Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
VIDEO.- ¡Qué Patán! Así un ladrón apuntó con un arma, amenazó y robó en un pet shop de City Bell
13 de Noviembre de 2019 | 09:29

Un pet shop de City Bell se convirtió ayer a la tarde en escenario de un dramático robo perpetrado por un ladrón a punta de pistola y encapuchado. En el lugar había un empleado y una clienta jubilada que, más allá de lo efímero del golpe, vivieron una verdadera pesadilla, que se repitió ya que en enero pasado habían sido víctimas de otro ataque.

Todo ocurrió a plena luz del día. Las cámaras de seguridad del negocio "Patán", ubicado en Camino Belgrano y 448, de hecho, registraron toda la secuencia. Puede verse cuando el delincuente llega en una moto de baja cilindrada con total tranquilidad. Estaba con gafas negras y con capucha para ocultar su identidad.

Tras dejar el rodado contra la pared del comercio, se adentra en él y desenfunda un arma. En la escena había una mujer mayor y u joven a cargo de la atención al público. Con el único propósito de hacerse del dinero, el sujeto apura a sus víctimas y les imparte las exigencias.

Sobrecogidos por el miedo, no tienen más alternativa que ceder. El chico le da dinero de la recaudación, mientras que la mujer le entrega algunos pesos que llevaba en su cartera. La secuencia fue de apenas un minuto. Cumplido con su cometido, el intruso sale afuera, se sube a la moto y se aleja. 

De esta manera, el comercio cierra el año de la misma forma que lo empezó: sufriendo los embates de la delincuencia.

Y es que la primera semana de enero ya había sido blanco de un robo cuando un ladrón llegó al lugar y sorprendió a la dueña, de 56 años,  y a una vecina mientras tomaban mate.

También en ese oportunidad el ladrón mostró un arma y amenazó con dispararles si no cedían a sus pretensiones, por lo que tuvieron que asentir sin reparos.

Consciente del miedo que infundió a las mujeres que lo vieron decidido y armado, el asaltante le ordenó a la encargada del local que le entregara la plata, pero ni siquiera esperó a que cumpliera con su exigencia: pasó del otro lado del mostrador y apuró la maniobra.

“Justo la caja se trabó unos segundos, hasta que pude abrirla y el propio ladrón manoteó unos 300 pesos en cambio”, recordó la mujer sobre lo sucedido.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla