Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SE CELEBRÓ EL DÍA NACIONAL DEL DONANTE DE MÉDULA ÓSEA

Agustina y Emilio: enfrentados por la camiseta, unidos por un acto de solidaridad

Él, que es platense e hincha de Independiente, recibió una donación de médula de ella, una cordobesa de Racing. En una emotiva ceremonia ayer se vieron las caras por primera vez

Por NICOLÁS MALDONADO

nmaldonado@eldia.com

Cuando en 2013 Agustina Lima Bazán resolvió inscribirse como donante de médula durante una campaña organizada por el hospital donde trabajaba su mamá, lo hizo “sin pensarlo mucho”, “sólo por las ganas de ayudar”. Con 18 años, apenas la edad necesaria para ser donante, no pensaba que alguna vez alguien podría llegar a requerir de ella para una donación. Y menos aún, que esa persona iba a ser un chico de casi su misma edad, hincha de Independiente, al que llegaría a conocer unas horas después de que su querido Racing Club se consagrara campeón.

La historia de Agustina, una mamá cordobesa de 24 años, y Emilio Canejo, un estudiante platense de 21 años, se conoció ayer al darse la posibilidad de que ambos se vieran las caras por primera vez. El encuentro ocurrió durante una ceremonia que reunió a cinco parejas de donantes y receptores de distintos lugares de Argentina para celebrar el Día de la Donación de Médula Ósea, una fecha que conmemora la creación del Registro Nacional.

“Mucha gente no se anima a donar porque tiene miedo a que le hagan una punción en la espalda cuando no es más que un pinchazo en el brazo con el que podés salvar una vida”, dice Agustina emocionada de haber conocido finalmente a Emilio. Pero además, porque la invitación de la secretaria de Salud para conocer a su receptor le permitió estar en Buenos Aires para festejar cerca del Obelisco el campeonato de Racing, cuadro que adoptó por su papá.

“Aunque habíamos hablado, no nos conocíamos en persona. Fue una sensación muy fuerte encontrarla ahí”, cuenta por su parte Emilio, que practica kickboxing, estudia para convertirse en peluquero y también se hizo de Independiente por su papá. Ya recuperado de la leucemia que le diagnosticaron a sus 18 años, hoy reconoce la suerte que tuvo de encontrar una donante compatible apenas unos meses después de que los médicos le dijeran que la quimioterapia que le estaban aplicando no iba a ser suficiente para controlar la enfermedad.

La razón por la que Emilio tuvo que recurrir al Registro de Donantes de Médula es la misma por la que cientos de personas diagnosticadas cada año con enfermedades hematológicas como leucemia, linfoma, mieloma o déficits inmunológicos requieren para salvar sus vidas de la solidaridad de otros: no encuentran ningún donante compatible dentro de su entorno familiar.

Esta situación, que se da en siete de cada diez casos, fue lo que impulsó hace 16 años la creación del Registro Nacional de Médula Ósea, un banco de potenciales donantes que ya cuenta con 207 mil inscriptos, pero que a su vez trabaja en red con otros registros del mundo permitiendo así que ya sean unos 30 millones los donantes a nivel mundial.

Desde su creación en 2003 el Registro Nacional de Células Progenitoras Hematopoyéticas (como se denomina formalmente) ha posibilitado que 1.038 pacientes sin donantes compatibles en su grupo familiar accedieran a un trasplante con donante no emparentado. En este período, el Registro aportó 149 donantes, 102 para pacientes argentinos y 47 para pacientes del exterior.

Sólo el año pasado se concretaron en Argentina 1.116 trasplantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH). De ese total 699 fueron autólogos (es decir con células obtenidas del propio paciente), 298 con donantes emparentados y 119 con donante no emparentado. El Registro aportó 45 donantes argentinos, que permitieron que 28 pacientes de nuestro país y 17 extranjeros accedieran a una donación.

 

Por qué donar
Cientos de personas son diagnosticadas cada año con enfermedades hematológicas como leucemia, linfoma, mieloma o déficits inmunológicos que pueden ser tratadas con un trasplante de médula. Sin embargo sólo entre el 25 y el 30% de ellas tienen la posibilidad de encontrar un donante compatible en su grupo familiar. El resto debe recurrir a un donante no emparentado a través de los registros de donantes voluntarios, como el Registro Nacional de CPH.
Cómo donar
Para ser donante se requiere gozar de buena salud, tener entre 18 y 55 años, pesar más de 50 kilos y presentarse a donar sangre en alguno de los 130 centros de donantes distribuidos a lo largo del país (el de La Plata funciona en el Instituto de Hemoterapia, calle 15 entre 65 y 66). Allí, al momento de donar sangre, el interesado debe firmar un consentimiento para ingresar al Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH).

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...