Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EDITORIAL

Valiosa ayuda para los chicos de la escuela del Hospital de Niños

La ya comprobada predisposición solidaria de los platenses con el Hospital de Niños, evidenciada el fin de semana pasada en la maratón solidaria realizada en la República de los Niños que convocó a más de 3.000 atletas y aficionados, seguramente volverá a dar su presente con el pedido formulado ahora por la Fundación Ludovica, que lanzó su tradicional campaña de recolección de donaciones para la escuela “Carlos Cometto”, que funciona dentro del centro médico.

Como se sabe, la escuela 509, que lleva el nombre de uno de los profesionales más emblemáticos del hospital, se trata de un establecimiento oficial que atiende a todos los niveles, chicos y jóvenes internados en el nosocomio que asisten a los tres niveles: inicial, primario y secundario.

Cabe señalar que tanto las autoridades como los integrantes de la fundación del hospital pusieron siempre de relieve que los pacientes se enfrentan con necesidades no sólo médicas, sino educativas, impulsándose a partir de campañas de recolección de útiles escolares para entregar a los chicos que se alojan en la Casa Ludovica y, también, para apoyar la tarea propia de la Escuela Hospitalaria “Carlos Cometto”,

Tal como se informó, hasta el 15 de marzo se recibirán útiles e insumos escolares en el Hospital, detallándose, entre los productos de librería requeridos, carpetas número 3, cuadernos de tapa dura de 100 hojas, lapiceras negras, rojas y azules, lápices, resaltadores, tijeras, plasticola, gomas de lápiz y de tinta, reglas de 30 centímetros, lápices de colores, materiales para plástica (témperas, pinceles, papeles de colores) y resmas A4 o Legal. Asimismo, también se piden rollos de cinta de embalar transparente y cinta tipo “scotch”, corrector, calculadoras, cartulinas, portaútiles, sacapuntas, gomas, broches para abrochadoras, papel afiche y corrugado y hojas Nº 6 para dibujo.

Se ha señalado muchas veces en esta columna que las respuestas privadas frente a las emergencias que enfrentan algunas instituciones dedicadas al bien público constituyen un ejemplo que merece ser resaltado. Ya de por sí el Hospital de Niños se ha caracterizado a lo largo de muchas décadas por el empeño, la especial dedicación y, desde luego, la reconocida solvencia con que ha desarrollado una tarea que, sin duda, ha sido de excelencia médica, tanto para nuestra ciudad como para toda la Provincia.

Asimismo, la aún reciente habilitación de un hogar de tránsito destinado a que los chicos sin recursos que vienen desde localidades distantes a recibir atención en el Hospital de Niños de nuestra ciudad sean albergados en ese lugar junto a sus madres, conforma otro testimonio del grado de compromiso que caracteriza a esa institución

Son muchas las instituciones de bien público que, por cierto, requieren y merecen actos de solidaridad como estos que acompañan al Hospital de Niños, aunque, desde luego, resulta de enorme trascendencia que se ofrezcan respuestas a los requerimientos de una infancia tan sufrida. Junto a esa conclusión, no debe dejarse de lado la debida valoración que merecen quienes despliegan en esos lugares tareas de imprescindible apoyo a niños que sufren serios trastornos de salud y, también, extremas necesidades.

Quienes respondan a este llamado de los más indefensos no sólo cumplirán frente a un pedido de ayuda de naturaleza material, sino que se acercarán espiritualmente al universo de esos niños que necesitan contención y que, superando contingencias tan negativas, buscan aprender y convertirse, así, en faros esperanzadores para el futuro del país.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...