Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Con el encuentro de mujeres, la Ciudad vivió un ansiado “veranito” comercial

En un año de ventas alicaídas, el masivo evento impactó positivamente en la actividad de rubros como hotelería, gastronomía, kioscos y supermercados. El transporte local también le sacó jugo a la histórica movida feminista

Con el encuentro de mujeres, la Ciudad vivió un ansiado “veranito” comercial

el encuentro movilizó a miles de mujeres durante tres días e impactó en el comercio local / sebastián casali

16 de Octubre de 2019 | 02:09
Edición impresa

La estadía de tres jornadas con más de 200 mil mujeres sacudió del letargo a la economía de la Ciudad. Entre el sábado y el lunes últimos, con el desarrollo del 34º encuentro feminista, se vivió un “veranito” comercial único en La Plata, durante el cual se duplicaron y hasta triplicaron las ventas en supermercados, almacenes y kioscos; se agotó la capacidad de la mayoría de los alojamientos; colapsaron por la incesante demanda los servicios de taxis y remises; y la gastronomía tocó el cielo con las manos. Una circunstancia desafortunada jugó un poco en contra: el mal tiempo. “Se trabajó muy bien pero si no hubiera sido por la terrible lluvia habría sido todavía más ventajoso”, aseguraron desde la Federación Empresaria de La Plata -FELP-.

Ya el viernes al caer la tarde, todavía en vísperas del Encuentro, el Centro comenzó a mostrar una fisonomía inhabitual. De la Terminal de Ómnibus, de la Estación de Trenes, de los micros y combis que llegaban desde los distintos accesos a la Ciudad desembarcó el primer aluvión de mujeres y de colectivos de las diversas identidades de género provenientes de otros lugares para participar de la movida feminista. Por las calles caminaban los diferentes grupos, tomaban taxis, copaban las cervecerías y bares, acampaban en las plazas Moreno y San Martín, o se iban a dormir adonde se albergaban para arrancar descansadas el trajín del día siguiente.

Todos los sectores vinculados a la actividad económica local coincidieron en los beneficios que les trajo un evento que reunió no sólo a miles y miles de personas sino que además las instó a moverse por los más variados puntos de la Ciudad (las facultades donde se llevaron a cabo los talleres temáticos, las esquinas céntricas elegidas para las manifestaciones, la gigantesca marcha de cierre y la zona del Estadio Único donde concluyeron todas las actividades) en una propuesta que duró tres días.

Todos ganaron

Previendo la masividad de la convocatoria, la FELP sugirió a los centros comerciales que nuclea que la apertura de la actividad fuera el sábado hasta la medianoche y el domingo, por lo menos, medio día. Algunos comerciantes adhirieron a la propuesta, pero no la totalidad como lo hubiera preferido la entidad.

“Era importante que pudiéramos absorber toda esa demanda y que las visitantes se llevaran un buen recuerdo de esta ciudad, para que quedara una marca de La Plata. Se trabajó bien y el que abrió el negocio se benefició, pero se habría trabajado más si no hubiera llovido como llovió y si, como ocurrió en algunos casos, no se hubiera sentido el temor a algún disturbio. Se metió miedo, hubo demasiada precaución y al final sólo hubo problemas con un grupo radicalizado que se neutralizó rápidamente”, sintetizó Gustavo Celestre, titular de la FELP.

Taxis y remises a full

Viernes a la noche, sábado, domingo y hasta el lunes a la mañana, los taxis funcionaban a “asiento caliente”. Esto es: se bajaban pasajeras y se subían otras, en un ir y venir de las unidades de alquiler que, al decir de los dirigentes del sector, hacía mucho tiempo que no se experimentaba.

Para Juan Carlos Berón, secretario general del Sindicato de Conductores de Taxímetros de La Plata, el balance resultó más que auspicioso. “El taxista volvió a trabajar como antes, cuando apenas paraba para ir al baño o cortar un poco para descansar. El taxista volvió a ser feliz porque desde el viernes y hasta el lunes se trabajó muy bien”, comentó Berón quien, al mismo tiempo, estimó que si por estos días de bolsillos flacos y escasos pasajeros se consigue una recaudación diaria de $1.500 como tope, el último fin de semana, por jornada, hubo algunos choferes que reunieron hasta $5.000.

Desde algunos sectores, como el de los remiseros, remarcaron la contradicción de situaciones en las que se mezclaban un intenso trabajo y el caos. “Por suerte salían los viajes a cada rato, pero por los cortes de las calles había que dar muchas vueltas y algunos pasajeros se quedaban sin respuesta”, señaló el encargado de una agencia, Javier Benotto.

En la opinión del presidente del Ematur, Daniel Loyola, el resultado económico del evento fue por demás positivo. “La gran estrella fue la gastronomía, que estuvo en su esplendor, pero a nivel alojamiento hacía meses que estaba todo agotado e incluso subió el nivel de reservas en los hoteles de categoría internacional”, dijo el funcionario.

Multimedia

el encuentro movilizó a miles de mujeres durante tres días e impactó en el comercio local / sebastián casali

“Tuvimos que convocar a familiares para que nos ayuden. Las mujeres entraban y compraban a cada rato y nos dieron una lección: dejaron todo impecable, desde la vereda hasta el baño que les permití usar”. Marcos Rosales Dueño de kiosco de 7, 55 y 56

“Trabajamos el triple que cualquier otro día. Un poco nos preparamos y bajamos algo los precios porque sabíamos que algunas chicas no podían gastar mucho. No paraban de salir pedidos”. Sebastián Poto Jefe de cocina de bar de 1 y 49

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla