Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
UN PASO MÁS DEL DELITO EN LA ERA DE LAS COMUNICACIONES

No es todo juego: narcos esquivan a la Policía cerrando tratos con “la Play”

Algunas organizaciones usan videojuegos para intercambiar mensajes entre integrantes o acordar negocios. Se citan por teléfono, pero el diálogo delictivo ocurre en el mundo virtual, fuera del alcance de las autoridades

Si bien los narcos utilizan el mismo juego, “es poco probable” que charlen con un adolescente, ya que “no les interesa”, aseguró un perito / Shutterstock

Por MARCELO CARIGNANO

mcarignano@eldia.com

Poco después de un operativo importante en El Palihue, y a pesar del saldo positivo que dejó, un investigador trazó un paralelismo para graficar la situación que se enfrentan a diario las autoridades en su lucha contra el narcotráfico. “Las Fuerzas de Seguridad están en desventaja, somos monos con gomeras contra tanques de guerra”, comparó el agente. Esa coyuntura puede observarse no sólo en Argentina, también la padecen otros países del continente americano y de Europa. Es que los narcos poseen, según la misma fuente, dos herramientas fundamentales y determinantes: tiempo y dinero.

El primero lo utilizan para pensar y planificar nuevas formas de comunicarse entre ellos. En los 90’s, el seguimiento de llamadas telefónicas permitió, por ejemplo, capturar a Pablo Escobar. Con los años, los delincuentes comenzaron a utilizar equipos de comunicación más sofisticados. Y con el advenimiento de la era de las telecomunicaciones digitales y las redes sociales, se les “abrió un mundo nuevo”. Ahora, esos mecanismos tan utilizados durante un extenso período dio un paso más hacia lo “indetectable”: la mensajería a través de videojuegos online.

Este uso ya aparece en la pesquisa policial en la Provincia. “Tenemos indicios de que lo usan y trabajamos en la forma de interceptación, que no es sencilla, porque las consolas de juegos les permiten armar grupos en forma espontánea. Son para jugar, pero ellos pueden usarlo para dialogar sobre sus delitos en una especie de sala donde todos hablan y escuchan”, describió el investigador de la Bonaerense.

El BLACKBERRY Y EL FACEBOOK

A principios del siglo XXI, el ya “difunto” BlackBerry era empleado asiduamente para cerrar las negociaciones, realizar pedidos o avisar cambios imprevistos. Según una investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos en Chicago, por medio del servicio de mensajería BBM, los narcos se comunicaban con una serie de códigos numéricos y claves. Por ejemplo, el 62 equivalía al 0, el 83 al 1, el 21 al 7. Asimismo, si escribían “vamos al cine” la expresión real era “me están siguiendo y traigo dinero”. Los colores indicaban el día: “azul” era viernes y “verde” era miércoles. Luego aparecerían WhatsApp, Telegram o Signal y los traficantes pasaron a usar sofisticados programas de encriptación. La información “viaja” cifrada, y sólo la pueden leer y entender el emisor y el receptor.

Otra faceta importante de ese entramado de la comunicación delictiva son las redes sociales. “Ha habido casos en los que las bandas usaban las ‘stories’ de Instagram o estados de Facebook programados, que están activos durante un lapso de tiempo y después se borran de forma automática (duran entre 12 a 24 horas) sin dejar ningún tipo de rastro”, le dijo a este diario un perito informático de la Policía. Esos posteos “pueden ser de alguien que ofrece alguna droga recreativa o ya una persona vinculada a un volumen más grande de estupefacientes”, añadió.

Con todo, un reportaje publicado en La Voza de Galicia en base a una investigación oficial en el Viejo Continente, indicó que “las grandes organizaciones descartan lo genérico y están usando programas personalizados más avanzados por los que tienen que pagar una suma respetable”. No confían en Facebook ni en WhatsApp (ambas de la misma empresa) porque la privacidad de los perfiles es fácil de vulnerar. Para sortear ese obstáculo, utilizan el blackphone, “un tipo de smartphone de última generación que encripta las llamadas y los mensajes” y que se consigue “en Internet por 700 euros (unos 35 mil pesos)”.

“Hay que tener en cuenta que usan todo tipo de maneras para comunicarse. Están continuamente evolucionando”, refirió un vocero de la Fuerza. En ese argumento entra una circunstancia quizás no tan conocida: la posibilidad de hablar en tiempo real durante una partida de “Call of Duty” o “Warcraft”, por citar dos ejemplos de videojuegos multijugador exitosos. Las consolas (PlayStation o Xbox) o la PC, todo aparato con conexión a Internet es válido. La secuencia comienza con un mensaje normal; puede ser algo directo como “conectate” o más específico, “a las 5 nos juntamos a jugar una partida de Fortnite”.

La secuencia comienza con un mensaje normal; algo directo como “conectate”

 

Cuando ambos interlocutores están compartiendo un escenario determinado del videojuego elegido, empiezan a conversar por medio del chat interno o incluso del audio mismo del programa. Ese diálogo “se vuelve imposible de detectar y de seguir”, aseveró el portavoz. En parte porque son miles los jugadores que pueden estar conectados.

En tanto, hay juegos en los que el personaje es un narco o se mueve en el área del hampa. Entonces, “se vuelve imposible rastrear algo relacionado al delito cuando el lenguaje común en ese videojuego está dentro de la misma temática”, aclaró el investigador. No es la única forma que tienen los narcos de comunicarse, claro, “pero es sin dudas una de las más utilizadas”, agregó. “En Colombia se comprobó que algunas organizaciones fabrican embarcaciones clandestinas, tipo submarino, para que vayan por los ríos con la droga. Esto es algo simple para ellos”, señaló.

Con el nuevo Código Penal “el papel de las autoridades cambia un poco, para mejor”, sostuvo el agente. “Antes necesitábamos una sentencia firme, ahora cuando ves que los activos son producto de un ilícito ya se pueden decomisar. Si al narco le socavás ese sustento, le quitás movilidad y rango de operación”, finalizó.

 

64.093
Es el número de personas detenidas en todo el territorio argentino por causas ligadas al narcotráfico durante el período comprendido entre 2015 y 2018. Tan sólo el último año, la cifra fue de 31.820 aprehendidos en 59.479 procedimientos antidroga. Además, durante esos tres años, se incautaron 585.633 kilogramos de cocaína en los distintos operativos.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla