Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tensiones y desconfianzas entre Vidal y Kicillof surcan la transición bonaerense
Tensiones y desconfianzas entre Vidal y Kicillof surcan la transición bonaerense
Mariano Pérez de Eulate

Por: Mariano Pérez de Eulate
mpeulate@eldia.com

13 de Noviembre de 2019 | 01:34
Edición impresa

A menos de un mes del cambio de gobierno, la transición bonaerense está signada por cierta dosis de tensión entre el saliente gobierno de María Eugenia Vidal y el entrante de Axel Kicillof, que parece explicarse en una desconfianza mutua que excede lo partidario. Asoma allí una lucha por instalar una “foto de gestión” después del 10 de diciembre. En cierta forma es una pelea por la construcción de un “relato”.

El vidalismo admite por lo bajo que, luego del pase de la banda y el bastón, la gobernadora estará en una situación de debilidad objetiva respecto a su sucesor quien, como suele pasar en los tramos iniciales de cualquier gestión, gozará de cierto “handicap” social. Vidal quiere evitar que Kicillof instale una versión de la herencia recibida que no se condice con lo que ella asegura que efectivamente deja.

Vidal sabe, por ejemplo, que Axel hará especial hincapié en el volumen de deuda en dólares que le deja su antecesora (según cifras del ministerio de Economía provincial, a junio de este año ese monto es de unos 12 mil millones de la moneda verde). De hecho, ya está jugando indirectamente con esa idea. La gobernadora sospecha, dicen cerca suyo, que el mandatario electo busque simplificar al máximo los argumentos para pegarla a la idea de cierta asfixia financiera a futuro de la Provincia.

También, que aquel pedido oficial del gobierno de Vidal de “reperfilar” una deuda de 4.200 millones de pesos con el Banco Provincia, sea usado para impulsar la tesis de que el vidalismo se fue “defaulteando” compromisos.

Como una suerte de escudo protector dialéctico, cerca de Vidal estarían pensando en armar un sitio web no gubernamental, con estatus de privado o partidario, en el cual podrían volcar los últimos datos oficiales de la gestión de Cambiemos en la Provincia.

Cubriría todas las áreas, o al menos las principales, y obviamente sería de consulta pública y sin restricciones. La idea sería que este soporte, que por ahora es un proyecto, sirva como una suerte de base de datos refutadora para el caso de que la gestión Kicillof presente una radiografía de la cosa pública bonaerense heredada que no coincida con los números que los vidalistas dicen que están dejando.

Las reuniones por la transición seguramente se acelerarán en los próximos días. Como contó este diario, Kicillof ya analiza informes preliminares enviados por el actual gobierno. Personal incorporado, ejecución de obra pública, vencimientos de deudas, son algunos de los temas auscultados.

Según trascendió, el vidalismo recibió hace un par de días, de parte del equipo de Kicillof, un detalle de los nombres que estarán encargados de las áreas más importantes durante la transición. El gobernador electo mantiene un cerrado hermetismo sobre su futuro gabinete, que enerva a propios y extraños.

El casi seguro próximo jefe de gabinete provincial, Carlos Bianco, aparece como el encargado de recoger información sobre la parte política de la gestión, lo que estaría bajo el paraguas de un tradicional ministerio de Gobierno, y de las cuestiones del ministerio de Seguridad. Esto último significa que Axel aún no decidió un referente en tan sensible área y por eso delegó las conversaciones en su mano derecha.

Siempre según el paper que habría enviado Kicillof a Vidal, a un economista de su confianza, -Augusto Costa- Axel le encargó las cuestiones de Producción y Trabajo. Esto fortalece la versión de que Costa quedará a cargo de un superministerio -acaso la fusión de ambos- enfocado en la generación de empleo, el impulso productivo a las pymes de la Provincia y, obviamente, la relación paritaria con los gremios.

Aparentemente, a Federico Thea, el rector de la Universidad de José C. Paz, le fue encomendada el área de Derechos Humanos y la secretaría general, lo que robustece la idea de que el próximo gobernador lo pondría en este último cargo y no en Educación, como venía sonando. Allí, en cambio, estaría encargada de revisar los papeles Agustina Vila, politóloga y también funcionaria de la Universidad de José C. Paz.

En lo referente a Economía y Finanzas, siempre la versión que cita la esquela que habría recibido el vidalista Federico Salvai, Kicillof habría derivado la conversación en Pablo López, quien fuera secretario de Finanzas de la Nación cuando el gobernador electo conducía los destinos del ministerio de Economía.

Y el área de Salud, en la que Axel tendría pensado poner la lupa para “revelar los verdaderos números que deja Vidal”, la tarea de recolección de datos habría quedado en manos Juan Cuatromamo, otro de sus estrechos colaboradores, quien ocupó varios lugares en la pasada gestión nacional kicillofista pero que no terminaría siendo el ministro del área luego del 10 de diciembre.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla