Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
TRAS LAS ELECCIONES LEGISLATIVAS

Estados Unidos cierra sus fronteras y endurece el asilo

Trump ordenó desplegar tropas para evitar que los inmigrantes centroamericanos lleguen a su territorio. Sólo otorgarán refugio a quienes ingresen por puntos autorizados

Estados Unidos cierra sus fronteras y endurece el asilo

La presencia militar ya es notoria en la zona fronteriza con méxico/AP

WASHINGTON

El gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, restringirá fuertemente las condiciones para pedir asilo para los inmigrantes, prohibiendo que las personas que hayan cruzado ilegalmente la frontera desde México puedan pedirlo.

“Nuestro sistema de asilo está sobrecargado con demasiadas peticiones injustificadas de extranjeros que suponen una tremenda carga para nuestros recursos”, dijo el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Concretamente esta decisión implica que los migrantes que no lleguen a Estados Unidos por un puerto de entrada autorizado no van a poder pedir asilo.

Este nuevo reglamento fue publicado por el DHS y se espera que el decreto sea firmado en breve por Trump.

“Hoy vamos a usar la autoridad que nos otorga el Congreso para prohibir que los extranjeros que violan una suspensión presidencial de entrada u otra restricción para la idoneidad para el asilo”, indicó la entidad.

Según la nueva normativa, Trump tiene la autoridad de restringir la inmigración ilegal “si considera que esto está en consonancia con el interés nacional”.

Trump ha calificado de “invasión” una caravana de migrantes centroamericanos que se acerca a Estados Unidos por México. Durante la campaña de las elecciones de mitad de mandato amenazó con cerrar la frontera sur y envió a miles de efectivos a custodiar la zona.

Ayer, un grupo de soldados llegó hoy a la frontera estadounidense entre San Diego (California) y Tijuana (México), para reforzar la seguridad ante la posible llegada de la caravana de migrantes que partió hace casi un mes de Honduras con destino a Estados Unidos.

Se trata de decenas de soldados con base tanto en la estación militar de Camp Pendleton (California) como en la de Fort Bliss (Texas), quienes a partir de ahora apoyarán a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), según indicó el teniente Fredrick D. Walker, portavoz del Departamento de Defensa.

Ayer, una unidad de ingenieros de los Marines colocó alambradas en la valla aledaña al cruce peatonal en San Ysidro, con la intención de “hacer ese muro menos escalable”, comentó Walker.

A un costado de la garita internacional de San Ysidro, considerada la más transitada en el mundo, permanecían camiones militares de la Armada que resguardan la zona.

Autoridades de CBP confirmaron que se ha implementado el Operativo Línea Segura, bajo el cual se monitorea a “los largos grupos de inmigrantes que se dirigen hacia Estados Unidos desde el sur de México en caravanas”.

“CBP está reforzando con suficiente anticipación, con ayuda de agencias aliadas, para garantizar que podamos abordar cualquier contingencia”, señaló esta agencia federal a través de un comunicado.

Trump, ordenó el despliegue de tropas para “defender a la frontera” en respuesta a la caravana con miles de personas que según las Naciones Unidas salió el pasado día 13 de octubre hacia EE.UU., desde San Pedro Sula, norte de Honduras.

Hasta el momento se anticipa la llegada de unos 1.300 soldados en la zona entre California y México. El tema sigue generando controversia y ayer la organización de defensa de los derechos humanos ACLU dijo que el derecho de asilo debe ser concedido a cualquier persona que entre en el país, sin importar donde estén.

PARTICIPACIÓN RÉCORD

Lo cierto es que el verdadero plebiscito sobre Donald Trump que representó las elecciones legislativas del martes provocó todo tipo de emociones. Y también generó una participación electoral histórica.

Con el conteo de votos aún en curso, unos 113 millones de estadounidenses sufragaron en los primeros comicios a nivel nacional de la presidencia de Trump. La cifra representa un sorprendente aumento de 30 millones de electores en comparación con 2014. (AP, EFE y AFP)

Florida
El candidato demócrata a gobernador de Florida Andrew Gillum, quien el martes había dado por perdida su contienda con el republicano Ron DeSantis, afirmó ayer que la diferencia se estrecha cada vez más ya que ahora solo separan a DeSantis y Gillum 38.515 sufragios (0,47 %)

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...