Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

BAFICI: Paisajes y rugidos al costado del mundo cierran la trilogía de Santiago Reale

El realizador radicado en La Plata compitió en el festival de cine independiente porteño su trabajo de tesis

BAFICI: Paisajes y rugidos al costado del mundo cierran la trilogía de Santiago Reale

Santiago Reale cierra un ciclo con “Los rugidos que alejan la tormenta”, tercera parte de la trilogía que rodó en su pueblo, Laguna Alsina, y también tesis de licenciatura en la UNLP. Estrenado mundialmente en el Festival de Berlín, fue parte de la competencia nacional de cortos del BAFICI, donde se verá esta tarde, desde las 18, por última vez.

Reale regresa para su tesis al pueblo de su infancia, Laguna Alsina (hizo adolescencia en Mar del Plata y ahora se encuentra radicado en nuestra ciudad), donde ya rodó “Esta es mi selva” y “Aquel verano sin hogar”, donde además del protagonismo de aquellos espacios que habitó en su infancia, el realizador sigue al mismo grupo de muchachos, durante cuatro años. Particularmente a Michel, chico en el primer corto, y ahora adolescente: Michel y el grupo están en la trilogía de Reale siempre al margen, lejos de los adultos y las reglas.

“Laguna Alsina es un lugar repleto de historias, con un pasado muy rico”, explica Reale sobre el escenario de sus cortos. “El primer cortometraje (que puede verse en Cine.Ar) sigue a dos chicos, Michel y Juan, en diferentes lugares desvastados por la inundación. Es tal vez el màs apocalíptico por los escenarios naturales donde está filmado. Me gustan los lugares abandonados y en ruina,  me parece que tienen mucho que decir. Sus escombros esconden historias desconocidas por muchos”.

Luego vendría “Aquel verano sin hogar”, que registra “a un grupo de jóvenes que deambulan perdidos en el paisaje. Esta segunda parte de la trilogía es tal vez la más lírica de todas”. Las ruinas y la inundación de ese pueblo continúan como marcas, paisajes apocalípticos sin ley, donde esos chicos parecen moverse libres, a sus anchas.

La trilogía se cierra con “Los rugidos que alejan la tormenta”, que hace foco en Michel, ahora con 16 años, y que ahora pone palabras a ese deseo de vivir al margen de las reglas. “Tenía algunas cosas prohibidas”, ofrece como explicación de su éxodo a lo salvaje.

“A través de una propuesta cercana al falso documental, Michel, cansado de las peleas entre sus padres, decide escaparse al  bosque, atrás del lago. Y a través de su nuevo hogar vamos descubriendo las pequeñas acciones de Michel en su entorno salvaje”, explica el realizador.

Allí, fuera de la civilización, asoman imágenes asombrosas, casi míticas, rodadas alternativamente en digital y fílmico (bajo el comando del director de fotografía Franco D’Alessandro, para quien también el corto fue su tesis). Y también se escuchan cosas fuera de este mundo, rugidos, que permiten a Reale “explorar y experimentar con los géneros cinematográficos”.

“La materialidad del analogico contruye en este caso un estado de subjetividad sobre el personaje de Michel en conjunto con el tratamiento sonoro”, explica, además, el director.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla