Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
¿SE VIENE EL CASAMIENTO?

Georgina Rodríguez: quién es la novia argentina de Cristiano Ronaldo que se hizo de abajo

Fue camarera, niñera y empleada en una tienda de ropa hasta que conoció a CR7; hoy tiene casi 10 millones de seguidores

La parejita, muy feliz / Archivo AFP

La loca vida de Georgina Rodríguez / Instagram

Cristiano Ronaldo estaba “muerto”: su relación de cinco años con Irina Shayk había llegado a su fin en 2015 y el portugués no podía imaginar volver a enamorarse. Estaba hecho un trapo. Seguro, las mujeres revoloteaban a su alrededor, pero él no pensaba demasiado en volver a estar en una relación.

Hasta que, tras un año de duelo, el goleador y máximo rival del argentino Lionel Messi ingresó en una tienda de Gucci y se encontró con una morocha que lo deslumbró: Georgina Rodríguez trabajaba en la tienda tras haber estudiado danza y conseguir varios trabajos como camarera y niñera en Londres, mientras estudiaba inglés: su familia se había mudado a Bristol, tras vivir en Argentina, de donde es oriunda, y España, donde nació su mamá, Ana María Hernández.

Cuenta el mito que Cristiano volvió a la exclusiva tienda varias veces, y no necesariamente por la ropa. Pero no se animó a invitar a salir a Georgina hasta que se encontraron en el VIP de un evento de Dolce & Gabbana. Allí comenzó el cuento de hadas.

Rodríguez, hoy una importante modelo e influencer y la española con más seguidores en Instagram, se convirtió para CR7 en “la mujer más maravillosa que Dios pudo poner en mi camino”: enamoradísimos, probaron primero ir lento, pero al año ya convivían y a los dos años ya habían llamado a la cigüeña.

Fruto de su amor nació Alana Martina, cuarta hija del jugador de fútbol y primera en no nacer producto de la subrogación de vientre. De hecho, meses antes que Alana nacieron los gemelos Mateo y Eva, a través de ese método. El más grande de su prole, Cristiano Jr., ya tiene siete: el delantero cría al muchacho con Dolores, madre del muchacho, aunque su madre biológica se mantiene en secreto desde su nacimiento en 2010. Georgina los ama a todos: cómplice con el mayor, adoptó a Mateo y Eva como propios y disfruta de esa familia siglo XXI, como muestra en sus redes sociales.

El destino quiso que esta morocha que devolvió la fe en el amor al crack, sea argentina, como su archinémesis. Aunque lo de “argentina” es relativo: Georgina tiene las dos nacionalidades, la de su padre y su madre, pero aunque nació en Buenos Aires vivió solo unos meses. Los padres estaban visitando a la familia de Jorge en Argentina cuando nació Georgina, pero aunque “mi padre intentó convencer a mi madre para vivir en Argentina, no lo consiguió y, cuando yo tenía un año, regresamos a Murcia”, la patria de su mamá. Luego vivirían en Jaca y finalmente se mudarían a Bristol, Inglaterra, donde la morocha comenzó a ganarse la vida explorando diversos trabajos. Hasta que, claro, apareció él.

Cristiano está encantado con el modo en que ella encajó en su familia, y ella cuenta con él en los momentos difíciles. Y, como para “hacerle la segunda”, sostiene una especie de duelo 2.0 con Antonella Roccuzzo, la pareja de Lío Messi: cuando una sube una foto de su sesión de gym, la otra la imita inmediatamente. Esta semana, por ejemplo, Georgina subió una foto esquiando con los chicos… y entonces, Anto hizo lo mismo.

Desde hace ya algunos meses suenan rumores de campanas de boda. Pero ella dice que, por ahora, nada. “¿Que si me ha pedido Cristiano que me case con él? Por ahora no”, dice, aunque recientemente se la vio portando un costoso anillo de diamantes. “Me encantaría, ahora tenemos otras prioridades pero en el futuro sería maravilloso convertirme en su esposa”, explica, y niega haberse casado en secreto.

Aunque, por otro lado, es lógico: CR7 acaba de mudarse a Italia con toda la familia para jugar en Juventus, y ocupado en adaptarse, no puede planificar un casamiento; tampoco Georgina, lanzando su carrera de modelo mientras cría a tres chicos. Pero aún con todo el ajetreo, son felices. “Nos hemos adaptado a las mil maravillas en Italia”, cuenta la argentina. “Nuestro hogar, es nuestra familia, no importa dónde estemos pero siempre juntos. Somos felices tal y como estamos, aunque con mi pareja lo quiero todo”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla