Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El destino del animal más mimado del zoológico local

La elefanta “Pelusa” ya arrancó con el entrenamiento y su viaje a Brasil está cada vez más cerca

Avanzan los trámites para su traslado y ya contrataron a la empresa que se ocupará del operativo. Deberá pasar por una cuarentena para obtener el certificado internacional

con una dieta estricta y entrenamiento especial, pelusa ya se prepara para su traslado a brasil, aunque el viaje sigue sin fecha / roberto acosta

Todo va encaminado para que Pelusa, la elefanta que creció junto a los platenses, atraviese la última etapa de su vida alejada de las diagonales. La huésped más mimada del Zoológico local ya arrancó con el entrenamiento de cara a un viaje que no será nada sencillo y que implica, además de un complejo operativo de traslado, rigurosos trámites y autorizaciones de organismos de nuestro país y de Brasil, donde, como se sabe, el destino del paquidermo espera en un santuario en la región de Mato Grosso.

Sabido es que tiempo atrás se tomó esa determinación porque Pelusa está afectada por una delicada enfermedad crónica en sus patas traseras contra la que lucha desde hace cuatro años. No fue una decisión sencilla y en su momento abrió un fuerte debate en el que opinaron distintos especialistas internacionales, entidades proteccionistas y asiduos visitantes al Paseo del Bosque; y, pese a que en los próximos días se cumplirá un año desde que se conoció la noticia del posible traslado, todavía da tela para cortar.

Como se recordará, una visita crucial para tomar la decisión de encarar el traslado fue la del experto internacional Rinku Gohain, quien en diciembre pasado, le presentó al intendente Julio Garro un informe con las conclusiones obtenidas tras observar y participar activamente en el cuidado de Pelusa durante dos semanas. Ese informe contenía recomendaciones para preparar al emblemático animal del zoo local -ahora convertido en Bioparque (ver aparte)- con el objetivo de partir en camión hacia un santuario de Brasil en los próximos meses. Nueva dieta, más tiempo compartido con cuidadores, una serie de estímulos para “levantarle el ánimo”, fueron algunos de los consejos que formaron parte entonces de un menú de pasos a seguir sugerido por el especialista hindú.

Así las cosas, ayer se informó desde el Bioparque que por estos días “se está entrenando a Pelusa para las extracciones de sangre y la cuarentena requerida, en el marco del certificado veterinario internacional acordado entre ambos países”.

Al mismo tiempo se dieron distintos pasos en el engorroso laberinto burocrático que conlleva el traslado. Según indicaron portavoces comunales, ya se cuenta con la autorización provincial para el viaje y el municipio presentó al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el permiso CITES de exportación ((Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres).

“El mismo trámite CITES, pero de importación, avanza para que Brasil autorice el ingreso de Pelusa al país”, agregaron.

Vale aclarar que la CITES es un acuerdo internacional concertado entre los gobiernos. Tiene por finalidad velar por que el intercambio y comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituye una amenaza para su supervivencia.

Desde el Municipio señalaron que “una vez que dicho procedimiento finalice, el contenedor de transporte se enviará a la ciudad para habituarla y que no se estrese durante el viaje”.

Sabido es que para el traslado se eligió la vía terrestre, después de que en mayo pasado se descartó llevarla en un avión Hércules porque la altura del animal -3,20 metros- supera por mucho la de la nave, que llega a los 2,75 metros.

En tal sentido, se informó desde la Comuna que la fundación Franz Weber, “coordinará el traslado”.

La entidad, fundada en 1975 por el célebre ecologista suizo -de quien toma su nombre- la Fundación Franz Weber (FFW) “lleva a cabo, tanto en Suiza como en el resto del mundo, diversas campañas en defensa de los animales y de la naturaleza”, según describen en su página web.

En ese marco, desde el Municipio señalaron que la Fundación “llevó adelante diversos relevamientos en etapas, donde se avaluó a través de registros fílmicos, la evolución de la elefanta”.

En esa línea, se confirmó “que la empresa de transporte está contratada”, aunque todavía no trascendieron mayores detalles de cómo se llevará adelante el operativo. Tampoco se arriesgaron fechas ni plazos.

No obstante, especialistas han señalado que conllevaría no menos de tres días, tendría custodia y cuidados especiales.

Mientras, Pelusa sigue una estricta rutina alimentaria y un trabajo especial de estimulación pensado como entrenamiento frente a la posibilidad de que se concrete su traslado.

EL DESTINO

Fundado por una organización sin ánimo de lucro con sede en Norteamérica, el santuario en el Mato Grosso brasilero cuenta con capacidad para contener a medio centenar de elefantes. “Nuestros objetivos son desarrollar y mantener un santuario del entorno natural, amplia y progresiva, para estimular físicamente a los elefantes, que fomenta un entorno social dinámico en el que puedan expresar sus comportamientos naturales y recuperarse de años de cautiverio”, describen en su página web.

un animal legendario

Pelusa llegó al Zoo local el 2 de diciembre de 1968 desde Hamburgo, con apenas dos años de edad. Hoy, con más de medio sigloe de vida, es la huésped más antigua del Zoológico platense.

De origen asiático, llegó procedente de un parque de Hamburgo, Alemania, por un sistema de canje. En sus primeros meses de estadía compartió el ambiente con otra elefanta, Keny, que murió al año. Desde entonces ha estado siempre sola, sin la compañía de ningún individuo de su especie.

Si bien los elefantes asiáticos como ella suelen vivir alrededor de 70 años, el hecho de encontrarse en cautiverio implica un desafío mayor.

“La enfermedad que tiene Pelusa, pododermatitis crónica, es frecuente en elefantes asiáticos de su edad, que han vivido siempre en cautiverio sobre un sustrato inadecuado y sin posibilidad de caminar grandes distancias”, han explicado los especialistas.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...