Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
El dólar subió afuera, pero en Argentina hay pax cambiaria

23 de Febrero de 2021 | 07:54

Por Luis Varela (*)

Mientras la vacunación global sigue avanzando, ayer en un solo día recibieron su dosis ocho millones de personas (ya fueron vacunadas en cinco semanas 208 millones en todo el mundo) y, con la sensación de que el Covid-19 tiene las horas contadas, el mundo financiero empieza a hacer cuentas, intentando adivinar qué puede pasar en los próximos meses.

Considerando los valores de mayor a menor, los inversores se van percatando que la súper emisión de moneda que se liberó en los últimos doce meses (y que se sigue liberando), no está ligada únicamente al dólar, sino que hubo reparto de efectivo de casi todos los bancos centrales, en las diversas latitudes, y eso está generando una acelerada suba de casi todos los activos, motorizando una inflación mundial que se mantuvo aletargada durante años.

Así, ayer, por ejemplo, se anotó una fuerte suba para el petróleo, hasta su mayor valor en casi dos años. También estuvieron muy firmes los metales básicos, hasta los precios más altos en casi diez años. Y de igual modo ganaron un nuevo peldaño los granos, hasta sus mayores cotizaciones en casi nueve años. Y, a contramano de lo que sucedió durante las últimas dos semanas, ayer también hubo precios muy firmes para las onzas de oro y sobre todo de plata, aunque están lejos del pico que tuvieron en agosto.

El derrumbe de Petrobras

Detrás de toda esa ebullición, que debió haber sostenido a los valores vinculados a ese tipo de commodities, también ayer aparecieron dos drivers que alteraron por completo la evolución de los negocios. Por un lado, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos Janet Yellen salió a criticar duramente al Bitcoin, la moneda que le está haciendo temblar los pies al dólar, afirmando que es un medio de pago extremadamente ineficiente. Y, por otra parte, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro salió a decir que “es posible bajar 10% los precios del combustible” y, como si eso fuera poco, puso a un militar retirado al mando de la gigante Petrobras.

La estocada contra el bitcoin hizo que esa criptomoneda se diera vuelta inmediatamente, al pasar de un récord histórico absoluto de 58.200 dólares tocado el fin de semana hasta menos de US$ 54.000 al cierre de esta edición. Y el mazazo contra Petrobras hizo que la principal empresa de Brasil anotara ayer un impresionante desplome del 21%, cerrando a US$ 7,94, desde los US$ 11,70 que tocó hace un mes y medio.

Por supuesto, el cimbronazo con el bitcoin y con Petrobras terminó afectando a todas las bolsas, que se colocaron a pleno en zona roja, en un día en el que justamente hubo suba casi en bloque para todos las commodities, algo que en los libros bursátiles debería significar un sostén para el precio de las acciones, pero ocurrió exactamente todo lo contrario.

Es que, además del dedo en la oreja del Bitcoin y del palazo a Petrobras hubo otro elemento que encendió las alarmas en los inversores más calificados.

Estados Unidos va registrando un proceso inflacionario que viene creciendo. Yellen dijo que no le preocupa mientras los precios no suban más del 2% anual. Pero detrás de esa pulseada que va creciendo, la tasa de interés a 10 años de los papeles del Tesoro alcanzaron otro escalón: arañaron el 1,4% anual, su mayor valor en un año.

Por supuesto, que Estados Unidos, cuya Reserva Federal tiene el 25% de las reservas de oro del planeta, empiece a pagar una renta interesante, desactiva la colocación en muchos activos de riesgo y empieza a generar una migración de muchos inversores que sienten estar colocados en activos que ya alcanzaron precios de burbuja, optan por desensillar, resguardarse en activos seguros, y dejar que todo decante con ellos afuera del riesgo.

Y toda esa movida llegó con una realidad que los inversores no esperaban: ayer el dólar volvió a estar débil contra las monedas europeas, pero hubo un cambio en el otro gigante, China, que modificó su paridad contra el billete verde. El precio del dólar había bajado de 7,10 hasta 6,42 yuanes entre mayo del año pasado y el cierre de enero, pero en lo que va de febrero Xi Jinping movió el joystick y llevó al dólar a 6,465 yuanes, en la primera movida alcista en nueve meses.

Ayer el dólar siguió debilitándose contra las monedas europeas: cedió 0,3% contra el euro y 0,4% contra la libra. Pero además de subir contra el yuan chino, también mostró una fuerte suba en las principales economías latinoamericanas. El dólar saltó 1,6% en México (pasó de 20,40 a 20,80 pesos mexicanos) y trepó 1,3% en Brasil (al subir de 5,38 a 5,45 reales).

En Argentina, mientras tanto, se siguieron desarrollando los dos movimientos que están permitiendo la actual pax cambiaria. Hubo liquidación de divisas de parte de los productores agropecuarios y además volvieron a verse muchas ofertas de dólares y de bonos para conseguir pesos de parte de inversores de altos ingresos que deben cumplir en las próximas cinco semanas con el impuesto a la riqueza.

Con eso, mientras Guzmán sigue llevando los dólares oficiales con una suba algo inferior a la inflación, tratando de frenar con esa decisión la suba de los precios, los dólares financieros libres volvieron a bajar, aunque el dólar blue se mantuvo inmóvil.

Mientras el Banco Central insiste con tasas del 38% para las Leliq y del 37% para los plazos fijos, ayer el dólar turista subió 61 centavos hasta $156,37, el oficial subió 37 centavos hasta $94,77, el blue no cambió y volvió a cerrar a $147 mientras que el mayorista subió 29 centavos hasta $89,43. El Banco Central sumó US$ 52 millones para las reservas que ahora llegan a US$ 39.475 millones. El dólar MEP bajó $1,57 hasta $138,94 y el contado con liquidación bajó un peso hasta $143,19. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 55% y la del CCL y el mayorista fue del 60%.

Pero, atención, los operadores advierten que esta pax cambiaria que se está logrando con la soja tan alto y con el vencimiento del impuesto a la riqueza es circunstancial y tiene plazo de vencimiento, considerando que a fin de marzo se tiene que pagar ese tributo. Y sostienen su afirmación diciendo que el dólar baja, pero el peso se hunde contra otras monedas no dólar. De hecho, ayer medidos en pesos, la libra saltó 1,06 pesos hasta 125,82, el euro subió 84 centavos hasta 108,75, aunque el real bajó 16 centavos hasta 16,39.

Que China, Brasil y México tengan ahora suba del dólar es muy complicado para Argentina. Los dos primeros están entre los grandes socios comerciales y Alberto está justamente ahora de vista en territorio mexicano, intentando multiplicar negocios con ese país. La preocupación es grande porque luego de 26 meses seguidos con superávit comercial, Argentina tuvo rojo en diciembre y sin esa ventana se queda con una sola fuente de financiamiento: el FMI, que sigue pidiéndole al Gobierno un plan que nunca llega.

Con todo ese contexto, las bolsas del mundo pasaron en bloque a territorio colorado, la de Buenos Aires no fue una excepción, pero donde más se vio una baja de precios fue en los titulos públicos, que ayer cayeron en otro 0,5% promedio, por lo que Alberto tiene peores precios para los bonos argentinos incluso que en el último año y medio del segundo mandato de Cristina Kirchner.

La baja de los bonos fue ayer tan consistente que el titulos más corto del último canje de deuda, el AL29, un papel emitido bajo ley Argentina, cedió tanto ayer que su tasa a vencimiento llegó a un récord histórico sin precedentes del 20% anual. Y el riesgo país, que había estado en 1.050 puntos el día que Guzmán fue aplaudido por el canje a fines de agosto, ayer saltó otras 25 unidades, hasta 1.509 puntos básicos, el nivel más alto desde la reestructuración, por lo que literalmente los papeles estatales tienen precio de default, con paridades del 33% para los titulos bajo ley local y del 38% para los titulos bajo ley NY.

El súper estímulo direccionado de Yellen logró que ayer el índice Dow Jones industrial de la Bolsa de Nueva York lograra subir 0,1%, pero el S&P 500 bajó 0,8% y el tecnológico Nadsaq cayó 2,5% con la dura caída del 21% para Petrobras pero también con un desplome de casi 9% para Tesla, después de que se difundiera que los familiares de Elon Musk están vendiendo sus tenencias de acciones de la empresa del hombre más rico del mundo.

Con todo ese marco, el mercado bursátil local también tuvo un día muy complicado. Con $1.109 millones operados en acciones y $2.196 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires cayó 3,4%. Y hubo bajas de hasta el 10% en los ADR argentinos que cotizan en Nueva York, con Supervielle y los bancos Macro, Francés y Galicia entre los más perjudicados. Sucede que con una inflación que ya rueda con una velocidad crucero de tres dígitos, los analistas estiman que los bancos argentinos tendrán balances con gruesas pérdidas este año.

 

(*) Opinión publicada en eleconomista.com.ar 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla