Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El largo viaje de la Voyager 2, entre la ficción y la realidad

Lanzada hace 42 años, ayer confirmaron su ingreso a una región ubicada fuera del Sistema Solar, en pleno espacio interestelar

5 de Noviembre de 2019 | 02:20
Edición impresa

Lanzada hace ya 42 años, la sonda espacial Voyager 2 sigue su derrotero galáctico. Lo notable de su viaje de millones de kilómetros, es que un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Iowa confirmó ayer a través de una publicación científica en la revista Nature Astronomy que la sonda salió del sistema solar e ingresó en el espacio interestelar, también conocido por las siglas ISM.

El ISM es la región interestelar con contenido de materia y energía entre las estrellas dentro de una galaxia, y el trabajo conocido ayer indica que la Voyager ingresó a este sitio hace exactamente hoy un año. De esta manera, los científicos confirmaron “el paso y la entrada del Voyager 2 al ISM el 5 de noviembre de 2018, 41 años después de su lanzamiento”.

Los astrónomos pudieron confirmar este importante paso cuando el instrumento de medición de onda de plasma que lleva la sonda detectó un marcado aumento en la densidad de plasma (estado fluido similar al gaseoso).

Y como si se tratara de guionistas de una película de ciencia ficción del tipo “Interestelar” (protagonizada por Matthew Mccanaughey) o “Gravity” (Sandra Bullock), los científicos describieron que “el incremento es claro en el paso que hizo la sonda desde un plasma caliente, de baja densidad y característico del viento solar, al frío y de alta densidad de plasma en el espacio interestelar”.

Este tránsito, según analizaron, es similar al aumento también en la densidad de plasma detectado por la sonda espacial hermana Voyager 1 -ambas lanzadas en 1977 desde Cabo Cañaveral- cuando cruzó al espacio interestelar, lo que en su caso ocurrió en 2012.

Don Gurnett, uno de los autores de esta investigación, profesor emérito del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Iowa, señaló sobre este fenómeno que “no es cierta la vieja idea de que el viento solar queda gradualmente disminuido a medida que uno entra en el espacio interestelar. Con el Voyager 2 -y previamente con el Voyager 1- mostramos que hay un límite distintivo allí fuera. Es asombroso cómo los fluidos, incluidos los plasmas, forman la frontera”.

Lo cierto es que la entrada de esta sonda espacial en el ISM ocurrió a 119,7 unidades astronómicas (AU) (lo que equivale a unos 17.702 millones de kilómetros) del Sol, mientras que el Voyager 1 pasó al ISM a 122,6 AU, según explicaron los científicos.

Lanzadas en 1977 desde el centro espacial de Cabo Cañaveral, Estados Unidos, para estudiar planetas externos -las dos sondas espaciales fueron lanzadas con una diferencia de unas semanas con misiones y trayectorias diferentes- las dos Voyager entraron en el ISM casi a la misma distancia del Sol.

“Esto ha permitido contar con datos muy valiosos sobre la estructura de la heliósfera, la burbuja creada por el viento solar mientras se extiende por los límites del sistema solar”, señalan los astrónomos.

El artículo científico citó también que la última medición obtenida del Voyager 1 fue cuando la aeronave estaba en 146 AU (21.726 millones de kilómetros) del Sol.

Estarán en sus órbitas alrededor de la galaxia durante 5.000 millones de años o más

 

Allí, en un lugar tan lejos y hasta difícil de imaginar para la mente humana, los instrumentos de ondas de plasma de la nave registraron que la densidad del plasma estaba aumentando, mientras que en el artículo se describe que la sonda está tan lejos, que la información tarda 19 horas en llegar a la Tierra.

Y aunque parezca increíble, estas dos máquinas que fueron concebidas por el hombre para esta misión hace 42 años seguirán flotando por el Universo, al parecer, ininterrumpidamente.

¿Cuanto? Bill Kurth, uno de los científicos del estudio, dijo que ambas naves viajarán durante mucho pero mucho tiempo. “Las dos Voyagers -dijo- probablemente duren más que la Tierra misma. Estarán en sus propias órbitas alrededor de la galaxia durante 5.000 millones de años, o más”.

 

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla