Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Alario le dio vida a Argentina: el ex River cambió el partido en Dortmund y la Selección empató con Alemania

El equipo de Scaloni lo perdía 2-0 pero lo lo terminó igualando 2 a 2. El ex River marcó en la primera que tocó luego de haber reemplazado a Paulo Dybala y después habilitó a Ocampos para el segundo

El seleccionado de fútbol de la Argentina, sin Lionel Messi, suspendido, empató 2 a 2 contra Alemania, en un partido amistoso que sirve para darle forma al equipo a la espera de las eliminatorias de Qatar 2022 y la Copa América del año próximo. El encuentro se disputó en el Signal-Iduma-Park de Dortmund, con el arbitraje del francés Clemente Turpin.

El conjunto de Lionel Scaloni tuvo un mal primer tiempo pero reaccionó en el complemento a partir de los cambios, sobre todo, con el ingreso del ex delantero de River, Lucas Alario. El Pipa fue clave para la levantada nacional anotando un gol y asistiendo al debutante Ocampos para el empate. El arquero Agustín Marchesín hizo lo suyo en el segundo acto para mantener al equipo en partido y finalmente se pudo aprovechar.

Alemania fue una topadora en los primeros 45 minutos y al elenco nacional le costó mucho encontrarle la vuelta. Finalmente, a partir de algunas modificaciones, Argentina se acomodó y encontró un empate que terminó mereciendo por lo hecho en la etapa complementaria.

SUFRIÓ EN EL PRIMER TIEMPO

Para este nuevo ensayo amistoso, el conjunto nacional saltó al campo con un esquema 4-2-3-1. Con un doble cinco compuesto por Paredes y De Paul; por delante de ellos el tridente integrado por Pereyra, Dybala y Correa; mientras que Lautaro Martínez se paró como el referente ofensivo. Pero la ausencia de un volante aguerrido en la marca le pasaría factura después de haber tenido un buen inicio del juego.

Ambos equipos salieron a exhibir una propuesta similar de buen trato de pelota y sin tan agresividad en la marca. Cuando uno de los dos tenía la posesión, al otro se le hacía difícil la recuperación. Argentina buscaba ser paciente, intentando mover la pelota de lado a lado, con el criterio de Paredes y la dinámica de De Paul, aunque le costaba a la hora de profundizar.

En contrapartida, el conjunto local, que la tenía un poco menos que el albiceleste, era más práctico y agresivo. Los germanos, además de tratar bien balón, mostraban un cambio de velocidad que por momentos a los de Scaloni se le hacía difícil neutralizar. Cuando Alemania mejoró en la recuperación, cambió el desarrollo del encuentro y en 8 minutos el anfitrión anotó dos goles.

A los 16, luego de un error de Angel Correa, se rompió el marcador. Serge Gnabry ganó un balón en el área rodeado de jugadores argentinos tras un pase atrás de Lucas Waldscmidt y definió ante Marchesín con pie derecho. Dentro de un trámite que era parejo hasta ese momento, el equipo local se ponía en ventaja apuntalado, más que nada por su jerarquía individual y potencia.

No había terminado de recuperarse del primer golpe, que Argentina recibiría el segundo. Porque después de la apertura, todo comenzó a ser para los de  Löw. 

El equipo comenzó a mostrar falencias en todas sus líneas y se hicieron sucesivos además, los errores individuales. Esta vez se equivocaría Marcos Rojo dejando viva una pelota contra la raya de su banda y Lucas Klostermann, una verdadera topadora, emprendió el contragolpe. El lateral derecho recorrió varios metros a toda máquina, abrió para Gnabry y éste metió el pase al medio para que definiera solo, debajo del arco, Havertz. A los 22 minutos, el elenco nacional ya estaba 2-0 abajo.

Dentro de un contexto de desconcierto y acoso que sufría por parte del rival, De Paul encontró agua en el desierto pasada la media hora, cuando clavó un bombazo en el poste. Al equipo le costaba mucho generar algo de peligro y el ex Racing buscó el remate desde afuera como una alternativa que casi le dio resultado. Fue lo último y único que pudo construir el equipo antes del entretiempo.

ALARIO LO PUSO EN PARTIDO

Atendiendo a todos los problemas argentinos, Scaloni movió el banco para salir a jugar el complemento. Mandó a la cancha a Lucas Ocampos y a Marcos Acuña por Angel Correa y Marcos Rojo, de flojos rendimientos. El DT decidió reforzar el costado izquierdo, por donde el conjunto alemán había hecho prácticamente todo sus negocio en los primeros 45 minutos.

Y si bien los de Low  tuvieron unos minutos más de supremacía, manejando la pelota con autoridad, dando pases precisos y buscando el momento óptimo para poder lastimar al albiceleste, solamente fue hasta los 10. Allí fue cuando Marchsesín tapó un mano a mano en una acción que podría haber liquidado el pleito en el amanecer. Eso no sucedió, el equipo siguió en partido y lo aprovechó con creces.

La clave de todo sería el otro intento del entrenador nacional desde el banco, que fue para ganar presencia en el área, y le dio todo lo que pretendía cuando era inimaginable un empate. 

Lionel Scaloni puso a Lucas Alario para acompañar más a Lautaro Martínez y el que salió fue Paulo Dybala, quien había entrado realmente poco en juego. El mismo ex River, en la primera que tocó, marcó el descuento con un certero cabezazo cuando el reloj marcaba el minuto 20. El equipo nacional se ponía en carrera en un momento clave debido al dominio que ejercía hasta entonces el adversario. Y Alario, que ya era un problema para la defensa local tuvo el empate también, pero el derechazo bajo se fue apenas desviado.

El gol y el auspicioso ingreso de Alario levantó sin dudas al equipo argentino, que le robó definitivamente la pelota a Alemania en los minutos finales y fue con todo en búsqueda del empate.

Volvió a tenerlo el "Pipa" tras una linda jugada colectiva pero decidió mal con un pase al medio y la defensa germana abortó el peligro. Sin embargo, el ex River decidiría bien a falta de cinco minutos cuando tras una tremenda jugada individual cedió para Ocampos, quien marcó el 2 a 2 definitivo con un buen derechazo. Argentina se encontró con un empate que por la floja performance del primer tiempo era utópico pero el técnico acertó en los cambios y construyó una igualdad que finalmente terminó mereciendo.

 

SÍNTESIS

Alemania: Marc-André Ter Stegen; Lukas Klostermann, Niklas Süle, Robin Koch, Marcel Halstenberg; Joshua Kimmich, Emre Can, Julian Brandt; Serge Gnabry, Kai Havertz y Luca Waldschmidt. DT: Joachim Löw

Argentina: Agustín Marchesín; Juan Foyth, Nicolás Otamendi, Marcos Rojo, Nicolás Tagliafico; Roberto Pereyra, Leandro Paredes, Rodrigo De Paul; Ángel Correa, Lautaro Martínez y Paulo Dybala. DT: Lionel Scaloni

Goles: PT 16'  Serge Gnabry (A); 22' Havertz (A); 20' Alario (Arg); 40' Ocampos (Arg)

Cambios: ST, antes de comenzar, Marcos Acuña por Rojo (AR) y Lucas Ocampos por Correa (AR), 16m Lucas Alario por Dybala (AR), 20m Nadiem Amiri por Brandt (AL), 26m Suat Serdar por Gnabry (AL), 30m Renzo Sarabia por Pereyra (AR), 37m Sebastian Rudy por Havertz (AL) y 45m Guido Rodríguez por De Paul (AR).

Amonestados:  Kimmich (A); Otamendi, Ocampos (Arg)

Cancha: Siganl-Iduna-Park, de Dortmund.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla