anterior para construir la huella mnémica que formara el recuerdo de su paso por la historia.

 

(*) El autor es economista, profesor de la UNLP y la UNNoBA, investigador del Instituto de Integración Latinoamericana (IIL) y autor de "Casual Mente" y "Psychonomics"

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla