Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Similitudes con un antecedente en mar del plata

Misterio y confusión por las fotomultas ilegales en la zona del Distribuidor Benoit

Conductores penados se presentaron en el Juzgado de Faltas para pedir explicaciones. Cómo era el convenio que caducó

Misterio y confusión por las fotomultas ilegales en la zona del Distribuidor Benoit

las fotomultas se hacían desde camionetas ploteadas con logos oficiales, en la zona del distribuidor / mlp

Las fotomultas que los vecinos de la Ciudad recibieron en los últimos meses, fruto de los controles de tránsito de un par de camionetas que labraban actas “truchas” en la zona del distribuidor Benoit, son motivo de confusión entre los conductores infraccionados por ese sistema, muchos de los cuales se presentaron ayer en el juzgado municipal de Faltas -con sede en 48 y diagonal 74- para averiguar algunos la validez de las multas aplicadas y a exigir otros que le devuelvan el cargo ya abonado.

Es que, como dio cuenta en su edición de ayer este diario, la Comuna secuestró los dos móviles que circulaban por ese sector del norte platense labrando actas de contravención por exceso de velocidad (ahí no se puede pasar de los 60 kilómetros por hora). Se sabe que los operativos se llevaban a cabo ya sin una autorización vigente, pero hay detalles del proceder que siguen envueltos en un curioso misterio.

Años atrás, durante la anterior gestión comunal, se trianguló un convenio entre la Universidad Tecnológica Nacional -UTN-, el Municipio local y la Cámara de Empresas de Control y Administración de Infracciones de Tránsito (Cecaitra). Lo que se hizo fue tercerizar el control vial en esa zona de acceso a la Ciudad con móviles equipados para detectar cuando los vehículos superaban la velocidad permitida y, dotados, asimismo, de una cámara, los fotografiaban. Así, llegaban las multas a los domicilios.

Meses atrás, en la secretaría de Convivencia y Control Ciudadano, se verificó que aquel convenio había perdido vigencia y que, por lo tanto, la actuación de las unidades quedaba afuera del marco legal. “No se había vuelto a homologar ni había pasado por mi área, así que le notificamos a Cecaitra que ya no podían seguir operando, y ahora, meses después, descubrimos que seguían aplicando fotomultas. Por eso secuestramos los móviles”, explicó el titular de la repartición, Roberto Di Grazia.

Un convenio de control de tránsito similar, previsto hace dos meses en Mar del Plata, despertó polémica en la ciudad del Atlántico. En ese caso también se planeaba que el municipio costero contrate a la UTN y ésta, a su vez, subcontrataría a Cecaitra.

La caducidad del convenio local; la fecha en que perdió legitimidad, y por lo tanto, a partir de cuándo dejaron de ser legales las multas que desde esas camionetas se aplicaban; por qué las unidades seguían operando con las fotomultas si el esquema de control ya no estaba encuadrado legalmente, son todos interrogantes que se mantiene en una llamativa incógnita, pues ningún funcionario brinda precisiones en ese sentido.

Siempre, motivo de quejas

Sí se sabe que el convenio para los controles de velocidad en el distribuidor comenzó a regir en 2009 y desde entonces, en forma periódica, la medida provocaba la reacción de los conductores contravencionados por los abultados montos que representaban las multas. Otros sectores conflictivos por la instrumentación de fotomultas fueron 44 y 243 -cruce Etcheverry-, 60 y 118, y 137 y 38.

 

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...