Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA MUERTE DE LA ODONTÓLOGA PLATENSE

Crimen de Gissella: se afirma la hipótesis de envenenamiento

Crimen de Gissella: se afirma la hipótesis de envenenamiento

Gissella solis tenía 47 años

Tras el estudio toxicológico realizado a los restos de Gissella Solis Calle, la odontóloga asesinada a mediados de enero último, fuentes de la pesquisa que lleva el caso señalaron que la causa de muerte podría haber sido “por envenenamiento”.

El informe presentado a la Justicia indica que, en el cuerpo de Solis Calle, se halló la presencia de algunos componentes compatibles con el metomilo, el insecticida que encontraron en las vestimentas de Abel Casimiro Campos, quien fuera pareja de la víctima en vida.

Campos -que era un ex Combatiente de Malvinas- se suicidó de un disparo en la cabeza en el Catedral, un hotel céntrico de La Plata, cuando se encontraba solo en su habitación y había sido rodeado por la Policía.

Si bien un análisis previo dio como resultado la existencia de componentes de este veneno -el cual está hecho para que desaparezca con el tiempo-, este último examen confirmó que se trataba de la misma sustancia.

Voceros judiciales refirieron que el documento advierte que en las muestras analizadas se detectaron “restos moleculares compatibles con fracciones del principio activo del metomilo”.

Por su parte, la fiscal Ana Medina (UFI Nº 1), encargada de la investigación del crimen, explicó en diálogo con este diario que “hay elementos para determinar indiciariamente que murió por envenenamiento”, puesto que los elementos descritos no pueden introducirse de manera natural al organismo de las personas. El hecho de que se hubieran encontrado parte de los componentes del insecticida tiene que ver precisamente con un rasgo característico de su elaboración, y es que son producidos para usar por ejemplo sobre el cultivo de frutas y su persistencia perdura durante no más de dos semanas.

En tanto, Mariela Solis Calle, hermana de Gissella, consideró que “este hombre (por Casimiro Campos) la ha encontrado durmiendo y le ha puesto algo en la nariz para que ella lo aspire”.

Luego, y siempre según el testimonio de la familiar de la víctima, Campos “montó la escena de las copas con vino” para evitar el hallazgo inmediato del pesticida. La mujer enfatizó que “ella lo ha aspirado (al veneno) y se ha comenzado a sentir mal. Me da la impresión de que mi hermana ha muerto en la cama, por eso ha tenido tiempo para envolverla tan prolijamente”. Cabe recordad que el cuerpo de Gissella fue encontrado cubierto por completo por sábanas.

Asimismo, Mariela afirmó que el presunto asesino tuvo un cómplice, al sostener que “no creo haya actuado solo y ahora tengo la seguridad de que esto fue premeditado”.

En base a los primeros estudios practicados sobre el cadáver de la mujer, los especialistas concluyeron que “no hay causal de muerte evidente”, al tiempo que se especificó que el cuerpo no presentaba lesiones que permitiesen pensar en la existencia de una situación de ataque y defensa. También, en base al análisis de las vías aéreas, se descartó la posibilidad de que Gissella haya sido sometida a asfixia.

La odontóloga platense estaba desaparecida desde el 16 de enero. El día posterior, la familia comenzó a preocuparse porque Solis no se presentó a atender a sus pacientes en un consultorio en Buenos Aires y terminaron por denunciar su desaparición el viernes 18, cuando fueron a la casa y detectaron muchas anormalidades: dos copas de vino sin lavar, la pasta dental en la bañera, el colchón sin sábanas, pero con las fundas de las almohadas puestas y toda la documentación de Solis en el lugar.

Sólo faltaba uno de los dos teléfonos celulares que ella tenía; justamente el Samsung J6 negro y dorado que usaba normalmente y que una mujer asegura haber encontrado ese mismo miércoles, poco después de las 16, en un paredoncito de 1,50 metros de altura, en 1 entre 40 y 41. A partir de ese día, su familia y allegados se lanzaron a una búsqueda desesperada de Gissella con una fuerte difusión de mensajes a través de las redes sociales en los que se pedía a los vecinos la colaboración en la búsqueda. Tras varios días de rastrillaje se realizó la búsqueda en la zona de Camino Negro (ex Ruta 19) a partir de una serie de imágenes que se conocieron sobre el recorrido que realizó por la zona la Nissan X Terra de color amarilla del principal sospechoso del crimen.

Minutos después reconocieron que se trataba de Gissella.

 

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...