Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Entre desafíos y debates, la red Uber no se detiene y se instala en la Región

El desembarco mostró que existen zonas grises en materia regulatoria. Opiniones divididas

17 de Abril de 2016 | 01:18

Uber, al menos por estos días, es una realidad, tanto en La Plata como en el área metropolitana. En un contexto de enérgicas protestas por parte de los taxistas -que creen ver peligrar su fuente laboral- y con duros planteos presentados a las administraciones de gobierno, esperan que se sancione con el mayor de los rigores a quienes trabajen por afuera de los sistemas establecidos. Pero en medio de pedidos de intervención a la Justicia, nada parece frenar a una tecnología probada en otras ciudades del mundo que avanza sobre las normativas y atrae a los consumidores, en este caso pasajeros del transporte público que le ven a la aplicación la ventaja, por demás atendible, de viajar más barato.

La polémica se veía venir. Y es que las manifestaciones en contra de Uber que se dan en la Región sucedieron tiempo atrás en otros puntos del planeta donde desembarcó la app.

La realidad es que en muy pocas de las más de 300 ciudades del mundo en que se instaló los sectores de coches de alquiler reglamentados consiguieron ganar la pelea. Con sólo siete años de vida, la empresa nacida en San Francisco - Estados Unidos - revolucionó la movilidad urbana sin tener un sólo vehículo propio en la calle.

Ahora, en la capital argentina la movilización de los taxistas es tal que, por caso, durante una de las jornadas de protesta, propietarios y choferes se repartieron con piquetes en 25 puntos diferentes de esa ciudad. A esa jurisdicción, además, le resultó favorable un fallo judicial que prohibe la circulación, como transporte de pasajeros, a vehículos que no están registrados en el gobierno porteño. En La Plata, demandas de sindicatos de peones y cámaras de propietarios de unidades mediante, intervendrá el Municipio con una presentación ante el fuero penal.

Una dura batalla legal

Ocurre que presentar batalla contra la compañía extranjera que ofrece un servicio que vincula a pasajeros con choferes particulares no es sencillo. Por un lado, no hay forma de impedir que los usuarios bajen a sus celulares la app que los conecta con el sistema; y por otra parte, la detección de los vehículos que circulan por las calles bajo esa modalidad tampoco es fácil: conductor y pasajero, al ser detenidos en la vía pública por la autoridad, bien pueden argumentar que el transportado es un allegado del que maneja y que van juntos hacia algún lugar. Además, según reiteran los taxistas porteños, aplicar multas, si no son masivas, no alcanza para derrotar la novedosa modalidad de viajes urbanos. Uber, explican, es una empresa que llegó al país muy preparada para enfrentar esos embates. “La misma firma se está haciendo cargo del pago de esas multas”, señalan.

También, como otra muestra de las estrategias que está dispuesta a desplegar para quedarse, la empresa lanzó para la Región toda una oferta de viajes gratis hasta el miércoles de la semana que viene.

De acuerdo a la opinión de algunos especialistas, el costo del viaje a través de Uber (por lo menos un 25 por ciento por debajo de la tarifa de taxis y remises) no es el único beneficio que reciben los usuarios. Según aseguran, el esquema “cumple con todos los requisitos necesarios para ser un éxito”, porque, remarcan, “además de económico, es confiable y resuelve de forma simple una necesidad cotidiana de las personas”. Fabián Pons, titular del Observatorio Vial Latinoamericano (Ovilam), subraya, en ese sentido, que el dispositivo tecnológico que cambia la manera de viajar en las ciudades “genera mayor seguridad para el pasajero” y “promueve la movilidad sustentable”, pues, según explica, “el pasajero, antes de subir al auto, sabe quién lo va a llevar, qué tipo de vehículo lo viene a buscar y tiene las calificaciones de otros usuarios”.

Asimismo, hay todo un abanico de usuarios del transporte urbano platense que cuestiona la forma en que ofrecen el servicio los taxis locales. Objetan, por lo general, el precio de la tarifa, que consideran “muy alta”; las condiciones de las unidades, algunas en franco deterioro; y hasta la actitud de algunos choferes, que, dicen, no tratan muy bien a los pasajeros. Para ese sector de usuarios, una competencia como el Uber puede hacer reaccionar a los sistemas establecidos.

En cambio, “del otro lado del mostrador”, que comparten taxistas, remiseros y también algunos pasajeros que buscan garantías más allá de los costos, el sistema Uber brinda “más riesgos que beneficios” y eso es porque, resaltan, al no estar regulado, no se requiere para llevar a la práctica el servicio seguro al transportado ni licencia de conducir profesional ni certificado de la verificación técnica del vehículo, es decir, todo lo que sí le exigen las autoridades a cualquier auto que sale a la calle para la prestación de traslado de pasajeros.

En La Plata hay un cupo determinado, por ejemplo, para taxis. El número lo define el Concejo Deliberante y en la actualidad son 2.131 y ni uno más los vehículos que están autorizados a funcionar dentro del servicio. Desde hace años el sector enfrenta una lucha permanente contra el transporte ilegal (taxis y remises no habilitados) y ahora pelea contra una firma multinacional, poderosa y dispuesta a ganar terreno en las conglomeraciones urbanas cuya cantidad de habitantes justifiquen la prestación.

La encrucijada laboral

Entre todas las polémicas que enfrenta Uber hay una que pone la lupa en la situación laboral de los particulares que ingresan como choferes del sistema. La compañía los considera “socios”, cuentapropistas que prestan el servicio, y entonces, sin relación de dependencia, no tiene responsabilidad sobre ellos. Pero ya son varias las instancias en otros países en las que los conductores argumentan frente a la Justicia que deben ser considerados empleados. De ahí que la firma ya sumaría varias demandas en Estados Unidos.

El debate por lo que algunos consideran “una intrusión” a un sistema regulado, está lleno de complejidades. Lo cierto es que, como comienza a suceder a partir de las nuevas herramientas que surgen en la posmodernidad, la aparición de Uber puso en evidencia la existencia de un vacío legal respecto de la relación tecnología - transporte. Como se dijo, esta manera de viajar tuvo resistencia en todos los países donde apareció y de ahí que, según apuntó Pons, “se ha creado legislación específica para su funcionamiento”.

La presencia de esta app que liga de manera directa pasajeros y choferes puede también, como sostienen algunos usuarios de taxis y remises, llevar a las flotas que están bajo la órbita municipal a replantearse la forma en que prestan el servicio. De hecho, desde el Sindicato de Conductores de Taxis que lidera Juan Carlos Berón ya se anunció que se proyecta modernizar el sistema: construirán garitas en las paradas; incorporarán posnet en los móviles para permitir el pago con tarjeta de crédito y débito; y cámaras de video para brindar una mayor seguridad.

Expedientes
El Juzgado en lo Contencioso Administrativo 3 de La Plata debe resolver en las próximas horas el recurso presentado la semana pasada por los taxistas para frenar el avance de Uber. Además la Comuna avanza con una denuncia penal contra la compañía que ofrece el polémico servicio
Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla