Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

“El rock se siente mucho más de lo que se piensa”

El cantante de la Gran Piñata Dario “Pantera” Giuliano anticipa su cuarto disco y habla sobre la escena musical

“El rock se siente mucho más de lo que se piensa”

Mientras preparan su cuarto disco de estudio, con fecha para agosto, De La Gran Piñata bajará a nuestra ciudad tras varios años sin presencias en las salas platenses: nacidos en Berazategui hace 14 años y con base en capital federal, la banda, explica Darío “Pantera” Giuliano, nació en 2004 “porque como fanáticos de la música, encontrábamos muchas bandas que nos gustaban, canciones que nos conmovían muchísimo, riffs que nos volaban la cabeza, letras que nos representaban, metáforas, sonidos, arreglos, etc... Pero todas esas cosas pasaban por separado. Intentamos crear la banda que nos faltaba a nosotros mismos. Y fuimos descubriendo con el tiempo que somos un montón a los que nos faltaba DLGP”.

Banda esencialmente rockera aunque con variadas influencias musicales, en DLGP se asoma sutilmente una mezcla entre las melodías del tango y la crudeza del hard rock: ese aroma se sentirá el sábado, desde las 22, en 58 entre 10 y 11, y donde, adelanta Pantera en un mano a mano con EL DIA sonarán los temas del EP que adelanta tres nuevas composiciones del combo, “Canciones para impacientes – Vol. 2”.

- Tienen influencias muy diferentes, ¿cómo interviene eso a la hora de conectar entre ustedes y componer? 

- Nos gusta creer que las canciones, si uno sabe escucharlas, pueden decirnos en qué universo les gustaría vivir. Prestamos mucha atención a lo que está diciendo la letra e intentamos crear desde lo musical un entorno que predisponga la imaginación del oyente, creamos una escenografía para que lo que se está contando tenga un contexto acorde.

- Su tercer disco pareció ser el trabajo de estabilidad musical, también en términos de alineaciones, al menos desde afuera parecía que era su disco más maduro. ¿Es así? Si es así, ¿por qué se dio así?

- Supongo que fuimos creciendo como individuos a la par de la banda, al momento de grabar ese disco teníamos inquietudes que años atrás no teníamos. Algunas nuevas certezas, nuevas anécdotas, algunas cosas aprendidas y otras olvidadas, creo que si hay honestidad con lo que grita el corazón, no puede ser de otra manera.

- ¿Y este cuarto trabajo, en ese sentido, en términos de maduraciones de sonido, donde los encuentra como banda?

- Llegamos a un sonido mucho más consistente, tenemos más conocimientos técnicos esta vez para alcanzar mejor lo que queremos. Los primeros discos los grabamos nosotros mismos y de esa manera aprendimos un montón. Hoy nos podemos dar el lujo de grabar con un técnico como Ariel Lavigna que es un groso, así que ese pasado y esa experiencia nos permite comunicarnos con el en un idioma claro.

- Son dueños de un sonido muy particular, donde asoman estas diversas influencias y sonidos y se fusionan de una forma única, pero también parece que esa fusión es gracias a un trabajo meticuloso. ¿Así es, son una banda de pasar mucho tiempo en los arreglos y en el detalle? ¿Tiene que ver con la formación musical de varios de ustedes?

- Pasamos muchas horas en la sala o individualmente cada uno tocando y pensando formas de hacer que cada canción sea la mejor canción que pueda ser. No es algo que esté pensado o discutido, simplemente no podríamos convivir con la idea de dar por concluido algo que podríamos mejorar. Incluso muchos años después, seguimos cambiando arreglos o detalles de viejas canciones que sentimos que podrían sonar mejor de tal o cual manera. 

- Esa formación musical parece a veces peleada con la idea del rockero, que siempre parece más de otro palo, de la inspiración, el garage. ¿Ese es uno de los tantos mitos que existe en torno al rock, que los rockeros no estudian, no trabajan? ¿O es cierto?

- No sabría decirte. Creo que el rock se siente mucho más de lo que se piensa, por lo que supongo mucho más factible verlo nacer de una calentura, que de una hoja pentagramada. Por otro lado, de vez en cuando a lo espontaneidad del rock se le suma el pensamiento, la matemática, la física y otras cuestiones y pueden ocurrir cosas muy interesantes. 

- Hablando un poco de rock y mitos, ¿qué pasa con el rock? Hay algunos que dicen que se muere, otros que muta, otros que nunca morirá...

- La vigencia del Rock no se puede medir en cantidad de seguidores porque no es simplemente otro estilo musical sino más bien una forma de encarar la vida. Lo que quiero decir con esto es que mientras exista un rockero sobre la tierra, el rock va a seguir existiendo... ¡El rock n' roll no morirá jamás!!!

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...