Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tiene 15 años y es de Melchor romero

Maitena, la chica de selección que anima fiestas para viajar al Sudamericano de sóftbol

Desde los 11 le pone garra y pese a las dificultades económicas se las ingenia para seguir en carrera en ese deporte

Maitena, la chica de selección que anima fiestas para viajar al Sudamericano de sóftbol

Talento y esfuerzo. maitena Di santo integra la selección nacional juvenil de sóftbol / demian alday

Hace tres años a Maitena Di Santo, una humilde adolescente de Melchor Romero, se le cumplió el sueño de ser convocada por la Selección Argentina de Sóftbol y ahora reparte su tiempo entre la secundaria, los entrenamiento y su proyecto de animar fiestas infantiles para reunir la suma que le permita llegar a Lima, Perú para participar del Campeonato Sudamericano de Sóftbol Femenino. “Todo sale muy caro y ya no nos dan becas, por eso se me ocurrió animar fiestas infantiles para ganar algo de dinero”, cuenta la deportista.

La joven tiene 15 años, está en cuarto año de la secundaria en el Colegio San Juan Bautista de La Granja y asegura que la pasión por ese deporte se la contagió su hermano Matías - 22 -. “Él jugaba al fútbol hasta que un profesor de la escuela le hizo descubrir el sóftbol; luego se armó un equipo en un club y después surgió el de mujeres”, resume.

A los 10 años Maitena comenzó a jugar como pitcher - lanzadora - en el Club San Juan - 146 y 516 - y por su habilidad pronto llegó a disputar partidos en torneos de Paraná, donde comenzó a ser observada por la entrenadora de la Selección. Un año después la convocaron para integrar la Sub 15 de la Selección Argentina y aspira a continuar en la Sub 17 y finalmente en la liga mayor.

Por el sóftbol Maitena se ha perdido cumpleaños de 15 de sus compañeras, reuniones familiares y otras fiestas a las que van los chicos de su edad; sin embargo ella está firme con su propósito de seguir su carrera en la Selección Argentina.

Ni siquiera un impactante accidente que sufrió en 2015, cuando un bochazo impactó en la cara y hubo que reconstruirle parte de la boca logró desalentar a Maitena en la práctica del deporte. “Ni sueñen que esto me va a hacer dejar”, le dijo a su familia.

Maitena entrena todos los días y no lo vive como un sacrificio, dedica parte del tiempo a la técnica del deporte y otra al gimnasio. Ahora quiere llegar lo mejor posible al campeonato Sudamericano que se disputará en Lima, Perú y opina que la selección de ese país y la de Brasil son de las mas duras que le tocará superar para llegar a los juegos Panamericanos en Colombia. “Los varones salieron campeones mundiales, pero tal vez eso no tuvo toda la difusión que alcanzan otros deportes”, dice.

“Sin las becas, me arreglo con las rifas que hacen en el trabajo de mi mamá y con la animación de fiestas infantiles”

Maitena Di Santo, Deportista

 

Sandra, su madre, acompaña cada etapa de su hija, aunque no le resulta sencillo reunir el dinero para que ella siga en ese deporte porque el único ingreso de la familia es el que obtiene de su trabajo en una cooperativa local.

“A ella se le ocurrió disfrazarse y animar fiestas infantiles porque sabe del sacrificio que hacemos para todo; solo para un par de guantes se necesitan 4500 pesos y para los botines, otro tanto”, afirma la mujer.

La idea de trabajar en reuniones infantiles surgió después de animar la fiesta de una primita que cumplió 4 años.

Tampoco es sencillo costear los periódicos viajes a Paraná donde se encuentra uno de los principales estadios de Sóftbol, pero Sandra se las arregla para llevar a Maitena hasta la estación de Plátanos, donde los padres de otra joven que está en el Seleccionado la recoge para llevarlas en auto hasta esa ciudad. “Eso es algo de todos los meses; por suerte en Paraná se aloja en casas de familia”, agrega la mujer.

En un contexto de apremios económicos, Maitena agradece la ayuda de los compañeros de su madre y la Fundación Pro Humanae Vitae, que está dispuesta a apoyarla.

“Espero conseguir trabajo como animadora de fiestas infantiles”, apunta la deportista, mientras su madre acota que por cada viaje necesita unos 2 mil pesos, aunque Maitena es muy “gasolera” y casi nunca los gasta.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla