Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $100,39
Dólar Ahorro/Turista $165.64
Dólar Blue $158,00
Euro $119,70
Riesgo País 1466
Espectáculos |RECOMENDADOS EN LA PANTALLA
Domingo desde el sillón: monstruos, sangre y rocanrol

Se suponía que el público debía estar mirando las películas oscarizadas; sin embargo, la audiencia abrazó “De amor y monstruos”, comedia de acción y bichos que es parte de una irreverente tradición monstruosa nacida en 1968 con el cine de George Romer

Domingo desde el sillón: monstruos, sangre y rocanrol

“Amor y monstruos”, en Netflix

9 de Mayo de 2021 | 08:31
Edición impresa

“De amor y monstruos” es una de las sorpresas de la temporada. La comedia posapocalíptica aterrizó en la pantalla de Netflix cuando se suponía que los cinéfilos debían estar concentrados en la carrera hacia los Premios Oscar y las películas que allí se premiarían, pero lo que ocurrió fue lo contrario: la historia de alma punk sobre un joven que se enfrenta a decenas de monstruos con tal de reunirse con su amor de escuela secundaria, una trama que recuerda a “Batalla real” (puede verse en Qubit), fue abrazada por los espectadores como un corte a tanta solemnidad oscarizada y a tantos temas urgentes.

“Amor y monstruos” llegó como un antídoto a tanta solemnidad cinematográfica

 

Cine vertiginoso, entretenido, feliz y atrapante, cuyos inicios se pueden rastrear en otras comedias que aprovecharon el género de los monstruos, los zombies y otras alimañas para desternillarse de risa mientras la sangre brota a borbotones sin grandes consecuencias. El de las comedias de monstruos es un subgénero de espíritu irreverente, como demuestran dos de sus grandes entradas que pueden verse on demand: la aplaudida “Tierra de Zombies” (en Flow y Netflix), que tuvo recientemente su secuela y tiene varios puntos en común con “Amor y monstruos”, y la emblemática “Muertos de risa” (Amazon Prime), una travesía por un mundo zombie de la mente inigualable de Edgar Wright, con una de las grandes escenas de acción de los últimos tiempos, en la que nuestros torpes héroes combaten a batazos a muertos vivos intrusos al son de “Don’t Stop Me Now”, de Queen.

Hay que decirlo: estos dos ejemplos demuestran que el género zombie, siempre al borde del agotamiento, es finalmente inmortal como sus criaturas comesesos. En solo días se estrenará de “El ejército de los muertos” (llega el viernes a Netflix), nueva entrada de Zack Snyder en su universo zombie basado en las películas de George Romero: la original e inoxidable “La noche de los muertos”, de 1968, puede verse en Qubit; y por cierto, la cinta pionera quizás no haya sido pionera: “Zombies en el cañaveral”, documental estrenado en Cine.Ar, dice que además del dulce de leche y la birome, también los zombies son argentinos.

“Muertos de Risa”, en Amazon

Y los zombies viven no solo en versiones taquilleras como la de Snyder, o las de “Game of Thrones” o la interminable “The Walking Dead”, sino también en increíbles reediciones del mito como “Invasión Zombie”, la épica cinta coreana que puede verse en Netflix y que engendró mil imitadores, desde la serie de época con monstruos “Pandora” a un spin off animado y una secuela pobre (también en Netflix). Y hablando de cine coreano, el oscarizado Bong Joon-ho, director de “Parasite”, tuvo su gran primer éxito de taquilla con “The Host” (Netflix), un viaje arrollador junto a una familia de inadaptados hacia el corazón de la bestia con algunos de los mejores momentos cómicos del género.

NO SOLO DE ZOMBIES VIVE EL HOMBRE

Ahora, si hablamos de acercamientos con actitud rockera al género de los monstruos, no solo de zombies vive el hombre, claro está. Y no todo rock es punk: están, seguro, los acercamientos juveniles a los bichos, desde “Stranger Things” a “Campamento del fin del mundo” (ambas en Netflix) pasando por sus mil imitadores (seguro, un punk edulcorado, un pop-punk, si se quiere); o películas con la energía barrial del rock indie platense, como “Attack the Block” (la cinta que lanzó al estrellato a John Boyega, alias Finn, de las vituperadas secuelas de “Star Wars”). Pero también hay músicas más oscuras y recargadas.

El género de los zombies parece siempre a punto de agotarse, pero a la vez es inmortal

 

De eso se trata, por ejemplo, el acercamiento de la saga “Cloverfield” a los monstruos (Netflix tiene la tercera, y la más floja: “The Cloverfield Paradox”), y otros oscuras aproximaciones al posapocalipsis monstruoso como la exitosa serie de anime “Attack on Titan” o la adaptación del clásico de Stephen King, “The Stand”, recientemente estrenada en Starzplay (aunque no le hace justicia a “Apocalipsis”, el climático libro de King que inspiró también otra serie de tevé, en 1994, que puede verse por YouTube). Por esas atmósferas recargadas anda la excelente “Un lugar en silencio” (disponible en Flow), donde el monstruo no puede ver, pero sí escuchar. A partir de ese punto de partida, su director, John Krasinski (Jim, de “The Office”), construye una historia de silencios y perturbadora quietud (“Bird Box”, de Netflix, con Sandra Bullock, intentó lo mismo, pero sin éxito).

“Zombieland”, en Flow

Pero siempre hay almas clásicas, que no quieren comedia, o terror, sino un clásico enfrentamiento entre héroes y monstruos, una de acción con buenos, malos y choques espectaculares: para ellos, claro, es indispensable la nueva tetralogía de Godzilla y King Kong, de grandes bichos y mensaje ecologista. La primera, “Godzilla”, puede verse en Netflix, y la segunda, “Kong: Isla Calavera”, en Flow.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla