Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
VIOLENCIA EXTREMA EN LA CALLE

El fiscal cita a declarar a otra víctima del agresor del taxista, en un ataque de 2013

Se trata de un joven de 28 años, entonces amigo del acusado de matar a Gómez. Dijo que estaban de vacaciones en Mar del Plata y sufrió el mismo castigo tras una discusión

La hipótesis sobre el conocimiento de la técnica de dañar y el regodeo en el efecto de los golpes como agravante de la acusación contra Esteban González Zablocki (27) podría sumar más elementos en las próximas horas, con un nuevo relato sobre la violencia del detenido.

En las próximas horas, el fiscal de la causa, Juan Menucci (UFI Nº 5), llamará a declarar a Gabriel Coronel un joven berissense de 28 años, quien denunció que en 2013 fue atacado por el presunto asesino del taxista mientras compartían, en un grupo de amigos, vacaciones en la ciudad de Mar del Plata.

Como evidencia de aquel martirio le quedó una placa de titanio en la cabeza, según denunció en forma pública.

Según le dijo a este diario una fuente de la investigación el fiscal considera que el relato de Coronel puede ofrecer más detalles para la conformación del perfil del sospechoso del crimen del taxista.

Menucci le imputó el delito de homicidio doblemente calificado por alevosía y ensañamiento, que contempla la pena de prisión perpetua.

Coronel presentó una denuncia en La Plata sobre un episodio que ocurrió en el verano de 2013. Según esa versión, González Zablocki lo atacó con una secuencia de trompadas similar a la que vio aplicarle a Jorge Gómez en la esquina de 126 y 50, el martes a las 6.30 de la mañana aproximadamente. Todo quedó grabado por una cámara del sistema de monitoreo público de Ensenada.

Se ve en esa secuencia que Gomez baja de su taxi en el medio de la calzada y hace gestos con los brazos. Parece que eso deriva de un encuentro de su vehículo y la VW Amarok que conducía González Zablocki en la boca calle. Entonces, el conductor de la camioneta estaciona a unos 10 metros y camina hacia Gómez. Al llegar le aplica una trompada y otra y al menos tres más y una patada. Luego, lo derriba, lo inmoviliza con su cuerpo (más alto y pasado que el taxista de 52 años) y le aplica una decena de trompadas a la cabeza, con un recorrido corto. Al final se para, le aplica una patada en el espalda y camina hacia la camioneta. Sube y arranca. Gómez se para y lo observa. Unos minutos después, se desvaneció y el viernes murió en el Hospital Cuenca Alta de Cañuelas.

En su acusación, con la nueva carátula por el delito de homicidio, redactada en la noche del viernes, Menucci considera que el acusado actuó “sobre seguro ante la evidente superioridad física” sobre Gómez y lo golpeó de forma “intempestiva sin mediar palabra alguna” para luego derribarlo y “someterlo en el piso, donde lo golpeó de forma reiterada, rauda, sistemática y violenta en su cabeza, con un claro ensañamiento”. La patada final, en la espalda, tuvo como fin aumentar el sufrimiento de la víctima, según el fiscal.

Para Menucci, lo que pasó en ese minuto y sus consecuencias, tiene raíces en el conocimiento del sospechoso con respecto al daño. Así, considera que el testimonio de Coronel sumará evidencia acerca de eso.

APURA LA PREVENTIVA

“Interesa trazar un perfil del imputado. Ese antecedente estaría hablando de una conducta con antecedentes”, avisó la fuente de Tribunales sobre el terreno en que se afirma el fiscal para avanzar con la acusación que conducirá, en los próximos días, al pedido de prisión preventiva contra González Zablocki. Si el juez de garantías aprueba el planteo, el acusado quedaría detenido hasta el inicio del juicio.

La citación a Coronel adelantará una medida que tiene planeado solicitar el abogado Guillermo Von Wernich como representante de los tres hijos (de 21, 25 y 32 años) y la madre del taxista (76), quienes anoche despedían los restos de Gómez en una casa de velatorios situada en inmediaciones de la plaza San Martín de Ensenada.

La ceremonia se desarrollaba con participación de compañeros de trabajo (Gómez manejaba un auto que trabajaba con la agencia Taxi Rinn, de 126 y 50) y amigos del barrio de Villa Catella, donde vivía junto a sus hijos y su madre. A las 9 serán inhumanos los restos en el cementerio de Ensenada.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla