Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Cuestión de género: caen paradigmas históricos y la sociedad se aggiorna
Cuestión de género: caen paradigmas históricos y la sociedad se aggiorna

Por: LAURA GARAT
lauragarat@eldia.com

26 de Julio de 2019 | 03:32
Edición impresa

El siglo XXI vino a derrumbar muchos de los paradigmas que determinaban los modos de relación social: lo establecido y lo desviado, las formas de nombrar, los límites -bien laxos- a la hora de hacer humor. En particular, en estos años se va corriendo el velo para la mujer y su lugar en un mundo patriarcal que la pone en desventaja, pero también se advierten profundas transformaciones, y quizás como parte de un mismo todo, en la perspectiva de género: al tiempo que lo académico, por caso, se pone a tono con la coyuntura numerosas instituciones buscan acomodarse a los nuevas miradas.

“El sexo es biológico, pero el género no viene dado; es una construcción social”, explica a sus alumnos de primer año un profesor de la facultad de Psicología y con eso quiere enseñarles, más allá del programa pautado de estudios, que como el resto de las especies la humana nace como macho o hembra, pero el género de cada individuo lo establecen otros patrones, que no son genéticos sino culturales. Y además, suelen subrayar los colectivos militantes y los científicos sociales que abordan el tema, hay tantos géneros como maneras de percibirse en cada persona.

Vastos ejemplos y sin salir de nuestra ciudad, dan cuenta del cambio en la expresión de los modelos genéricos. El Municipio, meses atrás, instaló en distintas cuadras céntricas de la avenida 7 indicadores viales que se dirigen al/la conductor/a; el distrito local del Colegio de Psicólogos de la Provincia se llama ahora Colegio de Psicólogas y Psicólogos; ya en casi ningún medio de comunicación se habla de “homicidio” salvo que el asesinado sea un varón; quien en estos días preelectorales se haya buscado en el padrón de votantes habrá visto que no se pide la asignación de “sexo”, como ha sido históricamente en cualquier documento cívico, sino la de “género”.

En este proceso impulsado, sobre todo, por los movimientos feministas y de diversidad de género, mucho aporta, desde sus estudios, la Universidad. Las cátedras de las diferentes facultades de ciencias sociales platenses se vuelcan a la investigación y la divulgación de la temática, promueven charlas y debates sobre los cambios de enfoque que reclaman las distintas disciplinas, y sus docentes responden a las nuevas inquietudes de los estudiantes. En una escena que de seguro se debe repetir con frecuencia en las aulas universitarias un grupo de alumnos de Periodismo le preguntó a la profesora si podía empezar a hablarles con el lenguaje inclusivo. Ella se sorprendió, lo pensó unos instantes y aceptó la sugerencia: ahora, durante las clases incorpora la letra “e” en los plurales genéricos.

Meses atrás, la UNLP comenzó con la capacitación en género para las autoridades, docentes, no docentes y estudiantes, en el marco de la Ley Micaela (que obliga a formar en perspectiva de género a todas las personas que integran los tres poderes del Estado). La casa de altos estudios adhirió a la norma y organizó los encuentros en el auditorio del edificio Karakachoff.

Otras instituciones no se quedan atrás de la tendencia y cambian sus prácticas. Una entidad clave en la organización social como lo es el Colegio de Abogados de La Plata también presta atención a estos vuelcos paradigmáticos y comenzó a pararse desde el lugar de la perspectiva de género, “hacia adentro de la institución y hacia afuera”, puntualizó uno de sus voceros. Esto es: se instruye a sus integrantes (cargos de la mesa ejecutiva y empleados) y eso implica capacitarlos en todos los aspectos del tratamiento de las relaciones interpersonales.

Desde ese mismo ámbito, su presidente, Hernán Colli, señaló hace un tiempo en una reunión informal con la prensa de la Ciudad que como la palabra “homicidio” refiere al hombre, (en lo literal no en el sentido que lo social le ha atribuido utilizando la misma palabra para definir los asesinatos de varones y mujeres) en el lenguaje jurídico se distingue ahora entre “femicidio” (cualquier ataque que le quite la vida a una mujer) y “feminicidio” (cuando el crimen ya responde a la condición de género).

Nadie sabe con seguridad si en el futuro, incluso no muy lejano, por ejemplo, el lenguaje inclusivo finalmente se instalará en todos los estamentos de la sociedad, si se hará de uso común en la comunicación cotidiana, pero lo cierto es que, como afirmó el sociólogo estadounidense Robert Nisbet “todos los grandes períodos de la historia del pensamiento se caracterizan por la proliferación de nuevos términos y resignificaciones de los antiguos”. Que no asusten entonces, en estos principios de siglo, las emergentes construcciones sociales que caracterizan la época.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla