Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LOS REDONDOS, A 20 AÑOS DE SU PRIMER GRAN SHOW

Dos décadas de pura pasión "ricotera"

El 2 de diciembre de 1989, en Obras Sanitarias, se comenzaba a escribir la leyenda ricotera

Dos décadas de pura pasión "ricotera"

Dos décadas de pura pasión ricotera

Aún sin conocer las derivaciones ni consecuencias que tal actitud podía originar, Los Redonditos de Ricota, la banda de rock más popular en la historia de la Argentina, cristalizaron aquel 2 de diciembre de 1989 una decisión histórica en el marco de su vasta trayectoria.

En aquella jornada calurosa de sábado, la formación conducida en el escenario por Carlos 'Indio' Solari tocó por primera vez en el microestadio del club Obras Sanitarias, esa suerte de "templo del rock" que para algunos cultores de la ansiada "independencia artística y económica" era "meca prohibida" para el grupo que mayor cantidad de fieles ganó durante fines de la década del 80.

En ese primer fin de semana del último mes del año, Los Redondos cristalizaron una determinación tomada algunos meses antes, cuando la serie de shows en capital federal para difundir el cuarto disco, 'Bang Bang, estás liquidado' (1989), empezaba a generar episodios de violencia en los ingresos a las salas en las que se brindaban esos conciertos.

Es que, en septiembre de esa temporada, el conjunto que nació en La Plata allá por 1976, efectuó presentaciones durante tres fines de semana consecutivos en un cine-teatro devenido en salón para recitales, bautizado con el nombre de Satisfaction y ubicado sobre la calle Bernardo de Irigoyen, en pleno barrio de Constitución.

Los problemas surgían con los que no podían comprar sus entradas (porque ya se habían agotado) y pretendían entrar por la fuerza. Un micro escolar pintado de color naranja oficiaba como una suerte de "boletería ambulante", desde tres horas antes del inicio de cada recital.

Y en los arranques de cada uno de los shows o a la salida de ellos se sucedían los cruces entre el público y las fuerzas policiales, que no ingresaban a los recintos pero sí "patrullaban" las calles.

UNA ENCRUCIJADA

Los Redondos atravesaban una suerte de encrucijada. A pesar de que habían evidenciado su postura en el tema 'La bestia pop' (incluido en su primer trabajo, "Gulp", editado en 1985), el grupo se vio inducido a "bailar el rock del rico Luna Park", aunque algunos hubiesen preferido no hacerlo.

El Indio cuestionaba que en cada recital en Obras "una banda independiente" tenía que "adaptarse a otros parámetros" de relación. "La seguridad la manejan ellos y ellos son los dueños", se quejaba, a la par que establecía que entre el grupo y su público lo ideal era que "nada ni nadie se pusiera en el medio".

Sin embargo, la creciente popularidad llevó a "La Negra Poly", según le contaron personajes cercanos a la banda por esos períodos, a enarbolar la propuesta de tocar en Obras, con capacidad para 5.500 personas, aproximadamente. En principio, y de acuerdo a testimonios de allegados de hace dos décadas, Solari no estaba a gusto con la idea pero "no le quedó otra que resignarse". Y esta decisión provocó un cruce con la prensa; una situación recurrente de la que, a pesar de los posteriores pedidos de disculpa, nunca se pudo arreglar.

UNA CALUROSA NOCHE

A partir de esa calurosa noche de diciembre del 89, el grupo platense ejecutó planes "más ambiciosos" e, inclusive, el 29 de ese mes, hubo un multitudinario concierto en la vieja cancha de hockey sobre césped del club de Núñez, con casi 15.000 espectadores.

Comenzaba la masividad y la aparente "barrera" de lo que uno pregona y eventualmente hace, ya no importaba tanto. Más tarde se repitieron los shows en Obras, incluido uno en abril de 1991 en el que se produjo el asesinato de Walter Bulacio a manos de la policía y hubo una polémica mayor, por cierto.

Y luego la banda se erigió en la Argentina como la primera representante de la premisa "Rock en las canchas", a partir de los conciertos que brindó en los estadios de Huracán, Racing, Colón, Unión de Santa Fe, River Plate o en el mismísimo estadio Olímpico de Córdoba, donde se despidió allá por agosto de 2001.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...