Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ESTÁ EN 426 ENTRE BELGRANO Y 23 BIS

Abrió hace un año una casa de comidas en Villa Elisa y los ladrones ya lo visitaron 4 veces

Según denunció el dueño, el sábado, de madrugada, fue el último ataque. Se llevaron máquinas, mercadería y dinero en efectivo

Abrió hace un año una casa de comidas en Villa Elisa y los ladrones ya lo visitaron 4 veces

El ventiluz por donde, se calcula, ingresó un ladrón/ EL DÍA

El proyecto, aún con los cuidados que indica cualquier cálculo comercial en la actual coyuntura económica, iba en positivo: la casa de comidas “O recuncho galego” estaba en camino de sumar un salón comedor en el local, situado en 426 entre Camino Belgrano y 23 bis. Sin embargo, las cuentas de ingresos y egresos ahora suman para su propietario el vector de la inseguridad. “Hace un año que abrimos y ya es la cuarta vez que tenemos una situación de robo”, lamentó Jorge Domínguez, propietario del local.

Este último capítulo en la saga de delitos contra el negocio se produjo durante la madrugada del sábado, indicó.

A partir de una serie de daños, el comerciante pudo hacer una reconstrucción de la escena en la que, según calculó, un ladrón se metió al local a través de un ventiluz situado a varios metros del piso.

“Entraron por la parte de atrás. Usaron una escalera y cajones de cerveza para poder alcanzar la máquina de un equipo de aire acondicionado. Desde ahí llegaron a un ventiluz. Arrancaron esa ventana y se metieron. Puede verse que al ingresar se apoyaron en la parte interior de la máquina de aire -que está montada sobre una ménsula- y cedió. Encontramos rastros de una caída sobre una estantería con bebidas alcohólicas”, detalló Jorge Domínguez.

FALTANTE Y DAÑOS

Siempre según el relato del propietario, una vez adentro, el delincuente abrió una puerta que da hacia el sector trasero del predio comercial y por allí, con apoyo de otros ladrones, “se llevaron una máquina de termosellado (para envolver productos), una mezcladora grande de alimentos y una garrafa de 15 kilos. También se llevaron la caja registradora, donde hacía 3.500 pesos”, apuntó.

Domínguez encontró el panorama a primera hora de la mañana del sábado. Rápido, recurrió a la Policía. “Llegué temprano al negocio y alrededor de las 10 fui a hacer la denuncia a la comisaría. Me dijeron que en un lapso de 2 a 4 horas iba a presentarse la Policía Científica (para tomar huellas y detectar elementos de prueba para la investigación), pero esperé hasta las seis de la tarde y no aparecieron. Entonces, fotografié todo lo que pude y empecé a limpiar y ordenar, contó Domínguez.

Según añadió, unas horas después escuchó otra promesa: “a las 22 me llamaron y prometieron venir hoy -por ayer- pero aquí estoy esperando todavía”, lamentó. Ya era media tarde del domingo y el dueño del comercio reponía energías para volver a trabajar en la segunda parte de la jornada.

PROYECTO DETENIDO

La repetición de robos puso en pausa todo lo que se proyectaba como evolución del emprendimiento con aires de Galicia. “Por el momento no vamos a avanzar con el comedor. Tengo mis temores por la inseguridad”, indicó Domínguez.

En esa línea, el comerciante reclamó ante la reiteración de robos: “quizás agarran a alguien por un hecho y a los 10 minutos se va a la casa. Sospechas tenemos pero es difícil acusar. En esta zona hay mucha gente que ha tomado terrenos”, analizó sobre el panorama del delito.

En esa área de Villa Elisa, dominada por viviendas particulares y zonas verdes, la casa de comidas tiene como vecino a un comercio dedicado a la venta de artículos deportivos.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla