Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
QUEJAS Y RECLAMOS EN DIFERENTES BARRIOS

Se multiplican los desbordes cloacales en casas y edificios

Colapsan sótanos, cocheras y veredas. Absa apunta a conexiones de edificios nuevos

En distintos puntos de la Ciudad los desbordes cloacales tienen a los vecinos a maltraer. En uno de los casos, un edificio de 43 entre 12 y 13, donde viven 17 familias, no se pueden usar los sanitarios y, además se quedaron sin agua porque se les inundó el sótano por una filtración que aparentemente proviene de la calle y como consecuencia saltó la instalación eléctrica. Algo parecido preocupa a vecinos de 19 y 64 donde se inundó el departamento de la planta baja de un edificio y en 126 bis entre 531 y 532, donde la gente se queja porque la calle está hecha “un desastre” por los rebalses cloacales.

En el edificio de calle 43 N° 861 los vecinos señalaron que hace un mes conviven con un fétido olor cloacal que se percibe de manera más intensa en el pasillo de la planta baja.

“No nos dábamos cuenta que el problema provenía del sótano, de las paredes linderas con la vereda. De allí comenzó a filtrar un agua pestilente que nos dimos cuenta provenía de la red cloacal”, contó Silvia Días, una de las personas que vive en el inmueble.

Lo que en principio fue un olor desagradable y algo de humedad en las paredes más bajas, el miércoles se transformó en una vertiente que en pocas horas inundó completamente el sótano. El agua provocó que el tablero eléctrico y la bomba que envía el agua a los departamentos, se quemaran.

“El cortocircuito fue impresionante, nos quedamos todos sin luz, ni agua. Lo curioso es que yo que vivo en el cuarto piso, también descubrí que empezó a salir agua del lavadero”, sostuvo Carolina Marchioni, también vecina de ese edificio.

La gente se comunicó con Absa para denunciar el hecho y trató de hacer drenar el agua como pudo para secar el ambiente afectado por la inundación cloacal. Sin embargo, el agua era tanta que tuvieron que contratar los servicios de una empresa para que pusiera una bomba de extracción.

“Es todo un gran problema porque como las instalaciones quedaron húmedas no podemos volver a poner una bomba para el agua. En suma nos tenemos que manejar con los baldes que acarreamos desde otros lugares, aunque la mayoría de los vecinos están con el mismo problema que nosotros”, agregó Días.

Los vecinos señalaron que desde hace meses hay indicios de que las cámaras cloacales están obstruidas y que pese a los reclamos formulados, hasta el momento no encontraron una solución al problema planteado.

TAMBIEN COMERCIANTES

“Otros vecinos de la misma cuadra, tienen los garajes inundados y hay una peluquería que tuvo que clausurar un salón que tenía en el subsuelo porque siempre se le filtraba el agua de la vereda”, agregó otro vecino de la zona.

Aunque con menor gravedad, un problema parecido afecta a un departamento de la planta baja de un edificio ubicado en 19 N° 1568. “Los nueve departamentos tenemos problemas con el agua y en el de la planta baja se le inundaron varios sectores por los desbordes cloacales. Esperamos que todo se arregle cuanto antes”, sostuvo uno de los vecinos afectados por el problema.

En la zona de 126 bis entre 531 y 532, los vecinos señalaron que desde hace varios meses conviven con las pérdidas cloacales. Según indicaron, las aguas servidas se propagan a lo largo de varias calles.

“Es una cuestión hasta de salud porque tanto los chicos como los grandes no tenemos forma de esquivar el agua contaminada que sale de las cámaras. Pedimos muchas veces que vengan a destaparlas, pero la calle es un río y nadie nos lleva el apunte”, dijo un vecino.

Además de un olor que calificaron como “insoportable”, los vecinos dijeron que tienen temor a que los chicos contraigan enfermedades como gastroenterocolitis por estar en contacto con ese foco insalubre.

“En esos charcos se van a multiplicar los mosquitos, pero también tienen problema para cruzar la calle las personas mayores porque la acumulación de agua es mucha en varios sectores de la 126 bis”, señaló Mirta Caballero, una de las vecinas afectadas por el problema.

NUEVOS EDIFICIOS

Al respecto, fuentes de Absa indicaron que el problema del edificio de 43 entre 12 y 13 “ya se encuentra solucionado”, mientras que “los otros dos se encuentran en vías de solución”.

“Es importante destacar respecto a los edificios, que los mismos han sido conectados a la antigua conexión existente donde antes había una sola unidad funcional”, dijeron fuentes de Absa, y precisaron que “en esa misma conexión ahora funcionan 17 departamentos en un caso y en el otro un edificio de unos 9 pisos, generándose desde el punto de vista técnico los colapsos que se mencionan”.

Por último, agregaron que “independientemente de los trabajos que operarios de Absa realicen en el lugar, los nuevos edificios deben solicitar una nueva conexión adaptada a tantas unidades funcionales”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...