Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Casi 11 años después

Triple crimen de General Rodríguez: cayó un empresario

Triple crimen de General Rodríguez: cayó un empresario

Un empresario fue detenido ayer en la localidad bonaerense de El Palomar, en el marco de la causa en la que se investiga el triple crimen de General Rodríguez, ocurrido hace casi 11 años presuntamente como venganza por el tráfico ilegal de efedrina en el país, informaron fuentes judiciales. La detención del empresario Silvio Salerno fue ordenada por la jueza federal María Romilda Servini, quien además procesó a 12 personas que ya estaban imputadas en la causa, ocho de las cuales seguirán detenidas, y les trabó un embargo de 180 millones de pesos a cada uno.

El nuevo detenido es familiar del también investigado ex policía José Luis Salerno, el dueño de la droguería en la que trabajaba Damián Ferrón, una de las víctimas del triple crimen. Salerno fue detenido en su casa de El Palomar donde tenía un arma calibre 9 milímetros.

“Formaba parte de la organización y su relación con los otros detenidos quedó establecida en base al entrecruzamiento telefónico”, informó una fuente con acceso al expediente.

Además de esta detención, la jueza Servini dispuso los procesamientos con prisión preventiva de Jorge Lazota, Daniel Escosteguy, Cristian Heredia, Carlos San Luis, Ricardo Sladkowski, Claudia Flores, Carlos Di Vita y Rodrigo Pozas Iturbe. En tanto, la magistrada procesó sin prisión preventiva a Pedro Escosteguy, Cristina Hereduia, Elizabeth Caballero y Romina Paravia.

Todos forman parte de la última ola de detenciones ocurrida en junio pasado en el marco del expediente por los crímenes de Ferrón, Sebastián Forza y Leopoldo Bina, que tiene como principal procesado al empresario farmacéutico Ibar Pérez Corradi, quien ya fue condenado además por tráfico de efedrina entre 2004 y 2008.

Los procesados habían sido detenidos a partir del hallazgo de dos “narcobauleras” en agosto del año pasado en el barrio porteño de Belgrano. El hallazgo se produjo de modo fortuito cuando los responsables de la firma “Depósito Belgrano SRL”, que explotan bauleras en la calle 11 de Septiembre 3468, llamaron a la policía para contarles que por falta de pago estaban desalojando la número 214 y se encontraron con dos valijas, una de las cuales contenía una sustancia blanca polvorienta sospechosa.

Los detectives de Precursores Químicos descubrieron que el lugar había sido alquilado desde 2008 por un hombre de nacionalidad mexicana que la pagaba desde el exterior hasta que dejó de hacerlo y comenzó a acumular deuda. Pero en el mismo depósito había otra baulera, la 211, a nombre de una mexicana que tampoco estaba en el país, por lo que fue allanada unos días más tarde por orden del juez federal Daniel Rafecas. Allí encontraron 160 kilogramos de efedrina ocultos en tachos que simulaban ser proteína en polvo para deportistas de la marca “Pulver”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla