Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Un transporte en crisis

Los taxis en su momento “más dramático”: bajó la actividad un 40% y aumentan los costos

En este diagnóstico coinciden propietarios y choferes. Las recaudaciones apenas alcanzan para cubrir los gastos diarios y no tienen buenas proyecciones para el futuro

La parada de la terminal de ómnibus cada vez más desbordada por la escasa cantidad de viajes que se registra desde hace varios meses/ demian alday

“Habría que bajar la tarifa para estimular que la gente vuelva a tomar el taxi. Si lo comparamos con Semana Santa del año pasado, la actividad bajó un 50% aproximadamente”. Emir Esteves. Propietario

“Tenemos aumentos de todos los costos y no podemos subir la tarifa porque van a subir menos pasajeros de los pocos que suben ahora. Hay que buscar una solución urgente”. Sebastián Gualtieri. Chofer

“Trabajo 16 horas por día para tratar de ganar un dinero suficiente que justifique trabajar en este rubro. Alquilo el auto y estoy obligada a estar entre los 1.600 y 2.000 pesos por jornada”. Mabel Hernández. Chofer

“La empresa de radiollamados con la que trabajo hace un 20 por ciento de descuento como promoción. Pero no alcanza. Estamos muchas horas parados y con bajas recaudaciones”. Sergio Farías. Chofer

GUSTAVO PAPA
gustavopapa@eldia.com

Los taxistas platenses definen este momento de su actividad laboral como uno de los más dramáticos. El combo es casi explosivo: aumentaron considerablemente los costos (combustibles, seguros, mantenimiento del vehículo); consideran que la tarifa está atrasada pero ni se atreven a pensar en un aumento porque creen que bajará aún más la cantidad de pasajeros que habitualmente suben en escasa cantidad; y el transporte trucho, que jaquea miles de viajes por día (en este rubro incluyen a los remises ilegales y el ingreso de Uber a la capital provincial).

Quien recorre el centro de la Ciudad puede encontrarse con paradas desbordadas de coches de alquiler que en algunos casos ocupan mucho más espacio del asignado oficialmente y se arma la doble fila que complica el tránsito vehicular en el centro.

Lo que desespera a los choferes es que no ven una solución a corto plazo. Hacen cuentas y casi todas les dan en rojo. Una recaudación promedio está en 1.500 pesos diarios, con más de 10 horas de trabajo. Si llegan a 2.000 pesos en un día ya la consideran “premium”, una jornada para resaltar en el almanaque. Y son pocas las que tienen en un mes desde que arrancó este año.

La mayoría de los choferes tienen convenios con los dueños para quedarse con el 35 por ciento de la recaudación. Incluso hay casos que se llevan el 30 por ciento. Otros, alquilan el auto, pero este costo no baja de los 1.200 pesos y son cada vez menos los que recurren a esta variante.

Cargar el tanque de gas cuesta 400 pesos diarios. Y la mayoría de los autos, necesitan nafta para arrancar y luego el sistema los pasa a gas. El combustible, en ambos casos, tuvo un crecimiento exponencial en lo que va del año, que supera largamente la inflación oficial medida por el Indec.

También tienen gastos administrativos considerables: libreta sanitaria, 650 pesos al año; la Verificación Técnica Vehicular que tienen que hacer cada seis meses -el último aumento lo tuvo en junio y se fue a 485 pesos-; también tienen que afrontar gastos de desinfección periódicos.

Actualmente, la tarifa tiene un costo de 24 pesos la bajada y 3 pesos la ficha que cae cada 130 metros recorridos. “Pensar en un aumento es una locura con el contexto que estamos viviendo. Se ve mucha gente en la calle, pero no hay plata circulante. Entonces estamos hasta una hora parados hasta que salga algún viaje, porque por el precio del combustible no podemos dar muchas vueltas con el vehículo vacío”, indicó uno de los choferes consultados por este diario en las paradas del microcentro.

Coinciden en la mayoría de los casos que este año bajó un 40 por ciento la cantidad de viajes que hacen diariamente con respecto al año pasado y creen que también influye para tal baja la creciente actividad del transporte ilegal. “La Municipalidad tiene que reforzar los controles para que no haya tanto transporte ilegal. Si no lo hacen están desprotegiendo una actividad que cumple con todos los requisitos legales, lo que implica altos costos diarios, semanales y mensuales”, sostuvo Alfredo Campana, que lleva más de 25 años en la actividad.

TESTIMONIOS DE LA PREOCUPACIÓN

En la terminal de Ómnibus la parada no da abasto. Cubre la dársena de la terminal y se extiende en 42 de 4 hacia el diagonal 74 y calle 5. Allí Mabel Hernández, con más de tres años en la actividad, dice que trabaja “16 horas. Alquilo el auto y arranco todos los días 1.500 pesos abajo. De ahí salgo a empatar la jornada, y si llego a los 2.000 pesos paro a descansar con cierta tranquilidad. Los números son asfixiantes, estamos pasando uno de los peores momentos”.

Sebastián Gualtieri lleva 18 años de actividad como chofer de coches de alquiler. “Hago todos los números y cada día crece la preocupación. Además de la baja recaudación y los altos costos que representa el vehículo hay que sumarle los gastos de cada uno. Trato de hacer buenas recaudaciones todos los días, pero muchas veces no alcanza. Por eso también pedimos que la Municipalidad ayude con controles más rigurosos que eliminen el transporte ilegal, una competencia desleal”.

Según Jorge Rabanillo, “los choferes nos llevamos el 35 por ciento de magras recaudaciones. Es un momento muy difícil. Rogamos que no se rompa nada del auto, porque si estás parado un día, es casi imposible recuperarlo. Se ha puesto cuesta arriba. Si hacemos 1.600 pesos un día es porque le pusimos más de 12 horas de trabajo”.

Para Emir Esteves, dueño de un taxi que él mismo conduce, hay que cambiar la estrategia: “más que pensar en aumentar la tarifa, tendríamos que bajarla, a precios similares a los que se pagan en Berisso y Ensenada. Podría ser un estímulo para que haya más pasajeros. Si comparamos la actividad con Semana Santa de 2017, puedo decir que los viajes bajaron un 50 por ciento. Tenemos que pensar algo urgente para revitalizar la actividad”.

Para Juan Carlos Berón, secretario general del Sindicato de Choferes de Taxis, hay que “renovar la flota de vehículos, tener buenos modales con los pasajeros, aplicar tecnología para competir con lo que se viene. Volver a ser un medio confiable, para que la gente vuelva a querer el taxi”.

En tanto, Gustavo Vitale, presidente de la Unión Propietarios de Taxis (UPAT), expresó su preocupación por “el fallo de la Corte Suprema de la Nación, que si bien no legalizó la actividad de Uber, abre las puertas a que pronto se legitime”. Para el dirigente de la entidad que reúne a los dueños de taxis, “estamos viviendo una situación preocupante, porque se parece a los años 90, con una economía que favorece a escasos sectores, lo que redunda en menos pasajeros, menos recaudaciones, y consecuencias muy preocupantes para el sector”.

2.131
La cantidad de taxis habilitados en la Ciudad
40
Por ciento, bajó la actividad de los coches de alquiler en lo que va del año
1.800
La cantidad de remises habilitados por la municipalidad
4.000
Remises truchos habría en la Ciudad según denuncias de distintos taxistas

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla