Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ARGENTINA ENCABEZA EL RANKING DE INGESTA ALCOHÓLICA DE LA Región

Proponen subir el precio de la cerveza para disminuir el consumo de alcohol

Aseguran que el hecho de tener uno de los costos de góndola más bajos de América Latina ha facilitado el acceso a esta bebida y que se tome más de lo recomendado, especialmente entre los jóvenes

NICOLÁS MALDONADO
nmaldonado@eldia.com

Como en su momento hicieron con los cigarrillos, organismos públicos y organizaciones de salud plantean ahora la necesidad de aumentar el costo de la cerveza para reducir el consumo de alcohol en el país. Aseguran que el hecho de tener uno de los precios al público más bajos de Latinoamérica no sólo ha colocado a Argentina entre los países con mayor ingesta alcohólica per capita de la Región sino que facilita el consumo problemático, especialmente entre los jóvenes.

Aunque la reforma impositiva realizada el año pasado a nivel nacional elevó del 8 al 14% los impuestos internos que pagan los fabricantes de bebidas alcohólicas, un informe difundido esta semana por la Defensoría del Pueblo de la Provincia considera “indispensable avanzar hacia el establecimiento de un régimen específico de impuestos”, “restringir los precios promocionales” y “limitar al máximo las publicidades” para poner freno consumo excesivo y problemático de alcohol.

“El precio de la cerveza está facilitando el excesivo consumo de alcohol en nuestro país. Los valores de góndola de distintas marcas de cervezas industrializadas que tenemos en Argentina se encuentran entre los más bajos de Latinoamérica”, asegura el Defensor del Pueblo Adjunto y responsable del Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, Walter Martello, al detallar que “una lata de 473 cm3 se puede conseguir a un precio inferior al de una botella de medio litro de agua mineral”.

Como señala el informe del organismo provincial, “en febrero de este año, el precio del porrón de la cerveza más popular en la Argentina -medido en dólares- era más barato que los registrados en todos los demás países de América Latina, a excepción de Colombia y Paraguay”. Con las condiciones actuales del mercado, a las autoridades de la Defensoría no les resulta extraño que nuestra sociedad encabece el ranking de ingesta alcohólica de la Región.

“EL EJEMPLO A SEGUIR”

Con 9,1 litros per capita anual, Argentina se ubica hoy como el país de América del Sur con mayor consumo de alcohol y el tercero en todo el continente americano (pisándole los talones a Canadá, con 10 litros, y Estados Unidos, con 9,3). Pero lo cierto es que no siempre fue así. Hasta hace unos pocos años, Chile nos sacaba ventaja en el dudoso mérito de encabezar el ranking de ingesta alcohólica que realiza la Organización Panamericana de la Salud.

Frente a esta situación que aparecía asociada a un alto índice de muertes viales, el gobierno chileno resolvió en 2014 aumentar del 15 al 20,5% el impuesto al expendio de vinos y cervezas, y del 27% al 31,5% la alícuota a las bebidas destiladas (en nuestro país están hoy en 14 y 26%, respectivamente). Los resultados de esta política no se hicieron esperar. El ranking difundido el año pasado por la OPS muestra que el país trasandino logró reducir de 9,6 a 9 litros el consumo anual per capita de alcohol. Para el Defensor del Pueblo Adjunto, “la política impositiva de Chile es un ejemplo a seguir”.

La ingesta de alcohol entre los que tienen 18 a 30 años se extendió a los días de semana

 

“Las medidas prohibicionistas fracasaron rotundamente. Los países que lograron avanzar en regulaciones efectivas lo hicieron a partir de las políticas impositivas”, comenta Martello al señalar que “además de la normativa nacional, la provincia de Buenos Aires tiene su propia ley impositiva que este año fijó apenas un 5% de Ingresos Brutos” tanto para la elaboración de bebidas alcohólicas como para su venta al por mayor.

Lo cierto es que la fórmula aplicada por Chile no constituye ninguna novedad. Hace ya siete años que la Organización Mundial de la Salud impulsa el aumento de impuestos tanto al alcohol como al tabaco como la mejor medida costo-efectiva para reducir su consumo entre la población. Y es que existe fuerte evidencia de que esta política no sólo logra reducir los accidentes viales sino la incidencia de varios tipos de cáncer entre más de 200 enfermedades, además de bajar costos en los sistemas de salud.

SU IMPACTO EN LOS JÓVENES

El bajo precio que tienen comparativamente las bebidas alcohólicas en Argentina estaría incidiendo de forma clara en las pautas de consumo que hacen de ellas los jóvenes en nuestro país. Así lo indica un estudio del tipo focus group realizado este año por el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría, según el cual la ingesta de alcohol entre quienes tienen 18 a 30 años se ha extendido a los días de semana y tiende a ser vista entre ellos como algo natural.

Como surge de ese estudio, la mayoría de los jóvenes reconoce haber manejado automóviles en situación de ebriedad y admite conocer al menos una persona que terminó en coma alcohólico por la ingesta excesiva de alcohol. Pese a ello, al ser indagados sobre los riesgos que esta conducta representa para la salud, muy pocos pudieron identificar las distintas enfermedades que trae aparejada el consumo sostenido de alcohol.

Además del bajo costo, “uno de los factores que más influye en la accesibilidad de los jóvenes al consumo de alcohol son las promociones que se instrumentan en los comercios de venta minorista, como así también en bares y cervecerías que recurren a estrategias como el happy hour y el 2X1”, señalan desde la Defensoría del Pueblo bonaerense.

Pero sin bien representan uno de los sectores más afectados por la actual accesibilidad de las bebidas alcohólicas en el país, los jóvenes serían también los más beneficiados por un eventual aumento en los impuestos que se aplican sobre ellas, según señalan desde el organismo provincial. Lo mismo sostiene un reporte publicado por el Grupo de Investigación en Alcohol, Sustancias Psicoactivas y Lesiones por Causa Externa de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Al analizar los efectos que producen las medidas fiscales sobre el alcohol, el informe señala que por ser más sensibles al precio, los jóvenes y las personas con menos recursos serían los más beneficiados en términos de salud. Y que “si bien en un principio los efectos serían a corto plazo, éstos se profundizarían a lo largo de tiempo por cambios en los hábitos de consumo, iniciaciones al consumo más tardías, o mayores tasas de abstención”.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...