Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ARGENTINA ES UN EQUIPO SIN RUMBO Y MESSI SOLO NO PUEDE CONTRA TODOS

Esto no da para más: la Selección al borde de otro papelón y no deja de sufrir en la Copa América

La Selección rescató un sufrido empate 1-1 contra Paraguay, quedó último en el Grupo B de la Copa América y ahora se jugará la clasificación frente a Qatar. El juego no aparece, y por este camino no llegará lejos. Un problema profundo que alarma

Tampoco arrancó Argentina en la segunda fecha del Grupo B de la Copa América, porque tras la frustración que significó el debut con derrota 2-0 frente a Colombia, anoche en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, a pesar del empate 1-1 rescatado frente a Paraguay, con ayuda del VAR, que “descubrió” un penal que ni siquiera había sido reclamado, la estatura futbolística alcanzada por el equipo rearmado por Lionel Scaloni fue la misma, y de no registrarse poco menos que un milagro, el futuro de nuestra Selección nacional será breve en el torneo, más allá de lo que pase el domingo, cuando complete la etapa de grupos frente a Qatar, el invitado que ayer perdió sobre la hora frente a Colombia, el primer clasificado a cuartos de final.

CAMBIAR PARA NO CAMBIAR

Las presencias de Milton Casco en el lateral derecho, de Roberto Pereyra más adelantado, Rodrigo De Paul recostado sobre la izquierda y Lautaro Martínez como referente en el área de enfrente, más los desplazamientos de Giovani Lo Celso, para jugar como volante adelantado por el medio, y de Lionel Messi volcado a la derecha, pareció haber causado el efecto buscado tras el fracaso que significó el debut frente a Colombia.

Argentina aprovechó el terreno que le ofreció Paraguay, e hizo circular la pelota con la precisión y dinámica que no había tenido en el Arena Fonte Nova de Salvador, aunque sin la explosión necesaria como para descompensar a una defensa ordenada, que entró fuerte en cada jugada dividida. Como la vez que Gustavo Gómez presionó a Lautaro en la puerta del área y a punto estuvo de sacarlo de la cancha.

Poco antes, una corrida de Derlis González por derecha no sólo significó la primera emoción fuerte de la noche, sino que dejó a la vista los problemas defensivos del conjunto albiceleste, que en ese primer susto zafó gracias al oportuno cruce de Nicolás Tagliafico, que hizo desviar la pelota junto al segundo palo de Franco Armani, el de su mano derecha.

Fue un verdadero mensaje de alerta para Argentina, que volvió a equivocarse apenas cruzada la barrera de la primera media hora, y lo pagó con un gol. Una jugada de ataque más resuelta, desembocó en una réplica del equipo guaraní, que explotó el carril izquierdo, que no cubrieron ni Casco ni Pereyra, para filtrar a Miguel Almirón, quien cruzó un centro atrás que Richard Sánchez conectó sin marca desde el medio del área. Increíble las facilidades otorgadas.

El 1-0 puso a prueba, una vez más, al conjunto diagramado por Lionel Scaloni, quien de repente perdió el orden inicial, y sin ocupar bien los espacios frente a un rival calculador, como el que tenía delante, quedó con todo en contra. Sin argumentos cuando cruzó la mitad de la cancha y desequilibrado atrás, cuando de esperar se trató. Y un estado de nerviosismo general que se sintetizó en un error garrafal de Armani, cuando perdió la pelota en la puerta del área y cometió una falta que pudo haberle costado la tarjeta roja de expulsión.

UN SEGUNDO TIEMPO DE LOCOS

El desconcierto que causó el nivel exhibido por Argentina en el tramo final del primer tiempo se multiplicó cuando, en el reinicio, apareció a un costado del campo de juego, esperando la orden para su ingreso, Sergio Agüero, el histórico que había pagado con su desplazamiento el papelón de la primera fecha.

En lugar de Pereyra entró el Kun, y a los 6 minutos Argentina elaboró su primer ataque a fondo, no del partido, sino de toda la Copa: Agüero por la derecha, cabezazo de Lautaro que explotó en el travesaño y posterior zurdazo de Messi que tapó Roberto Fernández. Córner, y cuando todos fueron a buscar al área, Leodán González, el uruguayo a cargo del VAR, alertó a Wilton Sampaio sobre una mano penal que en definitiva le permitió a Messi establecer el 1-1.

De locos, verdaderamente. Ángel Di María, el mismo que salió al término del primer tiempo frente a Colombia, prácticamente sin haber tocado la pelota volvió a escena en lugar de Lautaro Martínez, a quien no le gustó nada el cambio, y cuando los argentinos retomaron el control, Nicolás Otamendi bajó dentro del área a Derlis González, y el propio “10” de Paraguay se hizo cargo del penal que no terminó en gol por tapada de Armani.

Sin argumentos, Argentina fue por más, ante un Paraguay que aguantó firme y salió rápido de contra. Otra frustración.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla