Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
La Ciudad |CLUBES, FACULTADES, COMERCIOS Y EMPRESAS SIENTEN EL CIMBRONAZO DE LAS SUBAS

Cuentas que no cierran: el tarifazo de la luz acorrala la economía de distintos sectores

Las abultadas facturas preocupan en la Región provocan estrategias para aliviar el “shock”

Cuentas que no cierran: el tarifazo de la luz acorrala la economía de distintos sectores

Cuentas que no cierran: el tarifazo de la luz acorrala la economía de distintos sectores

24 de Abril de 2016 | 02:11

Afilan el lápiz, revisan la contabilidad, viven con la calculadora sobre la mesa y las planillas de cálculo abiertas en la computadora. Pero los números no parecen cerrar nunca. Empresarios, comerciantes, dirigentes de clubes, autoridades educativas de la Ciudad, experimentan un cimbronazo que ya no es sorpresa pero no deja de provocar tragos amargos: el de los aumentos en las boletas de la luz.

Por estos días, en todos los sectores se tejen estrategias para enfrentar este “shock eléctrico”; tarifas diferenciadas para los clientes de alta demanda, “sociales” para las instituciones barriales y de bien público, nuevas partidas presupuestarias para la Universidad Nacional... Todos procuran atenuar un sacudón que condiciona la agenda presente tanto como los proyectos a corto y mediano plazo.

“La electricidad es un insumo productivo; además de los desafíos para la estructura de las empresas, muchas de las cuales afirman que las subas son imposibles de pagar, está el riesgo de un traslado de los nuevos costos a toda la cadena comercializadora, con efectos inflacionarios” explica Mario Turkenich, desde la Mesa Institucional Regional.

“En otra escala, hay ya quienes apagan vidrieras y reducen la iluminación de los escaparates en sus locales” advierte el dirigente de la Federación Empresaria de La Plata (FELP).

La quita de subsidios a la energía eléctrica implementada por el gobierno nacional se tradujo en que los establecimientos industriales y comerciales de la Región caracterizados por la distribuidora Edelap como incluidos en la categoría “T3” (segunda entre los grandes clientes, con consumos de más de 300 kilovatios) comenzaran a recibir boletas con cifras que duplican o triplican a las anteriores.

Juan Carlos Piancazzo, titular de la Cámara de Comercio e Industria local, subrayó que “no estamos en contra de que las tarifas sean las ‘verdaderas’, pero sí advertimos que en los negocios hay problemas tanto por la falta de consumo como por falta de trabajo, y no se ayuda al sector como se lo ha hecho con otros rubros productivos”.

En la Unión Industrial del Gran La Plata, que nuclea a unas ochenta empresas de todo tipo, de metalúrgicas a papeleras, pasando por alimenticias, transportistas, petroquímicas y constructoras, están montando un esquema de asesoramiento. Enviaron consultas a las firmas para relevar los montos de las facturas pasadas y de este mes, con miras a generar un curso de acción y ofrecer consejos a los asociados que lo requieran.

La imposibilidad de “tocar” más los precios en épocas de vacas flacas es otro de los factores que achican el margen de acción de los comerciantes. “Veníamos pagando entre 28 mil y 32 mil pesos mensuales y ahora tenemos una factura de un poco más de 61 mil pesos” precisa Rafael García, dueño de una distribuidora de alimentos congelados de 133 entre 40 y 41: “no sabemos cómo vamos a enfrentar ese costo porque en este momento en que la gente ya nos compra menos, no podemos trasladar eso a los clientes. Hay que empezar a achicar por otro lado”.

CLUBES Y BARES, MUY AJUSTADOS

Cuando se habla en particular de bares, restaurantes y locales gastronómicos, la necesidad de mantener en acción permanente a heladeras y freezers, y el prolongado funcionamiento en horarios nocturnos, hace imposible instrumentar medidas de consumo “racional” mas allá de determinados límites.

“Marzo fue muy malo para el comercio por el inicio del ciclo lectivo y porque la gente volvía de las vacaciones, pero la quita de subsidios sumada a la baja rentabilidad y la recesión agrava el cuadro desfavorable” precisa el presidente de la Asociación Empresaria de Hotelería y Gastronomía de La Plata, Claudio Aguilar: “en algunos casos, los aumentos están llegando al 220 ó 250 por ciento”.

En los clubes de barrio, los dirigentes afirman que mal podrían pagar las boletas “ajustadas” cuando ya les era imposible afrontar el pago de las subsidiadas. Desde la Federación de Instituciones Culturales y Deportivas de La Plata se vienen promoviendo diferentes gestiones con funcionarios provinciales y locales, con un objetivo en mente: que promuevan la inclusión de las entidades comunitarias en la denominada “tarifa social”.

“Tener que afrontar las nuevas tarifas puede ser fatal para un club de barrio” advierte Luis Le Moal, presidente desde hace un cuarto de siglo del Club Cultural y Deportivo Almagro. En la sede de 80 entre 121 y 122 se pagan unos 2 mil pesos de luz por bimestre, y las proyecciones marcan que esa cifra se triplicará. Con apenas 200 socios que pagan 20 pesos por mes, asoma como una misión imposible.

“Hay clubes a los que les ha llegado la factura triplicada en su monto a pagar. Y eso sólo de luz. Cuando empiecen a llegar las boletas del gas, las deudas serán imposibles de pagar”, revela Alberto Alba, presidente de la federación que nuclea a unas 250 asociaciones, centros de fomento y bibliotecas locales. La entidad reclama la urgente reglamentación de la ley provincial 14.757 que contempla un régimen de promoción para el sector, con la posibilidad de implementar tarifas sociales.

El Centro de Fomento Circunvalación, de 7 entre 77 y 78, es otro de los que padecen la llegada de las boletas de Edelap. Su presidente, José Sagastume, muestra la más reciente con preocupación por las que vendrán. “Pagamos tres mil pesos por bimestre, que se irían a nueve mil; nos facturan como si fuésemos una sociedad comercial, pero acá los chicos vienen a practicar deportes con cuotas que son accesibles, y además tenemos muchísimas actividades por las que no recibimos un peso, como todas las vinculadas con los jubilados”.

REFUERZO PRESUPUESTARIO

Con las boletas en la mano, las autoridades de la Universidad Nacional de La Plata admiten que el presupuesto aprobado en 2015 para este ciclo académico quedará “escaso” para el normal funcionamiento de las facultades.

En Ingeniería, por ejemplo, donde un tercio de las partidas que le corresponden a esa unidad académica se destina a servicios para alimentar grandes máquinas, herramientas y laboratorios, el incremento interanual en la tarifa de electricidad fue del 400 por ciento. “La facturación aumentó de $60.000 en marzo de 2015 a $250.000 en marzo de este año” informó el decanato desde los claustros del Bosque: “pero el incremento presupuestario acordado fue del 35 por ciento, por lo que las cuentas no cierran. Ya se puso en marcha un plan para disminuir el gasto, tratando de evitar que se vean afectadas las prácticas de los estudiantes”.

“Estamos gestionando un refuerzo presupuestario para la segunda mitad del año”, reveló el rector de la UNLP, Raúl Perdomo: “la situación tarifaria no sólo nos afecta a nosotros, sino a todas las universidades del país (...) La salida estará entre una tarifa diferenciada o mayor asignación de fondos”.

CASOS “EXCEPCIONALES”

Las subas que están recibiendo los clientes de alto consumo eléctrico son las que ya se habían anticipado desde la Secretaría de Energía nacional. Se trata de un aumento en el costo mayorista del servicio por el retiro parcial o total de subsidios. La medida afecta, según afirman en Edelap, a un porcentaje “muy bajo” de los clientes de la Región, donde la mayoría son usuarios pertenecientes a las categorías T1 y T2, es decir, los “residenciales” y “pequeñas empresas”, respectivamente.

De acuerdo con las precisiones de Edelap, existen dos grupos de clientes T3: uno con consumo menor a los 300 kw, que al igual que las categorías T1 y T2 mantiene un 60 por ciento del subsidio que recibía hasta el esquema tarifario anterior; y el restante, que está por encima de ese gasto energético y ahora no cuenta con la subvención estatal.

“Los edificios de las facultades y algunas instituciones deportivas poseen consumos que los ubican en la categorías tarifarias Tarifa 2 o Tarifa 3, la misma que tienen los grandes comercios, empresas e industrias de la región. Esto se debe al nivel de potencia eléctrica que consumen. La suma de todos los clientes encuadrados dentro de estas categorías tarifarias representan el 1% de la totalidad de los suministros de Edelap en la región, y son el sector de más altos consumos, los escalones más altos de mayores demandas de energía y potencia”, indicaron desde la distribuidora eléctrica.

Y recordaron que “las modificaciones tarifarias anunciadas por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación estuvieron vinculadas a la modificación del precio mayorista de la energía, que redujo el subsidio existente de forma parcial (- 40%) en el caso de estas categorías tarifarias, y de forma total en el caso de la categoría tarifaria 3 con potencia mayor a 300 kW”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$135/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2590

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$190/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3970

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$135.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2590.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla