Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Corea del Sur también responde y peligra la paz entre ambos países

Ante el estado de guerra declarado por Corea del Norte, los sureños afirman que darán una "fuerte respuesta" a cualquier "provocación"

La precaria paz estaría llegando a su fin. Foto AP
La precaria paz estaría llegando a su fin. Foto AP

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, adviritó hoy que su país dará una "fuerte respuesta" a cualquier "provocación" procedente de Corea del Norte, luego que ese país declarara el estado de guerra entre ambas naciones y advirtiera ayer que tiene previsto aumentar su arsenal nuclear.

"La razón para la existencia de unas Fuerzas Armadas es proteger al país y al pueblo de Corea del Sur, así que si hay cualquier provocación, debemos responder fuertemente en la etapa inicial sin ninguna consideración política", dijo la dirigente en la reunión que mantuvo con el ministro de Defensa, Kim Kwan Jin.

Park, hija del presidente del mismo apellido que creó la Corea moderna y que hace poco más de un mes se convirtió en la primera mujer en alcanzar la presidencia de Corea del Sur, insistió en la importancia y la responsabilidad de "proteger al pueblo".

El tono rotundo de la jefa de Estado se suma a la retórica belicista que crece en la península desde que Pyongyang lanzó un cohete espacial el pasado diciembre, que según Washington y sus aliados fue la prueba de un misil balístico, aunque Corea del Norte insiste en que su único objetivo fue poner un satélite en órbita.

La consiguiente resolución de condena de Naciones Unidas y un paquete de sanciones fueron respondidas por Pyongyang con una prueba nuclear el 12 de febrero, que trajo más sanciones internacionales y una catarata de amenazas y represalias norcoreanas, mientras Seúl y Washington celebraban maniobras militares anuales conjuntas que indignaron al Norte.

El ministro de Defensa surcoreano adelantó que el Ministerio de Defensa prepara "un plan de contingencia de disuasión activa para neutralizar rápidamente cualquier amenaza nuclear o de misiles balísticos procedente de Corea del Norte", informó la agencia de noticias Europa Press.

El jefe de las Fuerzas Armadas explicó que para ello desplegará una "cadena mortal", un sistema de ataque capaz de detectar, atacar y destruir los objetivos nucleares y de misiles balísticos del régimen comunista, a pesar de que estaba previsto para 2015.

También indicó que planea adelantar el despliegue del sistema de defensa aérea de Corea del Sur, capaz de interceptar misiles o aviones de combate a entre 10 y 30 kilómetros de altura.

Las dos Coreas se encuentran en "estado de guerra" desde el sábado pasado cuando el Gobierno de Kim Jong-un anunció a través de un comunicado que a partir de ese momento todos los problemas que surjan en las relaciones bilaterales "serán abordados de esta forma".

Además, apeló a "una batalla final a vida o muerte" para terminar con "la historia de un largo enfrentamiento con Estados Unidos y dar comienzo a una nueva era". Anteriormente, había amenazado con atacar las bases militares del país norteamericano en Hawai, Guam y Japón.

El gobierno comunista atribuyó su decisión a las amenazas proferidas por Corea del Sur y Estados Unidos, con las que "han rebasado los límites", pasando de "la fase de la amenaza y el chantaje a la temeraria fase de guerra actual".

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha condenó estas acciones, al considerar que violan las resoluciones que prohíben a Corea del Norte desarrollar y usar tecnología nuclear y de misiles balísticos.

Pyongyang amenazó en los últimos días con cerrar el complejo industrial de Kaesong, situado en el Norte y que emplea en su mayoría a trabajadores de este país, aunque es operado con tecnología y dinero del Sur, donde los empresarios pidieron que el parque industrial quedara fuera de la confrontación.

Si bien el complejo continuaba funcionando normalmente hoy, su clausura marcaría una grave escalada de las tensiones, más allá de la retórica bélica.

Ayer, Estados Unidos envió jets de combate F-22 a Corea del Sur para una maniobra conjunta, informó la edición online del diario "The Wall Street Journal", que calificó la medida como otro paso de Washington destinado a mostrar a Corea del Norte su capacidad militar.

Los jets, con capacidad de pasar desapercibidos para los radares, llegaron el domingo desde la base aérea de Kadena, en Japón, informó un representante de las fuerzas estadounidenses en Corea (USFK), sin concretar cuánto tiempo permanecerán en ese país.

La semana pasada, Estados Unidos ya había enviado dos bombarderos de camuflaje con capacidad nuclear B-52 y B-2 a los ejercicios militares, lo que fue considerado por Pyongyang una provocación

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...